Ciencia Panamá , Panamá, Lunes, 19 de enero de 2015 a las 15:43

Apoyo a la propuesta de nuevas áreas marinas protegidas en Panamá

Dos amplias e inexploradas cadenas montañosas submarinas se han propuesto como nuevas áreas marinas protegidas basados en los conocimientos científicos del STRI

STRI/DICYT Dos amplias e inexploradas cadenas montañosas submarinas se han propuesto como nuevas áreas marinas protegidas en aguas abiertas por la República de Panamá basados en los conocimientos científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales. Las cadenas montañosas submarinas son reconocidas por las Naciones Unidas como prioridades de conservación. La propuesta aumentaría dramáticamente el área marina protegida total de Panamá de 3'54 por ciento a casi el 12 por ciento y ayudaría a proteger una serie de especies altamente migratorias incluyendo ballenas y tiburones ballena, delfines y tortugas, así como especies de valor comercial como el atún y peces picudos.

 

"Este es un gran paso para la conservación marina regional y es un ejemplo de cómo, con dedicación, pasión y tenacidad, nuestros científicos del Smithsonian proporcionan la ciencia críticamente necesaria que informa a las políticas gubernamentales", comentó Matthew Larsen, director del Instituto.

 

Mapas de las dos áreas propuestas se dieron a conocer en la sede del Smithsonian en Panamá por la Autoridad Nacional del Ambiente de Panamá, ANAM, durante la segunda fase de un proceso para solicitar comentarios públicos. La Directora Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre, Zuleika Pinzón, comentó que se trata de una iniciativa muy importante para la conservación marina en Panamá y para el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, que también permitirá a Panamá cumplir con una de las Metas Aichi de biodiversidad del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica. Comentó además que la ANAM se complace que las principales partes interesadas estén apoyando esta propuesta.

 

En una reunión anterior, ANAM convocó a otras agencias responsables de los procesos ambientales, económicos y sociales en las zonas de intervención para solicitar su opinión. Después de tomar en cuenta la información adicional, el siguiente paso en el proceso sería que la Autoridad emita un decreto que establece las áreas para su firma por el Presidente de la República.

 

Los países de todo el mundo están estableciendo áreas marinas protegidas. Existen aproximadamente 6.500 hasta la fecha, pero que protegen solo un 2'09 por ciento de los océanos del mundo. Actualmente, sólo el 0'26 por ciento de las aguas del Caribe de Panamá y el 3'28 por ciento de sus aguas del Pacífico están protegidas. Mediante la adición de 2.797.360 hectáreas de área marina protegida, Panamá cumpliría con la Convención de Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, Meta Aichi 11, que exige al menos el 10 por ciento del área marina del país a estar protegida para el 2020. Con la creación de estas dos áreas, Panamá alcanzarían esta meta de 5 a 6 años antes de la fecha prevista.

 

"El sector pesquero está dispuesto a trabajar en la sostenibilidad de los recursos y cree en la coexistencia de la pesca, el turismo y la investigación. Sabemos la importancia de las áreas marinas protegidas para la permanencia de las especies y apoyamos cualquier iniciativa que persiga el bien de la mayoría. Su éxito dependerá de la medida en que exista un diálogo permanente entre los interesados", comentó Marvin Correa, Director Ejecutivo de la Asociación Nacional de la Industria Pesquera de Panamá (ANDELA IPP).

 

Desde principios del 2012, Juan Maté, Director de Asuntos y Operaciones Científicas y el científico permanente, Héctor Guzmán, ambos del Smithsonian, trabajaron con las autoridades panameñas para crear la propuesta de las nuevas áreas protegidas.

 

"Se nos pidió tomar el liderazgo intelectual en la elaboración de propuestas que vinculen los grandes hábitats costeros, de océanos profundos y las montañas submarinas para maximizar el valor de la conservación de cada área", comentó Guzmán. "A medida que trabajamos con los funcionarios para redactar una propuesta, celebramos cinco reuniones públicas", comentó Maté. "Escuchamos retroalimentación que representaba a una amplia gama de partes: desde los pescadores a los conservacionistas."

 

En el Caribe, la propuesta para Banco Volcán se encuentra sobre una cadena montañosa volcánica submarina de 50 a 3.500 metros de profundidad, localizada mar afuera frente a la provincia de Colón. El área marina protegida propuesta en el Pacífico, conocida como la Cordillera de Coiba, se encuentra al sur del Parque Nacional Coiba, a través de una cadena montañosa submarina de 400 a 3.000 metros de profundidad. Esta área protegerá las cordilleras submarinas que se extienden desde el Parque Nacional Coiba y Patrimonio Natural de la UNESCO hasta el límite de la Zona Económica Exclusiva de Panamá, ZEE. El área marina protegida del Pacífico, eventualmente podría convertirse en la primera área marina protegida binacional en Panamá si se lograse extender el Santuario Marino de Flora y Fauna Malpelo de Colombia, hasta el borde de la zona económica exclusiva colombiana.

 

"El establecimiento de estas dos grandes áreas marinas protegidas proporcionará importantes oportunidades de creación de capacidad para los estudiantes de biología marina en Panamá y, al mismo tiempo, promoverá el turismo ambiental", comentó Maté, "mediante el fomento de una imagen respetuosa del medio ambiente."

 

En el foro público, las interrogantes se centraron en la viabilidad de la supervisión y el cumplimiento de la condición de protección de los recursos marinos de aguas profundas en alta mar. El gobierno de Panamá utiliza una plataforma basada en satélites para monitorear la ubicación de barcos a medida que avanzan a través del Canal de Panamá y para determinar la ubicación de los buques de pesca en las aguas territoriales. Los funcionarios del gobierno esperan usar este sistema para supervisar las actividades de los buques en las áreas protegidas.

 

En la presentación, Guzmán esbozó un plan de trabajo que incluye la finalización de los sitios. Hizo hincapié en la necesidad de la investigación, el seguimiento y la aplicación para asegurar una protección efectiva.