Ciencia Colombia , Bogotá D.C., Martes, 05 de septiembre de 2017 a las 10:50

Bomba nuclear de hidrógeno podría vaporizar la Sabana de Bogotá

“La sexta prueba nuclear de Pyongyang pudo ser el intento exitoso de tener una bomba con tritio (tipo especial de hidrógeno que tiene un protón y dos neutrones), lo que aumenta su capacidad destructiva”, afirma el profesor de la UN Diego Torres

UN/DICYT En dicha prueba explotaron 100 kilotones, lo que la hace por lo menos seis veces más poderosa que las bombas de Hiroshima y Nagasaki.

 

El profesor Torres explica que en la actualidad existen dos tipos de artefactos que usan la energía del núcleo atómico: las bombas de fisión nuclear, como las de Hiroshima y Nagasaki, en las que se dividen los núcleos de los átomos de uranio y plutonio, lo que genera gran cantidad de energía; y las de fusión nuclear, en las que la unión del hidrógeno genera bastante energía, aunque se necesita que el detonante contengan uranio y plutonio.

 

Si se quisiera comparar la magnitud de estos dos tipos, la primera tiene la capacidad de desaparecer el centro de la capital del país, y una bomba de hidrógeno podría vaporizar la Sabana de Bogotá.

 

Se cree que la bomba es mucho más poderosa que las anteriores probadas, ya que se evidenció en el sismo de 6,3 en la escala de Richter detectado por China y Corea del Sur.

 

Con la velocidad que Corea del Norte está generando bombas y artefactos balísticos, “en un par de años va a realizar su primera prueba nuclear de una bomba de hidrógeno, la cual se manifestaría en una explosión con un poder de al menos 20 veces las bombas de 1945 en Hiroshima y Nagasaki combinadas, además de un temblor de 7 a 8 en la escala de Richter” agrega el docente.

 

Además, el mayor temor es que el régimen de Pyongyang siga escalando tal nivel de tecnología que en vez de poner el tritio en el centro del detonante lo coloque alrededor, lo que generaría una bomba 20 veces más potente que la anterior.

 

En un artículo de análisis publicado en la edición 211 de UN Periódico, el profesor Xavier Boltaina Bosch, de la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona (España), señala que “el programa nuclear del régimen liderado por Kim Jong un es una especie de seguro para evitar que Corea del Sur y Estados Unidos reproduzcan unos nuevos Iraq, Yugoslavia o Libia. Por eso, hasta ahora, mantener el statu quo sigue beneficiando a todas las partes”.

 

“Pyongyang sabe que ningún país con armas nucleares ha sido atacado; se trata de elementos disuasivos tan demoledores y siniestros que el riesgo de su uso desincentiva cualquier idea militar de atacar al país que las posea”, agregó Boltain.