Ciencia España , Salamanca, Miércoles, 15 de noviembre de 2006 a las 14:48

Casi la mitad de los castellanoleoneses que padecen esquizofrenia consumen sustancias estupefacientes

El catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Salamanca Ginés Llorca advierte sobre el incremento del consumo de drogas entre las personas afectadas por este tipo de trastrnos

Ana V. Pérez/DICYT Un 17% de la población castellanoleonesa consume regularmente algún tipo de sustancia estupefaciente, mientras que ese porcentaje se incrementa hasta el 47% entre los pacientes de la región que han sido diagnosticados de esquizofrenia. Dicho porcentaje se ha ido incrementando en los últimos años, y agrava considerablemente los problemas sociosanitarios de estos enfermos, tal y como ha explicado catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Salamanca Ginés Llorca Ramón en el marco de las jornadas que sobre dicha enferemedad se han celebrado en el Colegio de Médicos de Salamanca.

Tradicionalmente los enfermos de esquizofrenia muestran una tendencia al consumo de sustancias estimulantes como el café o el alcohol que parecen aliviar sus síntomas, pero que en realidad incrementan la agresividad de estos pacientes. "El café y el alcohol son dos de las sustancias estimulantes con mayor presencia y más tradición entre los españoles, por lo que combatir su consumo entre estos enfermos es una tarea difícil, ya que el acceso a las mismas es sencillo y su uso no está penado ni es censurado por los agentes sociales", ha explicado Ginés Llorca en declaraciones recogidas por DICYT. "El tabaco se encuadra también en este contexto - apunta el especialista- aunque su relación con la esquizofrenia es diferente, ya que es capaz de actuar en las estructuras cerebrales a las que afecta la enfermedad, como son los receptores de opiáceos y los mecanismos que regulan la llegada de dopamina, lo que genera una sensación de alivio en los pacientes, sin apenas efectos secundarios. Sorprendentemente, el consumo de tabaco en los esquizofrénicos no suele ir asociado al desarrollo de tumores pulmonares. Un fenómeno cuyos fundamentos genéticos y biológicos aún se están investigando".

 

Cannabis y cocaína


Aunque tabaco, alcohol y cafeína son las drogas más comunes entre estos enfermos, el avance experimentado por el cannabis, y especialmente el de la cocaína, han puesto en alerta a profesionales médicos y familiares. En la actualidad se estima que la prevalencia del consumo de cannabis entre los esquizofrénicos ronda el 25% y, según se ha documentado, la adicción a dicha sustancia incrementa el número de episodios psicóticos en estos pacientes. En el caso de la cocaína se estima la consumen entre un 21 y un 31% de los pacientes con esquizofrenia, y que su ingesta desencadena en los afectados episodios psicóticos agudos.

"Cuando a las patologías psiquiátricas se une algún tipo de adicción a sustancias estupefacientes estamos ante lo que se conoce como trastornos duales, explica Ginés Llorca, "una circunstancia documentada en un 29% de las personas con trastornos mentales, y más común en enfermos de esquizofrenia. La adicción a los estupefacientes dificulta el tratamiento farmacológico de la enfermedad y limita su eficacia, lo que es de por sí problemático con sustancias como alcohol y tabaco, pero que se torna mucho más complejo con drogas de gran penetración como la cocaína o el cannabis", concluye el experto.