Ciencia Ecuador , Ecuador, Jueves, 28 de enero de 2010 a las 10:12

Combate a las enfermedades de la papa

El Iniap difunde un sistema de manejo integrado de males que afectan al tubérculo

INIAP/DICYT El Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias, Iniap, a través de su Departamento Nacional de Protección Vegetal y el Programa Nacional de Raíces y Tubérculos rubro Papa, difunde las formas de manejo integrado de las principales enfermedades del cultivo de la papa que se encuentran en el suelo. Enfermedades como costra negra, Rhizoctonia solani, roña, Spongospora subterranea, pie negro, Pectobacterium spp. y sarna común, Streptomyces scabies, son las más comunes y se encuentran en la mayoría de suelos donde se cultiva papa. Estos microorganismos que afectan al tubérculo no se ven a simple vista y, generalmente, no se presentan en forma individual sino formando un complejo de enfermedades. Estos microbios causan pérdidas en el rendimiento, pues deterioran la calidad del tubérculo.

 

La costra negra es una enfermedad que se observa en todas las zonas productoras de papa. Afecta a los brotes, estolones y tubérculos. Los brotes afectados muestran pudriciones profundas y de color café oscuro. Esta enfermedad afecta al rendimiento y a la calidad de los tubérculos. La roña se desarrolla en zonas altas. Afecta la calidad de los tubérculos mas no el rendimiento, no produce síntomas en la planta, pero invade raíces, estolones y tubérculos. La enfermedad se trasmite por semilla infectada y siembras continuas de papa. El pie negro es un patógeno que se trasmite por semilla y agua de riego; las plantas infectadas presentan una pudrición húmeda en la base del tallo semejante a una mancha de tinta. La sarna común,  se presenta en la mayoría de las zonas paperas. Se trasmite por tubérculos y siembras continuas de papa en el mismo lote. La infección puede cubrir hasta el 100% de la superficie del tubérculo causando un problema para el procesamiento.

 

Para el control de estas enfermedades la clave es el manejo integrado que incluye el uso de semilla proveniente de cultivos sanos o de categoría certificada, práctica importante para prevenir infecciones tempranas; la rotación con otros cultivos como pastos y cereales es recomendable; La incorporación de avena-vicia antes de la siembra de papa disminuye la incidencia del complejo de enfermedades. En zonas de alta presencia de microorganismos se recomienda la desinfección de la semilla con productos que controlan los microorganismos del suelo.