Ciencia Colombia , Colombia, Miércoles, 22 de diciembre de 2010 a las 13:36

Corpoica aplica tecnología del café para cultivo de fríjol en el Caribe

Esta tecnología ha permitido afrontar éxito los daños que ocasiona la ola invernal en el proceso de secado de la semilla

CORPOICA/DICYT La aplicación y adecuación de una tecnología desarrollada por la Federación Nacional de Cafeteros ha generado alta productividad y ha permitido afrontar exitosamente los efectos de la ola invernal en la producción de fríjol, en particular para el secado de la semilla, en la Costa Atlántica colombiana. Se trata de la construcción de secadores solares parabólicos, cuyos diseños son de libre acceso en internet, y que se construyen a partir de guadua, plástico transparente y alambre liso con una inversión de $300.000 en materiales y 16 jornales. La innovación consistió en sustituir las camas continuas de guadua por bases de guadua forradas en polisombra, lo cual permite el aireado y secado de las vainas de fríjol.

Tradicionalmente, el proceso de secado de la semilla en la región se hace a cielo abierto, lo cual no se ha logrado debido a la lluvia incesante. De igual forma, cuando se cosecha y llueve, se cubren las vainas o la planta completa con plástico, lo que ocasiona la germinación de la semilla en la vaina y esto trae pérdidas de más del 40%, como ha sido lo reportado en zonas donde no se está utilizando el secador solar.

 

Con el esquema desarrollado por los cafeteros, las pérdidas se han reducido en un 10% gracias a que las vainas cosechadas están expuestas menos tiempo al exceso de humedad y a la oscuridad, evitando la germinación de la semilla a beneficiar.

Así mismo, la productividad ha mejorado debido a que se puede lograr la cosecha escalonada de las plantas de fríjol acuerdo con el punto de madurez fisiológica, pues a pesar de que las horas de sol se han limitado por la lluvia, el secador mantiene una temperatura que favorece el secado y después de tres días se beneficia la semilla seca y puede entrar otro lote de vainas para continuar el proceso.

La aplicación de la tecnología cafetera se está realizando en el marco del proyecto “Implementación del cultivo de fríjol biofortificado en los focos productivos de fríjol tradicional del Departamento, para su utilización como alternativa nutricional en los programas de seguridad alimentaria del Cesar”.

 

La investigación, de carácter participativo, es liderada desde la Estación Experimental Motilonia, de CORPOICA, y cuenta con la financiación de la Gobernación del Cesar y los municipios de Pueblo Bello, Valledupar, La Paz, San Diego, Codazzi y Becerril.

La investigadora Adriana Tofiño, líder del proyecto, indicó que durante el primer semestre de este año se entregaron insumos y semilla beneficiada a cielo abierto, a pequeños productores que cultivan fríjol en 40 hectáreas y los resultados obtenidos han sido positivos, pese a las condiciones climáticas invernales. Con el uso del secador solar, se espera producir semilla de fríjol biofortificado para 80 hectáreas en la misma área previamente.

Durante el segundo semestre, y pese al recrudecimiento de las lluvias, se está logrando una disminución de las pérdidas poscosecha asociadas principalmente con semilla germinada en la vaina y crecimiento de hongos en los materiales élite identificados de acuerdo con sus características nutricionales, en un desarrollo piloto que se lleva a cabo en la vereda El Descanso, Corregimiento de María Angola, en Valledupar.

Los cultivos han mostrado una gran productividad y las pérdidas han sido mínimas, aseguró la investigadora.

Como complemento, agregó que también se finalizó la construcción de lombriceras para incrementar la productividad del fríjol biofortificado, mejorar la fertilidad y evitar la erosión.

 

Estas iniciativas, se han desarrollado a través de transferencia participativa con la asociación de productores de esa vereda y se espera realizar otros pilotos en los municipios beneficiarios.