Ciencia Argentina , Buenos Aires, Jueves, 21 de mayo de 2009 a las 19:18

Crean el Polo Biotecnológico Pergamino

Tres institutos en las áreas de Biotecnología, Alimentos y Gestión ambiental de la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires

JPA/DICYT Nexo entre política pública y privada, el Polo incluye tres institutos en las áreas de Biotecnología, Alimentos y Gestión ambiental, y una red de laboratorios regionales. La iniciativa apunta a la construcción de capacidades técnicas y a la generación de empleo, además de reforzar los vínculos de la Universidad con la comunidad. Se busca consolidar el crecimiento de la región en base al conocimiento y la innovación.

 

La licenciada Silvina Sansarricq, prosecretaria de Investigación, Desarrollo y Transferencia de la Unnoba, explicó a InfoUniversidades cuáles son los alcances del Polo Biotecnológico, y en este sentido remarcó: “Busca consolidar un desarrollo sostenido en la región en base al conocimiento y la innovación tecnológica. Pergamino es un centro de referencia en producción agropecuaria y agroindustrial, por lo que sobre la base de la integración de esfuerzos del INTA, la Unnoba y la municipalidad de Pergamino, se puede lograr una unidad de operación que sirva para agregar valor a las instituciones y a las empresas”.

 

En esta línea explicó que cada institución tiene diferentes implicancias, "así la Universidad se dedica a las cuestiones académicas de formación de recursos humanos, mientras que el INTA y el municipio se concentran en la investigación y en el contacto con el sector productivo, que es con quien se pretende conformar este Polo”.

 

La organización y construcción del Laboratorio regional en el ámbito0 del Centro regional Buenos Aires Norte del INTA, que plantea la creación de tres institutos en las áreas de Biotecnología, Alimentos y Gestión ambiental y una red de laboratorios regionales, creará el ámbito ideal para su desarrollo.

 

Vinculación tecnológica


“Para que el proyecto tenga características de oferta de vinculación tecnológica, deben estar incluidos el sector empresarial y el productivo”, opinó Sansarricq, y ratificó: “Las políticas públicas deben operar de manera complementaria con las necesidades de las políticas privadas de la región”. Los beneficios que aportará el Polo al desarrollo de la región se vinculan con la asistencia técnica y la capacitación de recursos humanos, ya que las instituciones públicas ya tienen instrumentos a través de los que las empresas pueden obtener financiamiento para el desarrollo de algunos programas.

 

“El eje primordial recae en la construcción de capacidades técnicas y en contribuir a la generación de empleo. Se hará una convocatoria a los sectores privados para lograr la más alta calidad de prestaciones de servicios y de respuestas respecto de una temática que tiene una larga tradición en la región y que cada vez involucra más acciones. Se requieren ya no sólo tareas de prestación de servicios, sino de desarrollo e investigación. La Universidad se suma a los esfuerzos preexistentes y lleva adelante esta iniciativa”, precisó la prosecretaria Sansarricq y recordó: “La Universidad se ha planteado el desarrollo de dos polos tecnológicos para profundizar la interacción con los sectores públicos y productivos, en la búsqueda de nuevos desarrollos: el Polo Tecnológico en Junín, para el establecimiento de empresas de diseño de software y el Polo Biotecnológico en Pergamino, dirigido al sector agropecuario y agroindustrial”.

 

Una decisión estratégica

 

Creado en el marco de la estrategia de vinculación institucional que promovió la Unnoba, el Polo Biotecnológico Pergamino se enmarca en una política impulsada desde el ministerio de Educación de la Nación, que busca que la universidad pública se relacione y establezca lazos estratégicos con las problemáticas concretas que tiene la sociedad en la que está inserta. De esta manera las universidades pueden devolver contenidos específicos e innovadores, para producir un desarrollo sustentado en el conocimiento y la innovación tecnológica.

 

Por otra parte, el Polo contribuirá a la creación y ampliación de empresas de base tecnológica en la región y, como consecuencia, al incremento del empleo. Por ello, los principales actores que impulsan la inciativa la definen como un instrumento de innovaciones tecnológicas al servicio de la sociedad y del sector productivo.