Ciencia Colombia Armenia, Quindío, Martes, 11 de septiembre de 2012 a las 10:09

Desarrollan procedimiento endógeno para mejorar la producción de cultivo de tomate en la región cafetera

El objetivo es bajar costos en el proceso de cultivo para elevar la competitividad de este producto en el mercado

AREANDINA/DICYT Un grupo de investigadores adelanta un estudio sobre el cultivo de tomate el cual tiene como objetivo reducir los costos en la etapa de cultivo de esta verdura y elevar la competitividad del producto en el mercado de la región cafetera. Al frente de este trabajo se encuentra la ingeniera de alimentos Francia Milena Mejía Lotero, quien con su grupo de investigadores de la Universidad La Gran Colombia sede Armenia, en el departamento del Quindío, busca mejorar la germinación del tomate y de esa manera beneficiar a los cerca de 14 pequeños productores que viven del cultivo y la comercialización de este producto, así como a los cultivadores de la región cafetera que se abastecen con la venta de esta verdura.

 

El procedimiento al interior del laboratorio consiste en reemplazar la turba, que es una biomasa que sirve como coadyuvante necesario para la absorción de agua y requerido en el cultivo del tomate. Este producto que se importa desde Canadá y Holanda tiene un costo de 3.000 pesos por kilo (aproximadamente un euro) y resulta elevado para los cultivadores de tomates.

 

Luego de un año y seis meses de trabajo, los investigadores han encontrado que esta turba se puede reemplazar por el subtallo del plátano, “producto que no tiene ningún uso ni ningún valor agregado, y que con un tratamiento previo en el laboratorio puede servir para remplazar esta turba y de esa manera mejorar el cultivo del tomate y bajar costos de producción”, informó Mejía Lotero.

 

Lo que se ha podido establecer es que es un material parecido a la turba, el cual proviene del seudotallo del plátano, que es un producto renovable y que puede mejorar el proceso de cultivo. “La idea no es tanto elevar la productividad sino disminuir los costos de producción, lo cual está ligado a la rentabilidad, que es la que van a obtener nuestros pequeños productores de tomate”, indicó Mejía Lotero.

 

Este procedimiento va orientado al productor de tomate y a mejorar su cultivo. Este desarrollo ayudaría a los productores a ser más competitivos en cuanto a precio en el sector. “Los primeros cálculos estiman que los precios pueden ser entre 30 o 40 por ciento menos”, explicó Mejía Lotero para la agencia de noticias DiCYT, quien agregó que esta investigación tiene como propósito que los productores de tomate del departamento y de la región cafetera sean más competitivos.

 

Los pequeños productores de tomate son muy vulnerables a los precios que presenta esta verdura en el mercado. La variación de precios durante el año oscila entre 1.200 y 1.500 pesos colombianos el kilo, y los productores no tienen la capacidad de sostenerse en el mercado.

 

“El propósito con esta investigación es disminuir esa vulnerabilidad que los cultivadores presentan. Desde la Facultad de Ingeniería estamos trabajando con pequeños productores de tomate de la región, donde se espera dan un resultado concreto en los siguientes siete meses”, manifestó la experta.

 

Las estadísticas señalan que existen 14 productores de tomate en el departamento del Quindío, los cuales producen entre 56 y 58 toneladas por hectárea, lo que arroja cerca de 350 toneladas al mes y esa es una fuerza de producción significativa que merece una alternativa científica viable y confiable.