Ciencia Chile , Valparaíso, Lunes, 21 de abril de 2014 a las 14:43

Desarrollan una plataforma para producir factores de diferenciación de células madres

Iniciativa en la que también participa Inbiocriotec, busca aportar a la regeneración de tejidos óseos, impactando en la industria médica, biotecnológica y veterinaria

USM/DICYT Desarrollar una plataforma tecnológica que permita producir factores de diferenciación de células madres, mediante el sistema de Baculovirus, es el principal objetivo del proyecto desarrollado por el Centro de Biotecnología “Dr. Daniel AlkalayLowitt” de la Universidad Técnica Federico Santa María y que busca aportar a la regeneración de tejidos óseos, impactando en la industria médica, biotecnológica y veterinaria.

 

Según explica Patricio Villalobos, investigador asociado del Centro de Biotecnología “Dr. Daniel AlkalayLowitt”, las células madres (StemCells) y células madres mesenquimales (MSC) se han transformado en una importante fuente de células para ser empleadas en estrategias terapéuticas y dado que en nuestro país existen escasos tratamientos de este tipo, siendo los servicios de criopreservación los más habituales; hoy, los avances en biología molecular han centrado sus investigaciones en la aplicación de células madres.

 

Sin embargo, agrega el experto, la principal limitante para avanzar hacia la terapia génica no es la disponibilidad celular, sino que la identificación de factores que regulen y controlen las decisiones del destino celular. “Esto es fundamental para promover no solo una mayor comprensión de las características moleculares, biológicas y fisiológicas de las células madres, sino que también para poder disponer de tipos específicos, conforme las necesidades de los tejidos blancos que necesitan tratamiento. Por ello, la producción de factores o proteínas recombinantes han brindado promisorios avances para su uso en medicina regenerativa”.

 

Esta iniciativa, contempla el desarrollo y validación de una plataforma de producción de factores de diferenciación de células madres y/o mesenquimales, siendo el producto directo la producción del factor TGF-β3 a nivel piloto. No obstante esto, el principal beneficio consiste en que se dispondrá de la metodología y la plataforma para la producción de otros factores de crecimiento necesarios para la diferenciación de células madres (StemCells) hacia otros tipos celulares.

 

“Este proyecto es innovador en Chile, debido a que en nuestro país prácticamente no se producen proteínas recombinantes con fines productivos en terapia génica. Por ejemplo, el 100% de los productos biotecnológicos importados son productos terminados y no existe exportación de los productos biotecnológicos desde Chile, perdiéndose una gran oportunidad de mercado. Debido a lo anterior, es necesario validar el enfoque de la industria, teniendo en consideración que países como Estados Unidos seguirán liderando la producción de proteínas recombinantes y que Chile no se encuentra entre los mercados relevantes de la industria biotecnológica para generar este tipo de terapias”, explica Villalobos.

 

Asimismo, el investigador asociado del Centro de Biotecnología, detalla que “la tecnología de expresión y producción de Baculovirus tendrá como aplicación primaria su uso para producción masiva de proteínas en los departamentos de investigación y desarrollo de empresas farmacológicas, biotecnológicas y principalmente en las denominadas biofarmacológicas, las que representan una combinación de las dos anteriormente nombradas en el área de la salud humana”.

 

Este proyecto, está siendo desarrollado en forma asociativa por el Centro de Biotecnología de la USM e Inbiocriotec, como empresa beneficiaria. La iniciativa cuenta con un financiamiento total de 180 millones, de los cuales el 80% es aportado por CORFO con un monto de cerca de 140 millones a 24 meses. A un año de ejecución, el proyecto cuenta con la proteína y se espera en el curso de este año efectuar los ensayos de diferenciación celular.

 

Cabe destacar también, que en este proyecto participan los bioquímicos del Centro de Biotecnología, Fernando Dorta y Edra Jiménez.