Science Perú Perú, Thursday, February 02 of 2012, 14:19

Descubren palomitas de maíz milenarias en Perú

Las mazorcas, las más antiguas que han sido encontradas en Sur América, indican que los antiguos habitantes se alimentaban con maíz de distintas maneras, incluyendo las palomitas de maíz y la harina de maíz

STRI/DICYT Los habitantes que vivieron a lo largo de las costas de Perú comían palomitas de maíz 2.000 años antes de lo que se creía y antes de que utilizaran la alfarería, revela un nuevo artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences escrito en colaboración con Dolores Piperno, curadora de la sección de Arqueología del Nuevo Mundo del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian y científica de planta emérita del Smithsonian en Panamá.


El grupo de investigación, encabezado por Tom Dillehay del Vanderbilt University y Duccio Bonavia de la Academia Nacional de la Historia de Perú, encontraron algunas de las más antiguas mazorcas de maíz, cáscaras, tallos y flores masculinas las cuales datan de hace 6.700 a 3.000 años en Paredones y Huaca Prieta, dos sitios de montículos ubicados en la árida costa Norte de Perú. También encontraron microfósiles de maíz: granos de almidón y fitolitos. Las mazorcas, las más antiguas que han sido encontradas en Sur América, tienen características que indican que los antiguos habitantes de esos sitios se alimentaban con maíz de distintas maneras, incluyendo las palomitas de maíz y la harina de maíz. Sin embargo, el maíz no era una parte importante en su dieta.


Piperno comenta: “El maíz fue domesticado primero en Méjico hace cerca de 9,000 años de una hierba silvestre llamada teosinte y nuestros resultados demuestran que fue solo unos cuantos miles de años después que el maíz llegó a Sur América donde empezó su evolución a las distintas variedades que encontramos en la región de los Andes. Esta evidencia nos indica además que en muchas áreas el maíz llegó antes que la alfarería y que la temprana experimentación con el maíz como alimento no era dependiente en la presencia de ésta”.


Comprender las sutiles transformaciones en las características de las mazorcas y granos de maíz que llevaron a los cientos de variedades conocidas hoy resulta un reto, al igual que lo es saber cómo, dónde y cuándo cada una de éstas se desarrollaron. Las mazorcas y granos de maíz no se preservaron muy bien en los bosques húmedos tropicales entre Centro y Sur América, incluyendo Panamá, la ruta principal de dispersión del cultivo después de que éste saliera de Méjico hace 8.000 años.


“Estas nuevas y únicas variedades de maíz pueden haberse desarrollado rápidamente en Sur América donde no había oportunidad de que continuaran siendo polinizadas por el teosinte silvestre”, comenta Piperno. “Debido a que existen muy pocos datos provenientes de otras partes para este período de tiempo, la riqueza de información morfológica sobre las mazorcas y otras variedades de restos de maíz es muy importante para comprender cómo el maíz se convirtió en el cultivo que conocemos hoy” .