Ciencia Colombia , Colombia, Martes, 10 de mayo de 2016 a las 10:40

Dispositivo para la orientación de los niños

Una herramienta les facilita a los niños entre 8 y 12 años de edad detectar cuál es la mejor ruta cuando van a desplazarse hacia algún lugar

UN/DICYT Un nuevo dispositivo servirá para orientar a niños de entre 8 y 12 años, ofreciéndoles las mejores rutas. El mecanismo, en el que trabajan dos estudiantes de la Facultad de Diseño de la Universidad Nacional de Colombia, se denomina MAPI (Movilidad de Aprendizaje Inteligente), dispositivo que los menores pueden llevar en sus muñecas -al igual que un reloj- o en el manubrio de sus bicicletas y que, en esencia, les muestra las mejores alternativas de movilidad de acuerdo con su lugar de destino.

 

Por su corta edad, la movilidad de los niños está lejos de ser independiente; se trata de que, en instancias tempranas, los futuros ciudadanos reflexionen sobre la importancia de una movilidad inteligente y sostenible.

No obstante, el dispositivo no es un simple GPS, pues no muestra solo la ruta que su usuario puede tomar, sino también, de acuerdo con la distancia asociada al trayecto, el vehículo o manera ideal de desplazarse.

 

Según el docente de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad Nacional, Juan Carlos Mendoza, los problemas o distorsiones de la movilidad están lejos de solucionarse únicamente con el mejoramiento de los medios de transporte público o con medidas que incluyan restricciones, como la prohibición del uso del carro particular a través del pico y placa.

 

El problema de movilidad, explica el académico, es un asunto de complejidades del sistema que hay que atender, a través de cambios de comportamiento y mentalidad. Es así como MAPI aparece como un componente más dentro de las soluciones a los problemas de movilidad, pues este dispositivo se centra en cambiar los estereotipos existentes. La tendencia en ciudades como Bogotá es sobredimensionar la importancia del carro particular, por estatus, sin considerar los beneficios ambientales de disminuir el número de estos vehículos y sus respectivas emisiones de gases contaminantes.

 

Dado que es para uso infantil, desde temprano se está generando conciencia en los menores, como punto de partida a soluciones integrales de movilidad en Bogotá, ciudad que hoy alberga más de ocho millones de habitantes.

 

El dispositivo que se diseña tiene como fin articularse con todo un esquema interconectado de transporte público, por ahora TransMilenio y Sitp, con ciclorrutas y sus diferentes puntos de abordaje. En MAPI están trabajando Juan Camilo Hernández y Óscar Javier Farfán, en desarrollo de su trabajo de grado como diseñadores industriales.

 

Se trata de que, cuando estén con sus padres, “ellos (los niños) sepan que para un trayecto corto pueden usar bicicleta, si así se los indica el dispositivo, o qué ruta de transporte público puede ser más eficiente de su casa al colegio, pero que al final puedan adquirir conciencia y cuando puedan hacer uso de su movilidad libre, lo hagan de manera inteligente”, explica Juan Camilo Hernández. Este dispositivo tiene como espíritu generar un aprendizaje colaborativo entre padres, hijos y colegios, concluye.