Ciencia España , Castilla y León, Martes, 28 de mayo de 2013 a las 16:02

El 11% de los castellano leoneses sufre problemas de erección y próstata al mismo tiempo, aunque desconoce su relación

Ambas enfermedades están muy unidas y pueden darse en un mismo individuo, como revelan las últimas investigaciones que indican una causa en común

CGP/DICYT La Asociación Española para la Salud Sexual (AESS) y la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA), en colaboración con Lilly, han puesto en marcha una campaña de concienciación dirigida a los hombres para alertarles de la relación existente entre dos de los problemas urológicos más frecuentes en el varón: los problemas urinarios causados por el crecimiento benigno de la próstata (hiperplasia benigna de próstata) y los problemas de erección. La campaña ha sido presentada hoy en Valladolid por parte de José Ramón Cortiñas, jefe del Servicio de Urología del Hospital Clínico Universitario de Valladolid; y de Rosa Montaña, directora de la Clínica Hedner de Valladolid.

 

La campaña surge a raíz de la encuesta realizada por ambas entidades a 1.514 hombres españoles de entre 35 y 75 años de edad, en la que se constató que el 11 por ciento de los castellano leoneses sufre problemas de erección y de próstata al mismo tiempo, dos enfermedades que tienen una causa en común y que afectan a las relaciones sexuales de los hombres que las padecen. Además, el 63% de los encuestados en Castilla y León consideró que tanto la disfunción eréctil como los síntomas urinarios asociados a la hiperplasia benigna de próstata (HBP) son consecuencia de la edad, por lo que un porcentaje significativo no busca tratamiento.

 

Asimismo, alrededor del 30 por ciento menciona haber padecido problemas de erección en algún momento de su vida, y un 15 por ciento declara tener síntomas urinarios tales como goteo residual tras orinar, ganas de orinar muy a menudo, chorro débil o interrumpido y dificultad para comenzar a orinar a causa del agrandamiento de la próstata, según la información de la campaña recogida por DiCYT.

 

“Por numerosos estudios, es bien conocida la correlación entre la presencia de síntomas del tracto urinario inferior y disfunción eréctil, al comprobarse que este trastorno sexual afecta a cerca del 50 por ciento de los hombres con problemas urinarios”, explica la doctora Rosa Montaña. Sin embargo, el 69 por ciento de los castellano leoneses con síntomas urinarios por HBP no lo relaciona con la aparición de síntomas de disfunción eréctil. El porcentaje de desconocimiento aumenta hasta el 75 por ciento entre los encuestados más jóvenes, entre 35 y 54 años.

 

“No lo relacionan directamente. Equivocadamente, creen que las dificultades urinarias y las eréctiles son normales a partir de cierta edad”, afirma el doctor José Ramón Cortiñas, jefe del Servicio de Urología del Hospital Clínico Universitario de Valladolid. “No obstante, quienes debemos de tener clara tal asociación somos los médicos, que deberíamos aprovechar la oportunidad que nos brinda la aparición de síntomas prostáticos para interesarnos por cómo va la sexualidad del paciente”, agrega.

 

Por otro lado, la mayoría de los hombres entrevistados, 9 de cada 10, explicó que no cree que las relaciones sexuales empeoren los problemas urinarios y, sin embargo, casi el 20 por ciento mencionó que disminuiría la frecuencia de sus relaciones sexuales si empezara a notar estos síntomas. “En general, salvo que se le pregunte, el paciente con síntomas urinarios no suele hacer referencia alguna a sus dificultades sexuales. Y, sin duda, le da más vergüenza hablar de sus problemas de disfunción eréctil que de sus problemas de próstata”, afirma la doctora Montaña.

 

De hecho, sólo un 36 por ciento de los castellano leoneses que declararon estar afectados por problemas de erección afirmaron recibir tratamiento para tratar los síntomas. Cifra que se mantiene en el caso de los hombres que refirieron tener síntomas urinarios. Sin embargo, el 84 por ciento de los hombres entre 35 y 75 años que padecen problemas de disfunción eréctil y síntomas urinarios, se declaran a favor de la existencia de un tratamiento conjunto para tratar ambos síntomas.

 

Una causa en común

 

La HBP es la primera causa de consulta en los Servicios de Urología y la segunda causa de ingreso para intervención quirúrgica en varones mayores de 50 años. El aumento del tamaño de la próstata produce una presión sobre la uretra y la vejiga que provocan en el hombre diferentes problemas urinarios. “El hombre que acude a la consulta se suele quejar de que orina muchas más veces que antes, de que se levanta muchas veces por las noches a orinar, de que no se aguanta las ganas y de que el chorro miccional es más débil, con goteo después de acabar”, apunta el doctor Cortiñas.

 

El factor común de dichos síntomas y la disfunción eréctil residen en la disminución del flujo sanguíneo en los órganos implicados (pene, vejiga y próstata). Por ello, la HBP y la disfunción eréctil son problemas urológicos diferentes pero con una posible causa en común, como revelan las últimas investigaciones, por lo que pueden producirse a la vez en el hombre.