Ciencia Ecuador , Galápagos, Lunes, 15 de julio de 2013 a las 09:22

El 70% de nidos de petreles están activos en Galápagos

Los guardaparques monitorearon ocho zonas de anidación de esta ave marina, en la parte alta de la isla San Cristóbal

DPNG/DICYT El Ministerio del Ambiente (MAE), a través de la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG), realizó un censo de nidos de petreles, durante tres meses, en la isla San Cristóbal, Galápagos. El petrel de Galápagos Pterodroma phaeopygia es un ave marina nocturna que se encuentra en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), como especie amenazada en peligro crítico.

 

Largas caminatas marcaron el inicio del trabajo de los guardaparques de la Unidad Técnica San Cristóbal, pero la protección de estas aves es la que los moviliza. Con cuidado atraviesan zonas fangosas propias de las zonas húmedas, escalan o descienden por las paredes de barrancos para realizar el registro y proteger los nidos de esta especie.

 

El cuidado se debe al riesgo al que están expuestos los nidos por la presencia de especies introducidas, como roedores o gatos ferales.

 

Los equipos de monitoreo se dividen y registran áreas de cinco metros cuadrados, en las que revisan si existen nidos activos, de acuerdo a la presencia de adultos, polluelos, huevos o rastros de plumas, restos de comida o excremento.

 

Durante el censo, los guardaparques Víctor Díaz y Fabricio Sayo registran los datos y la posición del nido con ayuda de dispositivos de posicionamiento global (GPS), para incorporar el nido a la base de datos de la institución, con la finalidad de realizar futuras verificaciones.

 

Tras el registro, realizan la limpieza de los sitios de anidación y colocan cebos para el control de los roedores y gatos ferales, que ponen en riesgo a los petreles y sus nidos.

 

La inspección de ocho sectores identificados por la constante anidación de petreles permitió registrar 294 nidos, de esos 47 son nuevos y 25 se encuentran abandonados. Asimismo, se contabilizaron cinco nidos destruidos por derrumbes en el sitio y dos por presencia de animales.

 

El resultado de este censo permitió conocer que el 70 por ciento de los nidos antiguos están activos. La información obtenida permitirá aplicar medidas de manejo que ayuden a mantener o incrementar la población de petreles de Galápagos.