Ciencia Portugal , Portugal, Miércoles, 11 de octubre de 2017 a las 13:34

El cambio climático dificulta la reproducción del pez payaso

Un estudio publicado en ‘Nature Communications’ apunta que el blanqueamiento de las anémonas marinas, que viven en simbiosis con estos peces, origina mayor estrés y menor nivel de fertilidad

CGP/DICYT El blanqueamiento de los corales es una conocida consecuencia del cambio climático. Lo que no lo es tanto, es que las anémonas de mar, unos organismos acuáticos que viven en simbiosis con algas microscópicas -lo que les da su original color-, así como con ciertas especies de peces, sufren similares consecuencias.

 

Ahora, un equipo de científicos de la PSL Research University (Polinesia Francesa), la Universidad de Lisboa (Portugal), la Universidad del Ulster (Reino Unido) y el Laboratorio CORAIL (Francia) ha comprobado que ‘Amphiprion chrysopteruspeces’, una especie de pez payaso que vive en simbiosis con anémonas marinas, presenta mayor estrés y menor nivel de fertilidad cuando estas se blanquean.

 

Peces payaso y anémonas mantienen una relación muy estrecha. Los peces payaso se protegen de los depredadores al refugiarse entre los tentáculos de las anémonas, y cada mes ponen huevos en su base. Igualmente, las anémonas están protegidas por el pez payaso que hospedan. Para ahondar en esta intensa relación, entre octubre de 2015 y diciembre de 2016, investigadores y estudiantes visitaron diariamente 13 parejas de peces payaso y anémonas en los arrecifes coralinos de la isla de Moorea (Polinesia Francesa). Este monitoreo se realizó antes, durante y después del evento El Niño, que en 2016 desencadenó un calentamiento del Océano Pacífico y un episodio de blanqueamiento de corales en todo el mundo.

 

La mitad de las anémonas monitoreadas en este estudio se blanquearon al perder sus microalgas. Entre los peces payaso que vivían en las anémonas blanqueadas, los científicos observaron una drástica caída en el número de huevos viables (un 73% menos). Estos peces estaban poniendo huevos menos frecuentemente y los que ponían eran menos viables, mientras que estos parámetros permanecían sin cambios entre los peces hospedados por anémonas no blanqueadas.

 

Las muestras de sangre tomadas de los pares de peces payaso mostraron un fuerte aumento en el nivel de cortisol, la hormona del estrés y una caída significativa en las concentraciones de hormonas sexuales. Esto permitió a los científicos determinar que “el blanqueamiento de las anémonas debido al aumento de la temperatura de la superficie del mar constituye un factor de estrés que reduce los niveles de las hormonas sexuales y, por tanto, la fertilidad de los peces”, subrayan.

 

La salud de las anémonas y de los peces mejoró entre tres y cuatro meses después del final del calentamiento, mucho después de que las temperaturas volvieran a la normalidad. Pero el del pez payaso no es un caso aislado: el 12 por ciento de los peces costeros en la Polinesia Francesa dependen de anémonas o corales para alimentarse o para encontrar protección contra los depredadores.

 

Por ello, es necesario seguir investigando: en los casos de blanqueamiento prolongado, como el de la Gran Barrera de Coral australiana en 2016 y 2017, podría verse afectada la renovación de todas estas poblaciones y con ellas la estabilidad de los ecosistemas.

 

 

 

Referencia bibliográfica:
Ricardo Beldade, Agathe Blandin, Rory O’Donnell, Suzanne C. Mills (2017). “Cascading fitness effects of thermally-induced anemone bleaching on associated anemonefish hormonal stress response and reproduction”. Nature Communications DOI: 10.1038/s41467-017-00565w