Ciencia Rep. Dominicana , República Dominicana, Miércoles, 11 de julio de 2018 a las 13:06

El cambio climático pone en peligro la recuperación del mero de Nassau en el Caribe

Investigadores de Estados Unidos apuntan que, para 2100, que los hábitats donde se reproduce el mero de Nassau disminuyan un 82% si no se hace nada por mitigar el calentamiento

DICYT - Durante más de 20 años, los conservacionistas han trabajado para proteger a uno de los peces de arrecife más conocidos del Caribe, el mero de Nassau (Epinephelus striatus), que se encuentra en peligro de extinción. Gracias a estos esfuerzos, las poblaciones de este emblemático pez se han estabilizado en algunas áreas. No obstante, una nueva preocupación acecha a los conservacionistas. En un artículo publicado hoy en la revista ‘Diversity and distributions’, un equipo de científicos advierte que el cambio climático podría obstaculizar seriamente estos avances a finales de siglo.


Así, para 2100 se prevé que los hábitats donde se reproduce el mero de Nassau disminuyan un 82% en relación al año 2000 si no se hace nada por mitigar el cambio climático. Estos hábitats de desove son fundamentales para la supervivencia de la especie, tal y como subrayan los científicos de la Universidad de Texas en Austin y la Universidad del Este de Carolina autores del trabajo.


Los investigadores también señalan que los meros de Nassau toleran un estrecho rango de temperatura durante el desove, lo que puede crear un cuello de botella con el cambio climático que afectará a la recuperación de las poblaciones, según la información de la Universidad de Texas recogida por DiCYT.


"Los efectos del cambio climático podrían echar por tierra algunos de los éxitos de los esfuerzos de conservación a escala local y regional", apunta Brad Erisman, profesor de la Universidad de Texas en Austin. "Es decir, si el mero de Nassau ya no migra para desovar en una región particular porque el agua está demasiado caliente, proteger los sitios de desove en esa región será ineficaz. Asimismo, si los meses de desove que ocurren en ciertas regiones cambian en respuesta al cambio climático, las medidas de protección estacional en esas áreas deberán cambiar para garantizar que la protección del desove", agrega.


El mero de Nassau contribuye significativamente en el mantenimiento del ecosistema como un depredador superior y puede actuar como indicador de la salud del arrecife. Su éxito reproductivo depende de grandes eventos de reproducción, llamados agregaciones de desove, donde cientos o miles de peces se reúnen en un área durante unos días para aparearse. Pero estos eventos masivos de desove también los convierten en blancos fáciles para la pesca comercial, y fueron sobreexplotados hasta poner a la especie en peligro.


En los 90, varios países, entre ellos EEUU, prohibieron la pesca del mero de Nassau. Cuba y República Dominicana restringieron la pesca durante la temporada de desove (diciembre-febrero), y también en áreas específicas de reproducción.


"Para comprender realmente cómo afectará el cambio del clima a los peces, necesitamos saber cómo impactará en la etapa más vulnerable de su existencia, el desove. Si este momento del ciclo de vida se pone en peligro, la especie en su conjunto estará en peligro", afirma Rebecca. G. Asch, profesora en la Universidad del Este de Carolina.


Mitigar el impacto tomando medidas


Si se tomaran medidas firmes para mitigar el cambio climático, el hábitat de reproducción del mero de Nassau disminuiría solo un 30 por ciento. Si se toman medidas firmes para mitigar el cambio climático, se prevé que el hábitat de reproducción disminuirá en solo un 30 por ciento.


Además, los científicos prevén expandir sus investigaciones para indagar en cómo el cambio climático puede afectar al desove de 12 especies de mero y pargo en el Caribe y el Pacífico. El modelo resultante podría ayudar a los investigadores a estudiar los efectos del cambio climático en otras especies de peces que dependen de grandes eventos de desove, como el salmón, el atún y el bacalao.