Ciencia España , Soria, Viernes, 16 de junio de 2017 a las 11:36

El Céder de Lubia obtiene dos Unidades de Investigación Consolidada de la Junta de Castilla y León

Se trata de la Unidad de Biocombustibles Sólidos y la de Procesos de Conversión Térmica

CGP/DICYT Las unidades de Biocombustibles Sólidos y Procesos de Conversión Térmica del CEDER-CIEMAT, organismo dependiente del Gobierno de España, han obtenido recientemente la calificación de Unidad de Investigación Consolidada por parte de la Junta de Castilla y León, un distintivo que reconoce a los grupos de investigación de la comunidad que cuentan con un mayor nivel de calidad y de producción científica.


La responsable de la unidad de Biocombustibles Sólidos es la doctora María Pilar Ciria Ciria y lo componen cinco investigadores doctores del CEDER-CIEMAT. Su objetivo se centra en la evaluación, producción, pretratamientos y caracterización de biomasa lignocelulósica.


La Unidad de Biomasa del CEDER-CIEMAT, a la que pertenece este grupo, inició su actividad hace más de 30 años, siendo pioneros en España en la realización de proyectos de I+D en el ámbito de la utilización energética de la biomasa. Desde el año 1987 ha desarrollado más de una treintena de proyectos de investigación, nacionales e internacionales con financiación pública y privada, teniendo concedida a nivel nacional una patente sobre un sistema de secado de biomasa aprovechando la energía solar en el año 2013.

 

En el plano internacional, esta unidad trabaja actualmente en cinco grandes proyectos europeos en vigor, sean LIFE o H2020, en colaboración con otros grupos y consorcios público-privados, según la información de la Subdelegación del Gobierno recogida por DiCYT.


Por su parte, el grupo de Procesos de Conversión Térmica en el CEDER-CIEMAT lo conforman cuatro doctores dirigidos por la doctora Raquel Ramos Casado.


Su objetivo general está relacionado con la generación de conocimiento en procesos térmicos, tales como combustión y gasificación de biocombustibles y residuos sólidos. En este sentido se llevan a cabo estudios de viabilidad de los procesos térmicos con combustibles concretos para su aprovechamiento energético y evaluación de las corrientes de salida generadas, tanto sólidas como gaseosas con desarrollos experimentales de los procesos en instalaciones de laboratorio y piloto en condiciones reales de operación.