Science Spain Salamanca, Monday, April 30 of 2007, 17:32

El Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico del Agua evalúa la efectividad de un equipo de fotocatálisis japonés

Los investigadores salmantinos descubren las ventajas e inconvenientes de la patente asiática que sirve para descontaminar el agua

JPA/DICYT El Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico del Agua (CIDTA), perteneciente a la Universidad de Salamanca, evalúa las ventajas e inconvenientes que presenta un equipo de fotocatálisis con patente japonesa. Los científicos de la empresa UBE, que tiene su sede en el país asiático, han confiado en la experiencia del centro salmantino para que compruebe la eficacia de su sistema. A su vez, el CIDTA trata de desarrollar su propio sistema aplicando luz solar a las muestras de agua contaminada en lugar de radiaciones ultravioletas.

 

El proceso se basa en hacer pasar el agua contaminada por el fotocatalizador, que mediante una lámpara de radiación ultravioleta consigue que se active un sólido denominado dióxido de titanio, que genera los llamados radicales libres, moléculas que acaban con los compuestos orgánicos y, por lo tanto, depuran el agua. En cualquier caso, la novedad que presenta la patente japonesa no se basa en el proceso fotocatalizador en sí mismo, sino en los materiales utilizados para construir el instrumento y en el proceso de fabricación. Los investigadores nipones han conseguido sintetizar dióxido de silicio incluyendo en él micropartículas de dióxido de titanio, que cuando se aplica la energía necesaria son las que reaccionan para acabar con la vida microorgánica.

 

El convenio suscrito entre la empresa japonesa y el centro salmantino servirá para testar las mejoras que ofrece este aparato con respecto a otros. "Nuestra misión es comprobar la eficacia y la eficiencia del fotocatalizador", ha explicado a DICYT Juan Manuel Cachaza, director del CIDTA, "ya que de nada sirve que se sea efectivo si no consigue descontaminar grandes cantidades de agua en poco tiempo, puesto que no sería práctico", señala. Este instrumento permite la eliminación de microorganismos e incluso la descomposición de materiales no biodegradables.

 

La alternativa de la luz solar

 

A la vez que el CIDTA evalúa la patente japonesa, también trata de desarrollar su propio sistema para realizar la fotocatálisis con otros materiales y sustituyendo la lámpara de radiación ultravioleta por la propia luz solar. Este sistema hace pasar el agua sobre arenas recubiertas de dióxido de titanio que, en esta ocasión, se pondría en funcionamiento gracias a la energía procedente directamente de su exposición al sol. Aunque en principio este proceso se antoja más lento y presenta algunos inconvenientes, podría ser el más adecuado para la depuración de aguas procedentes de actividades tales como explotaciones ganaderas, debido a que tendría un escaso coste económico y poco riesgo medioambiental, puesto que "el dióxido de titanio se encuentra en todas partes", apunta Cachaza y pone como ejemplo la pintura de uso corriente.

 

Los inconvenientes del sistema que ensaya el equipo del CIDTA es que con el tiempo las aguas arrastran la capa de dióxido de titanio y hay que reponerla. Asimismo, los investigadores buscan el mejor método para lograr retener la masa de agua sobre la que tiene que actuar la luz solar.