Ciencia España , Salamanca, Miércoles, 21 de octubre de 2009 a las 18:32

El Centro de Láseres Pulsados Ultracortos Ultraintensos estará listo a finales de 2011

A punto de comenzar las obras del edificio que albergará en Villamayor (Salamanca) el láser más potente del mundo en investigación aplicada

José Pichel Andrés/DICYT El Centro de Láseres Pulsados Ultracortos Ultraintensos que se ubicará en el Parque Científico de Villamayor (Salamanca) estará listo para finales de 2011, momento en el que se realizarán las primeras pruebas experimentales, si se cumplen los plazos previstos por sus responsables. De hecho, las obras comenzarán a principios de 2010 o incluso antes, según ha explicado a DiCYT el director del proyecto, Luis Roso, catedrático del Departamento de Física Aplicada de la Universidad de Salamanca. "Estamos a punto de lanzar el proyecto de ejecución del edificio y de iniciar el proceso de compra del láser, todo marcha dentro de los planes previstos", afirma. Cuando se ponga en marcha, la comunidad científica internacional tendrá a su disposición un láser único, puesto que todos los que existen en este momento y que son de una potencia similar o superior tienen un carácter experimental.

 

"Va a ser el primer láser de petavatio abierto a los usuarios", asegura Roso. Un petavatio son mil millones de millones de vatios (en números, 1.000.000.000.000.000 vatios), aunque quizá se entienda mejor la importancia del proyecto con otro ejemplo: en este momento la Universidad de Salamanca ya cuenta con el láser más potente de España, que es de 20 teravatios, mientras que el nuevo será de 1.000 teravatios. Aún así, "no vamos a tener el récord en nada, no vamos a presumir de contar con el disparo más potente, pero sí será el láser que con mayor frecuencia de repetición de disparos", explica el director, lo cual resultará muy útil para las aplicaciones prácticas que se quieren desarrollar. En este sentido, lo importante será no sólo contar con un grupo de investigación que pueda aprovechar la tecnología, sino que "buscamos una instalación a la que puedan venir expertos internacionales, una herramienta única".

 

Por poner un ejemplo, "es como tener un gran telescopio", en el sentido de que no sólo es importante para los proyectos de investigación propios, sino por el hecho de atraer a los científicos más importantes de una determinada materia, aunque en este caso, los expertos que se pueden interesar pertenecen a muchas disciplinas. Entre ellas, Luis Roso destaca las aplicaciones médicas, porque son las que tienen "un retorno a la sociedad más claro", frente a otros proyectos que tiene un perfil más relacionado con la investigación básica. De hecho, la medicina nuclear, una especialidad que se basa en los isótopos radiactivos y que requiere una gran inversión en tecnología, puede ser una de las aplicaciones más destacadas del nuevo centro.

 

Desarrollo de la tecnología láser española

 

Sin embargo, desde el punto de vista de la I+D+i, "uno de los aspectos más interesantes del proyecto desde el punto de vista científico, es que permitirá desarrollar tecnología láser española". El láser de 20 teravatios actual es francés y el nuevo también tendrá elementos elaborados en Francia, país líder en este tipo de tecnología, incluso por delante de Estados Unidos. De ahí que se justifique la especial relación que tienen los científicos salmantinos que se ocupan de esta materia con sus colegas del otro lado de los Pirineos.

 

En cualquier caso, con la tecnología láser ocurre un fenómeno similar al de la Informática. "Ahora llevamos en el móvil la misma capacidad que antes tenía un superordenador, así que con el láser pasa lo mismo, no es que la gente vaya a tener un láser en el bolsillo, pero es posible que en un futuro cada hospital pueda tener, por ejemplo, un láser de 100 teravatios".
 

En este contexto se enmarca también el plan de radioprotección aprobado por el Consejo de Ministros la semana pasada y que supone una inversión de 1'5 millones de euros. Para que se entienda la importancia de esta iniciativa, Roso pone como ejemplo que "en todos los hospitales existe un servicio de radioprotección simplemente por tener rayos X". Pues bien, la tecnología que habrá en Villamayor es tan nueva y avanzada que requiere investigación en materia de seguridad y normativas específicas que también serán referencia internacional.

 

La investigación con láseres en el mundo

 

En el campo del láser existen tres grandes polos mundiales: Estados Unidos, Japón y Europa. De ellos, sólo los japoneses disponen de un centro para la investigación aplicada muy parecido al que habrá en Salamanca, mientras que los estadounidenses cuentan con equipos muy potentes, pero experimentales. En el caso de Europa, tanto Francia como Alemania son dos potencias en la materia, pero aún así el láser de Salamanca se colocará también "en el top 10" mundial por potencia. Existe además un ambicioso proyecto europeo para crear una gran instalación que tendría tres sedes, en Chequia, Hungría y Rumanía y que también tendrá un carácter abierto a la comunidad científica pero que no estará listo al menos hasta 2013.


Aunque el equipo de Física de la Universidad de Salamanca tiene contactos con los científicos internacionales más relevantes, muchos de los cuales podrían llevar sus proyectos al nuevo centro "habrá un antes y un después", indica Roso, "la comunidad internacional está pendiente de Salamanca" en un momento en el que están a punto de empezar a invertirse los 42 millones de euros presupuestados por la Universidad de Salamanca, la Junta de Castilla y León y el Gobierno central desde ahora hasta el año 2021, más de una década por delante que puede poner al Parque Científico de Villamayor en el mapa del desarrollo tecnológico de vanguardia.