Ciencia España , Valladolid, Jueves, 17 de septiembre de 2009 a las 16:36

El contagio de piojos afecta más a las niñas porque en sus juegos es mayor el contacto físico

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid organiza hoy una charla sobre el origen, el tratamiento y la prevención de la pediculosis

CGP/DICYT El inicio del curso escolar trae consigo la posibilidad de que los niños puedan contagiarse de piojos. Así, dentro de las charlas educativas que el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid realiza durante este año, se celebrará una en la jornada de hoy sobre el tratamiento de la pediculosis. Tránsito Salgado Calvo, licenciada en Farmacia, explicará a los asistentes las principales características de estos insectos, cómo se contagian las personas y cuál es la mejor forma de prevenirlos y tratarlos. Según ha explicado la experta, son las niñas las que se ven más afectadas por los piojos, ya que en sus juegos “existe más contacto físico”.

 

Tal y como ha precisado en declaraciones recogidas por DiCYT, los piojos son insectos hematófagos (chupan la sangre) y ovíparos (ponen huevos llamados liendres) y de las 3.000 especies diferentes que existen, el pedículus humanus parasita “exclusivamente” al ser humano. En cuanto al desarrollo de estos insectos, Salgado apunta que la hembra “pone entre 100 y 150 huevos junto a una sustancia pegajosa e insoluble en agua, que facilita el que se adhieran a los cabellos”. Se trata de liendres, que eclosionan “a los diez o doce días dando lugar a la larva, quien se alimenta de sangre para madurar en un par de semanas”, señala, al tiempo que añade que el piojo adulto “vive de 30 a 40 días”.

 

Por otro lado, la experta quiere dejar claro que la infestación por piojos de la población escolar, aunque no pone en peligro la salud de los niños, está creando “un verdadero problema”, dado el rechazo social que origina la creencia de que ello se debe a la falta de higiene y marginalidad. “Todo ello falso, pues afecta a todos los niveles sociales y no se debe a la falta de higiene. Tampoco influye la longitud del pelo, ni la frecuencia de su lavado ni peinado”, insiste.

 

Sintomática y tratamiento

 

El principal síntoma es el picor intenso producido por la reacción del cuerpo a la saliva que inocula el piojo en cada mordisco. No obstante, las lesiones por rascado pueden producir infecciones bacterianas e inflamación de ganglios, lo que haría necesario tratamiento médico. En cuanto a la forma de erradicar la pediculosis, Tránsito Salgado advierte que es más fácil buscarlos con el pelo húmedo, usando una liendrera o peine de púas estrechas con un foco de luz directa, y que se localizan sobre todo en la nuca y detrás de las orejas. Por ello, recomienda dividir el pelo en secciones y poner una toalla blanca en los hombros para ver los insectos.

 

Asimismo, es importante hacer un uso correcto de los tratamientos que actualmente existen en el mercado.“Sólo se tratarán las personas infestadas, para evitar crear resistencias, y al resto de personas que aún no están infectadas pero que conviven con ellas se les aplicará un tratamiento repelente”, afirma. Para obtener unos resultados óptimos se recomienda la aplicación de un pediculicida junto a la eliminación manual a los 7-10 días para eliminar posibles liendres aún vivas.