Ciencia España , Segovia, Jueves, 30 de octubre de 2014 a las 13:50

El declive silencioso del cuervo en el Refugio de Rapaces de Montejo

En 2014 solo se ha registrado un total de seis pollos volados

CGP/DICYT El Refugio de Rapaces de Montejo y su entorno (hoces del Riaza e inmediaciones, nordeste de Segovia, sur de Burgos y suroeste de Soria) ha dado a conocer los resultados de la reproducción del cuervo en 2014, donde se alerta de un declive de esta especie en la comarca, al menos en lo que se refiere a los nidos con éxito. En 2014, Fidel José Fernández y Fernández-Arroyo, presidente del Fondo para el Refugio, comprobó que hubo unas seis parejas establecidas del gran cuervo en las hoces del Riaza e inmediaciones, incluyendo al menos tres en el Refugio y un mínimo de tres parejas más en zonas cercanas de las tres provincias.

 

Sin embargo, sólo encontró dos nidos con éxito en el área de estudio, ambos en roca y fuera de la zona protegida, uno con dos pollos y otro con cuatro pollos, lo que da un total de seis pollos volados. En una carta publicada en la revista Quercus en 2010 Fernández y Fernández-Arroyo ya alertó del declive silencioso del cuervo en el Refugio de Rapaces de Montejo.

 

Los cuervos (los paseriformes más grandes de Europa) se ven con frecuencia en el Refugio, desde sus comienzos hace casi cuarenta años. “A menudo van solos, o en parejas, pero fuera de la época de cría, y en cualquier mes cerca de algunos comederos de buitres en zonas próximas, es posible ver grandes agrupaciones de estas negras e inteligentes aves”, detalla.

 

El presidente del Fondo para el Refugio ha llegado a contar en distintas ocasiones en años anteriores hasta seis pollos crecidos en el mismo nido. En el año 2010 fue el primero en que no consiguió encontrar ningún nido con éxito de cuervo en toda la ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) de las Hoces del Riaza. En 2011 tampoco encontró ni un solo nido con éxito de cuervo; ni en las hoces del Riaza (aunque es posible que en el Refugio hubiera al menos uno, que no pudo encontrar), ni en los alrededores. En 2012 Fidel José Fernández encontró, en el Refugio, un solo nido de cuervo con éxito en el que salieron adelante tres pollos, al lado de un nido de buitre fracasado.

 

En el censo de otoño de ese año 2012, coordinado por Juan Prieto Martín, 71 ornitólogos registraron al menos unos 145-150 cuervos distintos, “espectacular resultado que constituye el récord para estos censos de otoño y que hizo albergar nuevas esperanzas”. Sin embargo, aunque en la primavera de 2013 hubo al menos unas siete parejas establecidas del gran cuervo (y al menos dos o tres más en zonas cercanas) y los comienzos parecían buenos, sólo se encontraron en esa temporada dos nidos en roca ocupados en el área de estudio: uno en el que fracasó la reproducción, y otro (éste, fuera de la zona protegida) en el que salieron adelante dos pollos.

 

En 2007, el ornitólogo segoviano Alfredo López Hernangómez en un estudio en torno a la desaparición del Cuervo (Corvus corax) en el término municipal de Valseca (Segovia), comenta “el triste declive de la especie, el príncipe de los córvidos y, si cabe, el más astuto y audaz de todos ellos”, y añade que “quizás, en el futuro, este sabio pájaro figure en las listas e inventarios de aves amenazadas, escasas y tendentes a restablecer”.

 

Durante estos 40 años, según la información recogida por DiCYT, Fidel José Fernández ha registrado, en las hoces del Riaza y su entorno, un total de 21 casos de alternancia de nidos usados por el cuervo y, antes o después, por distintas especies de rapaces, como el alimoche o el halcón peregrino. Además, ha habido en la zona casos de nidos muy próximos de cuervo y de aves rapaces, utilizados simultáneamente con éxito en la cría.

 

También con relación al cuervo “hay una gran expectación ante nuestro próximo censo colectivo de otoño previsto para los próximos días 8 y 9 de noviembre y coordinado por Juan José Molina Pérez”.