Ciencia España , Ávila, Martes, 07 de diciembre de 2004 a las 17:38

El DNI electrónico se retrasa hasta finales de 2007

Los responsables de la Policía creen que Ávila acogerá el periodo de pruebas del nuevo documento, tal y como estaba previsto

IR/DICYT El ministro del Interior, José Antonio Alonso, ha confirmado que el proyecto piloto del DNI electrónico no se pondrá en marcha hasta comienzos del próximo 2006, lo cual implica que el sistema no estará definitivamente listo hasta finales de 2007 o, incluso principios de 2008. De esta forma, el Gobierno anula el calendario previsto, presentado durante el verano de 2003 por los anteriores responsables de Interior y aprobado por el Consejo de Ministros en febrero de este mismo año. Fuentes de la Dirección General de la Policíaa han expresado a DICYT su confianza en que sea la capital abulense la ciudad elegida para llevar a cabo el periodo de pruebas, tal y como estaba previsto, si bien este extremo todavía no se ha confirmado.

El nuevo calendario supone igualmente un retraso de un año según las primeras previsiones hechas por el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla. Los nuevos plazos han sido ratificados en el Senado por el ministro Alonso, en respuesta a una pregunta del senador socialista José Miguel Camacho, quien se ha interesado por las novedades que presentará este nuevo sistema de identificación.

Según las declaraciones del propio ministro del Interior, el DNI electrónico constituirá “una pieza esencial en la Administración electrónica” al ser mucho más que un simple documento de identidad, pues incorpora como ventaja decisiva la firma electrónica, extremadamente útil para dinamizar el comercio electrónico y sacar el máximo provecho de las posibilidades que ofrece la sociedad de la información.

Para la puesta en marcha de este sistema –proceso que durará cuatro años- se ha estimado un coste total de 100 millones de euros, de los cuales 17.530.000 euros ya están presupuestados para 2005.

DNI piloto

 

Ávila fue la ciudad elegida por la Dirección General de la Policía como lugar piloto de este nuevo DNI. De haberse cumplido los plazos, os abulenses ya podrían tener en su poder un documento de las mismas dimensiones que el actual, pero realizado en policarbonato (un material plástico más seguro que el de las tarjetas de crédito) con la misma información que el que manejamos habitualmente y con un chip incorporado en el anverso con los datos del titular. Todo el documento experimentará una mejora en las medidas de seguridad con las que es elaborado; así, la tarjeta será fabricada con tinta óptimamente variable, hilo de seguridad embebido en el papel, relieves y datos grabados con láser y luz ultravioleta. Además, la fotografía del individuo estará protegida con fondos de seguridad.

Todo ello sin olvidar la incorporación de la firma electrónica, que requerirá un lector de tarjetas y el software apropiado para ser empleada. El documento incluirá también un certificado electrónico que autentificará la personalidad del ciudadano, un segundo certificado para firmar electrónicamente, la fórmula de la huella digital incluida en el chip y la fotografía digitalizada.



 

Así funciona la firma digital
Para que la firma digital y la identificación en Internet sean más seguras, el nuevo DNI irá acompañado de dos contraseñas: una privada y una pública. Con la clave privada (personal y matemáticamente casi imposible de deducir) se codificarán los mensajes que queramos emitir y que requieran nuestra firma. Con la pública, que será accesible para todos aquellos que la necesiten, se comprobará que realmente ha sido el individuo que dice firmar el que ha emitido el mensaje recibido. Ambas firmas son complementarias, pero una no se puede deducir de la otra.

Lo que realmente hace la clave privada es convertir el documento firmado digitalmente en un mensaje de 128 cifras y letras, que sólo puede decodificarse mediante la aplicación de la clave pública. Alcanzar este mismo resultado sin la segunda llave es prácticamente imposible, tal y como han demostrado las pruebas realizadas, que han requerido de años de cálculos para lograrlo y siempre en mensajes muy breves. Aún así, y para asegurar la privacidad, la clave privada deberá cambiarse cada dos años y medio. No así la tarjeta física, que durará diez años.