Ciencia España , Sevilla, Jueves, 16 de enero de 2014 a las 19:14

El ejercicio físico en personas mayores incrementa la actividad antioxidante de la sangre

El estudio publicado en la revista 'Biogerontology' señala el efecto beneficioso de la actividad física en los niveles de coenzima Q10, molécula asociada al proceso de envejecimiento

UPO/DICYT Investigadores del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (CABD), centro mixto de investigación del CSIC, la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y la Junta de Andalucía, han publicado un artículo en la revista Biogerontology en el que presentan los resultados de los trabajos realizados con personas mayores y jóvenes para determinar el efecto del ejercicio físico sobre parámetros antioxidantes en la sangre, que concluye que el ejercicio físico en las personas mayores incrementa los niveles de coenzima Q10 y la actividad antioxidante en sangre.

 

Los investigadores españoles han realizado un estudio sobre el efecto del ejercicio sobre parámetros bioquímicos relacionados con la prevención de la oxidación del colesterol en sangre. Personas de ambos géneros y de edades comprendidas entre los 19 y 25 años para el grupo de personas jóvenes o alrededor de los 68 años para las personas mayores han intervenido voluntariamente en este estudio. Los voluntarios jóvenes fueron reclutados de entre los estudiantes de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla mientras que las personas mayores fueron reclutadas de diferentes centros de mayores de Dos Hermanas y Sevilla capital.

 

El estudio consistió en establecer la actividad física habitual semanal de estas personas y relacionarlo con parámetros bioquímicos en sangre que afectan a la salud general tales como colesterol y triglicéridos. Igualmente se determinó el efecto del ejercicio físico sobre parámetros antioxidantes en la sangre relacionados con la prevención de la oxidación de las lipoproteínas de alta (HDL) y baja densidad (LDL), es decir, el colesterol, en la sangre. El coenzima Q10 es uno de los factores principales en la defensa antioxidante del colesterol en plasma, tanto del HDL como del LDL y, especialmente en el caso del LDL, en la prevención de problemas cardiovasculares asociados al desarrollo de la aterosclerosis.

 

Los investigadores de la UPO han encontrado que las personas responden de manera diferente a los niveles de coenzima Q10 y al daño oxidativo en el plasma sanguíneo dependiendo de su edad. Mientras que los jóvenes que mantienen una alta actividad física presentan un menor daño oxidativo medido como oxidación del colesterol en la sangre pero con un menor nivel de coenzima Q10 en ella, las personas mayores presentan un perfil contrario, es decir, sus niveles de coenzima Q10 en la sangre suben cuando mantienen una mayor actividad física y así mantienen un menor nivel de oxidación de lípidos y de colesterol LDL.

 

En segundo lugar, los investigadores han establecido que la práctica de la actividad física en las personas mayores previene el daño oxidativo manteniendo altos niveles de coenzima Q en su sangre, similares a los de las personas jóvenes. Así, en personas mayores sedentarias, los niveles de coenzima Q10 fueron del orden de la mitad respecto de los niveles alcanzados por las personas mayores que mantenían una mayor actividad física. Este hecho provoca que la cantidad de coenzima Q10 disponible para ser utilizado en la prevención del daño oxidativo sea mayor en las personas mayores que mantienen una alta actividad física y, por tanto, presenten una mayor protección antioxidante.

 

Niveles de oxidación similares a los de personas jóvenes

 

De hecho, obtuvieron una relación inversa respecto al daño oxidativo, es decir, mayores niveles de coenzima Q10 en la sangre de estas personas estuvieron relacionados con menores niveles de oxidación de lípidos y, en especial, de LDL. Así, mientras que la oxidación de estas partículas aumenta con la edad, las personas mayores que mantienen una alta actividad física mantienen niveles de oxidación similares a los encontrados en personas de edades comprendidas entre los 18 y los 25 años.

De acuerdo con estos resultados, “la respuesta fisiológica de las personas frente al ejercicio depende de su edad y este estudio muestra que es importante centrar los trabajos en el grupo de edad al que va dirigido, en este caso las personas mayores, ya que la respuesta puede diferir entre personas mayores y personas jóvenes o maduras”, indica Guillermo López-Lluch, investigador asociado del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (CABD, centro mixto de investigación del CSIC, la UPO y la Junta de Andalucía) y profesor del área de Biología Celular del Departamento de Fisiología, Anatomía y Biología Celular de la Universidad Pablo de Olavide.

 

Igualmente, López-Lluch incide en el hecho de que este estudio “demuestra que el mantener una moderada o alta actividad física a edades avanzadas influye de una manera muy positiva en la prevención de los problemas cardiovasculares, no solo a nivel vascular como se ha demostrado en otros estudios, sino también en la regulación de los sistemas antioxidantes que influyen en el progreso de la aterosclerosis”.

 

Prevenir la oxidación del colesterol en la sangre

 

El estudio, explica el investigador, incide en la importancia que el coenzima Q10 tiene para prevenir la oxidación del colesterol en la sangre y que los niveles de este importante lípido pueden ser regulados mediante hábitos de vida activos “de manera que un estilo de vida sedentario está afectando de una manera muy negativa a la capacidad antioxidante natural en la sangre y provocando una mayor oxidación del colesterol en la sangre. Por tanto, la adquisición de hábitos de vida más activos influirá muy positivamente en los mecanismos propios del cuerpo para prevenir el daño oxidativo en el colesterol y, por tanto, en la prevención de la aparición o progreso de enfermedades cardiovasculares”.

 

Este estudio, financiado por el Centro Andaluz de Medicina del Deporte de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, aporta una pieza más, concluye López-Lluch, para incidir en “la importancia que terapias preventivas basadas en la adquisición de hábitos de vida más saludables relacionados con la nutrición y la actividad física tienen en la prevención y tratamiento de enfermedades que afectan a grandes grupos de población y en especial a personas mayores, como la aterosclerosis”.

 

Referencia bibliográfica 

 

BIOGERONTOLOGY, enero 2014
Jesús Del Pozo-Cruz • Elisabet Rodríguez-Bies • Manuel Ballesteros-Simarro • Ignacio Navas-Enamorado • Bui Thanh Tung • Plácido Navas • Guillermo López-Lluch

Physical activity affects plasma coenzyme Q10 levels differently in young and old humans
http://link.springer.com/article/10.1007/s10522-013-9491-y