Ciencia España , Valladolid, Martes, 24 de noviembre de 2009 a las 17:49

El Hospital Clínico de Valladolid participa en un proyecto nacional sobre cirugía precoz en endocarditis

Se determinará si este tratamiento mejora al que se sigue habitualmente, la administración de antibióticos por vía intravenosa

CGP/DICYT El Instituto de Ciencias del Corazón (Icicor) del Hospital Clínico Universitario de Valladolid participa en un estudio a nivel nacional que trata de comparar el tratamiento habitual de la endocarditis, que se basa en la aplicación de antibiótico por vía intravenosa, frente a la cirugía precoz. En el proyecto participan, además del centro vallisoletano, el Hospital Clínico de Salamanca, el Virgen de la Victoria de Málaga, el Hospital Central de Asturias (HUCA) de Oviedo y el Vall d'Hebron de Barcelona. Alberto san Román, responsable del Icicor, ha subrayado en declaraciones a DiCYT que la enfermedad es tan grave que consideran “que lo mejor es operar a los pacientes en cuanto se realiza el diagnóstico”.

 

La endocarditis, recuerda el cardiólogo, “es una enfermedad poco frecuente pero muy grave” que consiste “en la infección de las válvulas del corazón”. Se origina por la aparición de bacterias u hongos en el torrente sanguíneo y en la superficie de las válvulas, microorganismos que se multiplican rápidamente y afectan a su funcionamiento. Las bacterias staphylococcus spp, que en ocasiones se encuentran en los hospitales, pueden producir esta patología.

 

No obstante, los afectados por endocarditis suelen padecer trastornos cardiacos previos, como valvulopatías aórtica y mitral, coartación de aorta (un defecto congénito que implica el estrechamiento o estenosis de la aorta), conducto arterioso permeable (un trastorno en el cual el vaso sanguíneo que conecta la arteria pulmonar con la aorta en la circulación fetal permanece abierto en el recién nacido) o cardiopatías congénitas cianóticas, que ocasionan niveles de oxígeno bajos en sangre.

 

En este sentido, un corazón normal cuenta con un revestimiento uniforme que difículta que las bacterias se le adhieran. Sin embargo, las personas con cardiopatía congénita pueden tener zonas no uniformes en el revestimiento del corazón debido a la presión de una abertura anormal o de una válvula que no cierra correctamente. También después de la cirugía, las zonas no uniformes pueden persistir debido a la formación de tejido de las cicatrices o parches utilizados para redirigir el flujo sanguíneo. Estas áreas ásperas dentro del corazón son puntos atrayentes y oportunos para que las bacterias se acumulen y multipliquen, según el Sistema de Salud de la Universidad de Virginia.

 

Cómo se produce la infección

 

La infección puede originarse de diversas formas. Las más comunes son, por ejemplo, los procedimientos odontológicos que implican sangrado, los del tracto respiratorio (examen de las vías respiratorias mediante un instrumento conocido como broncoscopio rígido), ciertas cirugías de las vías respiratorias y los tractos gastrointestinal y urinario e incluso las lesiones producidas por acupuntura, tatuajes o piercings si no se llevan a cabo con la suficiente higiene.

 

El Hospital Clínico Universitario de Valladolid lleva diez años trabajando en relación con la endocarditis y forma “un grupo pionero en el mundo”, tal y como precisa el doctor San Román. Así, han publicado diversos artículos en revistas internacionales de alto impacto sobre sus investigaciones, que ahora se centran en la comparación del tratamiento tradicional, la aplicación de antibióticos intravenosos durante cuatro a seis semanas, y la cirugía precoz, una terapia “más agresiva” pero que si va bien sus resultados son “excelentes”. Actualmente, los pacientes que no responden al tratamiento médico se someten a cirugía. El proyecto nacional tratará de determinar si la cirugía precoz mejora este procedimiento, teniendo en cuenta que en la actualidad cerca del 30 por ciento de los pacientes afectados termina falleciendo.