Ciencia Ecuador , Cañar, Lunes, 17 de mayo de 2010 a las 18:26

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias investiga el control de caracoles en arroz

Los daños que ocasionan ponen en peligro su rentabilidad y afectan directamente los costos de producción, debido al uso indiscriminado de pesticidas

INIAP/DICYT Entomólogos y especialistas del Programa Nacional de Arroz de la Estación Experimental del Litoral Sur del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP) realizan investigaciones sobre el manejo y control del caracol Pomacea canaliculata, una plaga que apareció por primera vez en cultivos de arroz en el recinto San Mauricio del cantón El Triunfo en el 2005, convirtiéndose a partir de ese momento en la principal plaga del cultivo de arroz y en una seria amenaza a todas las áreas arroceras del país. Los daños que ocasionan los caracoles a los cultivos de arroz en su primera fase de crecimiento ponen en peligro su rentabilidad y afectan directamente los costos de producción, debido al uso indiscriminado de pesticidas que utilizan los agricultores para controlar la plaga, los mismos que provocan la muerte de otros caracoles nativos y de organismos benéficos presentes en el arroz, lo que genera irreparables desequilibrios ambientales.


Entre las recomendaciones que hacen los investigadores del INIAP para minimizar los daños del caracol, en siembra directa ó por trasplante en arroz, se exige nivelar los suelos y antes de drenar construir pequeñas zanjas, cerca de las entradas de los canales de riego, en el centro y alrededor de las piscinas que permitan recolectar o aplicar molusquicidas - insecticidas de manera dirigida con el fin de minimizar el uso indiscriminado de plaguicidas.


Construir cercas de caña guadúa en los canales de agua, para que los caracoles ovipositen y, las posturas rosadas se recojan para su eliminación evitándose el aumento de la población. Otra alternativa de control físico es colocar mallas de alambre, nylon o de cañas en las entradas y salidas de los canales, para capturar a los adultos y proceder a su eliminación. El halcón caracolero junto a otras aves como patos, gallaretas, actúan como controladores naturales de la plaga, por lo que se recomienda evitar su caza.


En el caso de recurrir a los productos químicos, se pueden aplicar cebos granulados a base de Metaldehido 5% (Matababosas, Babotox, Deadine, Ortho B) en los lugares de mayor concentración, después de los riegos especialmente en las tardes, en dosis de 4 hasta 12 kg/ha. Son muy tóxicos para animales domésticos, por lo que se recomienda mantener alejados a los niños de la zona de aplicación de los cebos. También se puede aplicar Methiocarb (Mesurol, Draga) en los lugares trampas, en dosis de 1,5 a 2 litros por ha. Especial atención se prestará en no usar productos de franjas amarillas y rojas por su alta toxicidad para humanos, animales, organismos benéficos y medio ambiente.