Ciencia Panamá Balboa, Panamá, Jueves, 08 de octubre de 2009 a las 16:07

El Instituto Smithsonian de Panamá investiga nuevas formas para obtener información paleológica del mar

Un investigador de su laboratorio de suelos analiza la presencia de un compuesto orgánico en sedimentos marinos

AMR/OEI-AECID/DICYT La comunidad científica está muy interesada en la evolución de los nutrientes de los ecosistemas acuáticos, pero no encuentra un indicador paleológico fiable. Un investigador del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales de Panamá ha colaborado con el Danmarks og Grønlands Geologiske Undersøgelse y de la Österreichische Akademie der Wissenschaften en un trabajo para evaluar el potencial del ácido fítico, un compuesto orgánico que se une al fósforo, como nuevo indicador de la evolución de los nutrientes en los sistemas acuáticos.

 

El trabajo de investigación, realizado en una ensenada cerca de Helsinki, midió las concentraciones de sedimientos de hasta 200 años de antigüedad para conocer los cambios tróficos producidos durante ese periodo de tiempo. El ácido fítico (o fifato) fue extraído en una solución de hidróxido de sodio y detectado a través de una solución de espectometría. Las concentraciones variaron notablemente a mayor profundidad de los sedimentos, al tiempo que se producían cambios en las agrupaciones de diatomeas (una clase de algas unicelulares microscópicas) y de indicadores geoquímicos vinculados al estado trófico de la zona. En contraste, el total del fósforo encontrado en los sedimentos no reflejaba la aportación que se esperaba de este elemento a la ensenada, presumiblemente debido a la movilización de fosfato inorgánico durante los periodos de alta contaminación de la zona.

 

Los científicos participantes en el experimento destacan que el ácido fítico parecía estar estable en los sedimentos salobres, en contraste con otros fosfatos orgánicos e inorgánicos, que reducían bruscamente su presencia cuando se incrementaba la profundidad. Por este motivo, concluyeron que el ácido fítico es un indicador potencial importante de los cambios históricos en la aportación del fósforo a los cuerpos acuáticos. Los investigadores advierten que se requieren estudios adicionales para confirmar que estas mismas condiciones se puedan dar en lagos y otros ecosistemas costeros.

 

Trabajo coordinado desde Panamá

 

El investigador del Soils Lab (Laboratorio de Suelos) del Instituto Smithsonian de Panamá Benjamin Turner fue el encargado de coordinar el trabajo, en el que también colaboró Kaarina Weckström, del Danmarks og Grønlands Geologiske Undersøgelse y miembro de la academia austriaca de las ciencias. El objetivo de Turner es conocer el ciclo del fósforo, por su especial importancia como compuestos orgánico en la nutrición de las plantas.

 

Entre las metas de las líneas de investigación abiertas por este científico además está conocer qué formas de nutrientes están presentes en los suelos tropicales, cómo su solubilidad y su disponibilidad varían en el tiempo y el espacio y si existen marcadas diferencias en la disponibilidad de nutrientes que puede explicar en parte por encima de la ecología de suelo. Asimismo, el Instituto Smithsonian trabaja en cómo acceder a los organismos de nutrientes de los suelos tropicales y cómo la diferente disponibilidad de nutrientes afecta a la diversidad de las especies.