Ciencia Costa Rica , Heredia, Lunes, 26 de octubre de 2009 a las 14:38

El monitoreo de riesgos ocupacionales mejoraría la calidad de vida en poblaciones vulnerables

Miembros de siete países iberoamericanos trabajan en el programa SALTRA para reducir la pobreza, promover la equidad de la salud y aumentar la productividad

UNA/DICYT Miembros de los siete países que conforman el programa Salud, Trabajo y Ambiente en América Central (SALTRA), en Belice, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, se dieron cita en Costa Rica para discutir el papel de las universidades rectoras del proyecto ante el reto de definir las prioridades en salud ocupacional y ambiental nacionales y regionales. SALTRA tiene como objetivo contribuir a la reducción de la pobreza, promover la equidad de la salud y aumentar la productividad social y económica mediante la creación de una estructura operativa regional basada en universidades para la promoción de la salud ocupacional y ambiental en Centroamérica.

 

“Este programa trabaja desde noviembre de 2003 en el desarrollo de capacidades para monitorear los riesgos ocupacionales y los daños a la salud en sectores como la construcción, caña de azúcar y la economía informal, que nos permiten mejorar la calidad de vida y promover un desarrollo sustentable para las familias y comunidades”, indicó Elizabeth Ramírez, vicerrectora de Extensión de la Universidad Nacional de Heredia (UNA).

 

Así, “las mejoras en educación, empleo, y las condiciones de trabajo y de vida son requisitos previos para la reducción de la pobreza y la equidad en la salud. Con esto en mente SALTRA se concentra en las poblaciones vulnerables, generalmente identificadas por factores de clase, género y etnicidad”, comentó Caterina Wesseling, directora regional de SALTRA.

 

Uno de los mayores retos a los que se ha enfrentado el programa es a la falta de datos que impide el reconocimiento de los problemas y fomenta la falta de acción. Con base en datos de Costa Rica registrados por Wesseling, SALTRA estimó el número anual de accidentes ocupacionales que requieren atención médica en toda la región centroamericana en alrededor de dos millones y aunque no se ha cuantificado adecuadamente, la magnitud de las enfermedades ocupacionales como un problema de salud pública, se está haciendo cada vez más visible en América Central.

 

SALTRA ha brindado apoyo a los trabajadores para evaluar su estado de salud y sus exposiciones, específicamente en brotes de intoxicaciones por exposición a clorpirifos en Honduras y Costa Rica, dermatitis en un ingenio azucarero en un ingenio azucarero en Nicaragua, leucemia en trabajadores de la Comisión Nacional de Emergencias en Costa Rica, epidemia de enfermedad renal crónica en El Salvador y Nicaragua, entre otras.

 

Exposición a plaguicidas tóxicos

 

En el campo de la salud ambiental, la principal prioridad de SALTRA serán las evaluaciones de exposiciones de las comunidades a plaguicidas tóxicos usados en fincas y plantaciones comerciales, así como promover regulaciones de seguridad y prácticas alternativas para el control de plagas.

 

En los próximos años SALTRA trabajará en temas como promoción de la salud en los hospitales, buenas prácticas de trabajo y prevención de accidentes en sector de la construcción y estrategias binacionales para mejorar las condiciones de salud de los migrantes, entre otras. En Costa Rica, este programa está adscrito al Instituto de Estudios en Sustancias Tóxicas de la UNA.