Education Colombia Pereira, Risaralda, Friday, July 22 of 2011, 19:25

El pacto de ‘Movilización Social’ de Risaralda apuesta por la educación en ciencia, tecnología e innovación

La iniciativa pretende cambiar la sociedad de Pereira en los próximos 20 años a través de un acuerdo entre numerosas instituciones para alcanzar una sociedad del conocimiento

FUNANDI/DICYT En Pereira se gesta un modelo de cambio social que tiene como meta transformar la sociedad en los siguientes 20 años. El proyecto, el cual lleva como nombre ‘Movilización Social’ inició como respuesta a la profunda deuda social que viene experimentando el departamento de Risaralda en las últimas dos décadas.

 

Así lo señala el Informe de Desarrollo Humano del PNUD publicado en el 2004 el cual concluyó que Risaralda experimentó una ‘década perdida’ en términos del desarrollo. Los indicadores de los últimos 10 años (2000-2010) revelan que se mantiene la misma tendencia, la cual se refleja en el retroceso o estancamiento de todos los indicadores de desarrollo, entes ellos: cifras de pobreza e indigencia que siguen en aumento, desempleo continuo, una tasa de homicidios que ubica a Pereira en los primeros puestos nacionales por ciudades capitales, suicidios por encima de los índices nacionales y el primer puesto en migración. Además de narcotráfico, drogadicción, alcoholismo, violencia intrafamiliar, desatención y abuso de la primera infancia y pérdida de calidad de la educación.

 

En ese sentido la ‘Movilización Social’ tiene por objetivo modificar la agenda pública del desarrollo de Risaralda, hacia una más equitativa, justa e incluyente, para lo cual propone mejorar las relaciones entre el sector público y la comunidad, y encauzar los esfuerzos hacia la construcción de una sociedad y economía basada en el conocimiento, donde la prioridad sea el ser humano, especialmente la primera infancia y la educación.

 

La propuesta cuanta con el apoyo decidido de 27 universidades, instituciones y candidatos a las alcaldías y gobernación, entre esas: Fundación Universitaria del Área Andina, (Funandi), la Universidad EAFIT sede Pereira, la Universidad Libre, la Universidad Autónoma de las Américas, la Universidad Católica de Pereira (UCP), la Universidad de Santa Rosa de Cabal (Unisarc), la Universidad Cooperativa, el Servicio Nacional de Aprendizaje, seccional Risaralda (Sena), la Escuela Superior de Administración Pública (Esap), La Corporación Instituto de Administración y Finanzas (Ciaf), La Red de Universidades Públicas (AlmaMater), El Parque Tecnológico (Parquesoft), Incubadora de Empresas de base tecnológica de Pereira (Incubar), grupos de jóvenes, líderes de comunas y corregimientos de la ciudad, Consejo de Pereira, partidos políticos, la Corporación Autónoma Regional de Risaralda (Carder), la empresa Aguas y Aguas, La Federación Nacional de Comerciantes de Pereira (Fenalco), Parques Nacionales y Empresarios por la educación.


Ese pacto celebrado implica un cambio en el desarrollo, donde la educación, la investigación, la ciencia, la tecnología y la innovación, sean considerados aspectos claves del desarrollo de los territorios, lo que deja como resultado una nueva sociedad del conocimiento con factores diferenciadores para lograr competitividad en los actuales mercados. “Nuestra región se ha concentrado en el comercio, en la agroindustria, en los servicios públicos y el turismo, pero en ese escenario se han acumulado una serie de problemas sociales como el desempleo, salud, consumo de psicoactivos y competitividad y de seguir así habrá un deterioro social”, menciona Carlos Caro Isaza, director de la oficina de Planeación de la Universidad Tecnológica de Pereira (UTP), y uno de los promotores de este iniciativa.
 

El giro debe ser en torno a esa agenda de desarrollo, eso implica un cambio de paradigma, con una orientación fuerte en educación, basada en el conocimiento en el sentido más amplio, que contemple la ciencia, la tecnología, la innovación, los valores sociales, el verdadero sentido del trabajo y saberes tradicionales.
 

Políticas públicas


La iniciativa es que se garantice que los niños de hoy, incluso desde la edad gestante, puedan estar mucho mejor. Que ese niño, cuando cumpla 20 años de edad, reciba su título de universidad y tenga la posibilidad de tomar una decisión, que pueda elegir ser doctor, empresario, político, lo que desee, pero con la posibilidad de que pueda decidir, que tenga la posibilidad de ser un ciudadano, el cual le sirva a la sociedad y que si por algún motivo no elige el camino del conocimiento, es porque él tomó esa decisión o porque tuvo un problema externo que se sale del promedio, pero que no sea porque no tuvo las condiciones necesarias.


La propuesta contempla seis proyectos prioritarios y un sistema de valores. “Si no cambiamos el ser humano de hoy y tampoco el tipo de liderazgo que ejercemos, no resolvemos el problema del desarrollo. Si se sigue pensando que el hombre trabaja solo, será difícil. Hay que trabajar en colectivo. Si se sigue pensando que ser inteligente es ‘tumbar’ al otro, y que el buen negociante es el que duplica el valor de un bien y que gana el doble, entonces las personas jamás vuelven a hacer negocios, y por eso hay que cambiar el sistema de valores”, destaca Caro.


A partir de esta propuesta, se busca diseñar seis políticas públicas que contemplan el verdadero desarrollo humano.

 

La primera es la política de primera infancia y madres gestantes. La segunda, es un sistema de educación integral, que parte de niños recién nacidos y va desde educación escolar hasta doctorados, la cual incluye educación integral, bilingüismo y pensamiento científico y que debe apuntar a construir un ciudadano solidario y con valores. La tercera política pública es la de Ciencia, Tecnología e Innovación. La cuarta, competitividad. La quinta, una política de carácter social y la sexta, es la ambiental. Esas políticas cubren el desarrollo del ser humano. Esas directrices se implementan en los siguientes 20 años, y eso significa que se ejecute en cada plan de desarrollo de las administraciones públicas.

 

Foros asertivos


Para que eso se cumpla, con el compromiso de todos los actores sociales que le apuestan al Pacto de Movilización Social, puso en marcha una serie de foros dinámicos y eficientes, los cuales en la actualidad se realizan en los diferentes municipios de Risaralda cuyo objetivo es que sean el insumo para la formulación de las anteriormente citadas políticas públicas. En estos encuentros hay ocasión que la gente que asiste se exprese, se saquen unas conclusiones que alimenten esas políticas públicas y se construya tejido social. Es necesario que la gente de los pueblos sienta que hay una preocupación por los temas del conocimiento, porque el problema de Risaralda es un problema de todos, es un problema colectivo.

 

La sociedad necesita discutir con propiedad las políticas públicas que promueve el Estado. Es necesario crear una capacidad de interlocución del desarrollo y los foros crean una masa crítica que permite interactuar con lo público de manera colaborativa. Los obstáculos que tenemos que enfrentar los debemos resolver entre todos. El problema de desarrollo de las ciudades se debe atender entre todos, es un asunto de eficiencia colectiva.

 

Esta discusión debe ser un debate asertivo, que tenga sobre todo propuesta y que sea colaborativa. En este momento la propuesta no requiere de una discusión denunciativa, por el contrario este ejercicio es movilizador de sociedad, creador de masa crítica, y creador de red académica y social.

 

Lo que sigue es avanzar con los foros, presentar primeros resultados y seguir con los planes de desarrollo de los nuevos alcaldes. Esta sociedad tiene que dar señales de confianza, a pesar de presentar dificultades culturales e históricas. Las sociedades más desarrolladas confían en sus líderes. Es urgente trabajar juntos y apoyarnos. “Lo que hay que promover es el trabajo en grupo, la cooperación y la confianza”, finaliza Caro.