Ciencia Costa Rica , Heredia, Jueves, 18 de abril de 2013 a las 12:19

El Parque Nacional Corcovado, joya de la conservación a nivel mundial

La cacería, la tala ilegal y la extracción de oro son actividades que ponen en peligro su extensa biodiversidad

UNA/DICYT La masa boscosa que distingue a la Península de Osa es el fragmento de bosque tropical húmedo más grande que se ubica en la costa pacífica de Centroamérica. Ahí se encuentra el Parque Nacional Corcovado, el cual por su biodiversidad y cantidad de fauna silvestres que ya son difíciles de observar en otras áreas del país —el jaguar (Panthera oca) y el puma (Puma concolor), así como otras especies en peligro de extinción como el chanco de monte (Tayassu pecari) y la lapa roja (Ara macao)— es considerado una de las joyas de la conservación de la biodiversidad a nivel mundial.

 

Sin embargo, estudios recientes del Instituto Internacional de Conservación y Manejo de Vida Silvestre de la Universidad Nacional (ICOMVIS-UNA), así como los datos de monitoreo de mamíferos del Parque Nacional Corcovado de Todd K. Fuller y Paul Sievert, científicos de la Universidad de Massachusetts y del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, respectivamente, concluyen que la situación de la fauna silvestre es más seria de la que se había reportado en setiembre de 2012.

 

“La cacería ha disminuido drásticamente las poblaciones de chancho de monte, con ello, la población de jaguares bajó a un nivel que no se había registrado en el parque en los últimos 22 años”, comentó Eduardo Carrillo, director del ICOMVIS-UNA.

 

Tanto Carrillo como Álvaro Ugalde, miembro del Consejo Asesor del ICOMVIS-UNA, enviaron una carta el pasado 20 de noviembre al Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (MINAET), donde se ponen en evidencia las amenazas y el peligro para especies que habitan en el Parque Nacional Corcovado y la Reserva Forestal Golfo Dulce.

 

“Ha aumentado la extracción de oro y derivada de esta misma actividad, la cacería dentro del parque y la reserva, encontramos numerosos campamentos con sembradíos habituales como yuca o plátano, lo que evidencia la permanencia de personas por varias semanas; además de restos de animales silvestres que se han utilizado como alimento”, detalla la misiva.

 

Para los especialistas, este incremento se debe principalmente a la falta de más funcionarios del MINAET para resguardar la zona.

 

Tuvo eco


Mediante un comunicado de prensa, el MINAET informó que se inició un operativo de emergencia para detener la cacería ilegal y la extracción de oro que están dañando los recursos naturales y disminuyendo la cantidad de fauna de la zona. Menciona que este año se reforzará la vigilancia con la contratación de 120 guardaparques auxiliares, el uso de minihelicópteros para hacer patrullajes, retenes en carreteras y más uso de tecnologías para el apoyo al trabajo de los guardaparques.

 

“A la fecha se han invertido 68 millones de colones en los operativos y se ha contado con 121 funcionarios, principalmente guardaparques y policías; el MINAET ha provisto transporte, comida y alojamiento para todo el equipo que participa en el Comando de Incidentes”, detalló el Ministro de Ambiente, René Castro.

 

El Sistema Nacional de Áreas de Conservación y el MINAET, a través de ACOSA, proyecta reforzar los centros operativos del parque Nacional Corcovado en La Leona, El Tigre, Los Patos y Los Planes, con la finalidad de contrarrestar los efectos de la cacería y orería, dentro de sus límites.

 

Algunas de las comunidades más pobres del país son aledañas al parque y recurren a la caza y la extracción de oro como únicos medios de subsistencia. Ante esta realidad, Castro mencionó que se constituyó un fideicomiso para financiar proyectos productivos en esas comunidades que les provea de opciones económicas. “Actualmente este fideicomiso cuenta con 230 millones de colones y genera unos 20 millones de interés anual, parte de los cuales financian esos proyectos productivos. Somos conscientes de que se deben aumentar las opciones de empleo en la región, para lo cual se promoverá el turismo, actividades de capacitación y reclutamiento de personal entre las comunidades para proyectos de corto plazo, como combate de incendios y manejo de incidentes”, explicó Castro.

 

El MINAET diseña un programa de capacitación y entrenamiento acelerado que reclutará a 120 jóvenes indígenas recién graduados de secundaria de comunidades del sur del país; con el propósito de seleccionar a los 60 mejores para que luego se queden trabajando en forma permanente.

 

Para Eduardo Carrillo, el objetivo de esta denuncia es que se tomen acciones que sean permanentes en el tiempo. “Esto de la caza y la extracción de oro es un problema cíclico. Deberíamos haber aprendido de una situación similar que tuvimos en 1987 pero aquí estamos de nuevo con lo mismo. Tenemos una biodiversidad que debemos proteger, pero también estamos conscientes que el problema no es solo ambiental sino también social. Son necesarios más funcionarios, mejores controles para detener la tala y mayores recursos, pero también tanto el MINAET como otras instancias de gobierno deben sumarse a la protección de los recursos dándole alternativas de trabajo a la gente”.

 

 

 

En detalle
El Parque Nacional Corcovado se creó el 24 de octubre de 1975, tiene una extensión de 42.560 hectáreas terrestres y otras 3.364 en el mar. Se extiende a lo largo de tres cantones: Osa, Golfito y Corredores. Datos del ICOMVIS-UNA han calculado la presencia de unas 400 especies de aves, 150 de mamíferos, más de 100 de reptiles y anfibios y unos 5.000 tipos de insectos.