Ciencia México , Estado de México, Miércoles, 03 de septiembre de 2008 a las 19:23

El patrimonio botánico mexicano viaja a Beijing

Destacan las colecciones de bambúes y cícadas

CONACYT/DICYT El Jardín Botánico Francisco Javier Clavijero del Instituto de Ecología, A.C. (Inecol) participa en la Exposición Mundial de Jardines Botánicos titulada "Homes for plants, Gardens for humans" que se realiza en Beijing, China, sede de los Juegos Olímpicos. La exposición es organizada conjuntamente por la Academia China de Ciencias (CAS), el Comité Municipal de Ciencia y Tecnología de Beijing y Botanic Gardens Conservation International (BGCI), y tiene como sede las instalaciones del Parque Científico y Tecnológico, ubicado en la Villa Olímpica.

 

En entrevista telefónica, el biólogo Orlik Gómez García, gerente del jardín botánico, comentó que el objetivo de la exposición es “abrir una ventana para que los asistentes a los juegos olímpicos conozcan las acciones de conservación que emprenden los jardines botánicos en favor de las distintas especies de plantas en todo el mundo.”

 

Para la exposición, que concluirá el próximo 8 de septiembre, el Inecol envió información sobre el quehacer, los programas educativos, actividades y funcionamiento del Jardín Botánico Clavijero y de las Colecciones Nacionales de Cícadas y de Bambúes Nativos de México.

 

La Colección Nacional de Cícadas está compuesta por alrededor de mil trescientos especimenes, pertenecientes a las 50 especies descritas y registradas para México. Esta colección comenzó a integrarse s finales de los 70’ y es la más importante de América Latina.

 

De acuerdo con el especialista, las cícadas pertenecen a las primeras plantas con semillas que surgieron en la Tierra y su antigüedad es equiparable a la de los dinosaurios. “En algunas especies, por ejemplo Dioon edule, el crecimiento es tan lento que tardan mil años para alcanzar un metro de altura. Se sabe que hay ejemplares vivos de hasta 3 mil años de edad, por lo que se han vuelto un objeto coleccionable, lo que las ha puesto en peligro de extinción.”

Otro factor que las ha puesto en riesgo es el cambio de uso de suelo en las zonas donde se desarrollan. “Crecen en casi todo el territorio, particularmente al sur del país, aunque también en la región norte y del golfo hay una diversidad importante de cícadas; sin embargo, sus poblaciones no son muy grandes y el territorio que ocupan es restringido.”

Orlik Gómez García agregó que México es el segundo país con mayor diversidad de cícadas en el mundo, sólo detrás de Australia, en donde hay más de 90 especies distintas, aproximadamente.

Manifestó también que esta colección nacional es dinámica en términos de investigación, pues el Inecol lleva a cabo un proyecto para caracterizar el ADN de cada una de las especies que la integran utilizando herramientas como el “bar coding”.

Respecto a la Colección Nacional de Bambúes Nativos de México, mencionó que es la primera colección de bambúes ex situ en América Latina. En México existen 36 especies diferentes de bambú, 15 de las cuales son endémicas. “El conocimiento de estas plantas aún es escaso, por esta razón la colección servirá para estudiar su biología, uso y aprovechamiento sostenible como recurso biotecnológico, pues se ha descubierto que los tallos de algunos bambúes tienen un comportamiento mecánico similar a la de las varillas de acero.”

 

Jardines botánicos, fundamentales para la conservación

 

Para Orlik Gómez García, los jardines botánicos juegan un papel fundamental en la conservación de la flora. Como ejemplo citó el caso del árbol Metasequoia glyptostroboides (también llamado Secoya del alba), el cual se creía extinto hace poco más de 60 años. “En 1944 se descubrió un pequeño grupo de árboles de esta especie en China y en 1948, Arnold Arboretum, de la Universidad de Harvard, envió una expedición para recoger sus semillas. De éstas se obtuvieron varios árboles que se distribuyeron en jardines de todo el mundo.”

 

Uno de esos ejemplares se encuentra en el Jardín Botánico Clavijero: “es un tesoro, pues es el ejemplar bajo cultivo ubicado más al sur en toda América del Norte, esto es importante porque el árbol se encuentra fuera de su distribución natural. Además, -si la especie vuelve a verse comprometida- este árbol puede contribuir al rescate de la especie en todo el planeta”, concluyó.