Ciencia España , Salamanca, Lunes, 15 de septiembre de 2008 a las 16:41

"El reto más grande de la Cosmología del siglo XXI es conocer la materia oscura y la energía oscura"

El físico José María Martín Senovilla ofrece mañana una conferencia sobre el Universo en el marco de los Encuentros Relativistas Españoles, inaugurados hoy en Salamanca

José Pichel Andrés/DICYT El físico de la Universidad del País Vasco José María Martín Senovilla ofrecerá mañana en Salamanca la conferencia La cara oculta del Universo (o su lado oscuro) en un intento de acercar al público general cuestiones científicas tan relevantes como la existencia de materia oscura y energía oscura. Senovilla, uno de los físicos teóricos más destacados de España, experto en la Teoría General de la Relatividad, participa en la edición de este año de los Encuentros Relativistas Españoles, que se ha inaugurado hoy en la capital salmantina cuando aún está reciente la noticia de la puesta en marcha del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas del Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN), que ha puesto a la Física en el primer plano de la actualidad.

 

"En el siglo XX hemos aprendido muchísimas cosas del Universo: que está en expansión, cómo se formó, cómo ha evolucionado y cómo se han formado las galaxias", ha declarado a DiCYT Senovilla. "Pero ahora que conocemos tantas cosas hemos descubierto que sabemos muy pocas sobre cuál es el contenido real del Universo y todo parece indicar que hay muchísima materia oscura y muchísima energía oscura, nombres que utilizamos para indicar que no sabemos lo que hay, que podemos detectar la existencia de esa materia y esa energía, pero no tenemos ni idea de qué es. Por eso, éste es el reto más grande que tiene la Cosmología para este siglo", ha añadido.

 

En busca de otras dimensiones

 

En su opinión, el LHC va a aportar conocimientos sobre la estructura de la materia aunque no despejará muchas dudas sobre la parte invisible del Universo. "Su objetivo primordial tiene que ver con el modelo estándar de partículas, queremos saber si la teoría que tenemos en la actualidad para explicar cómo es la materia es cierta, algo que confirmaríamos encontrando la partícula llamada bosón de Higgs. Desde el punto de vista cosmológico puede ayudar, porque las energías que se van a conseguir ahí sólo habían existido en el Universo en épocas lejanas, así que los procesos físicos que allí se den son los mismos que ocurrieron en una época muy remota", comenta.

 

"Por otra parte, siendo muy optimistas, el LHC podría dejar vislumbrar la posible existencia de otras dimensiones espaciales, ya que últimamente se dice que el Universo podría tener más dimensiones. Sin embargo, desde el punto de vista de la energía oscura y de la materia oscura probablemente no dirá nada, aunque en realidad no lo sabemos, cuando se hace un experimento concreto lo normal es que nos sorprendamos", reconoce. En cualquier caso, desde el punto de vista de la materia oscura, "probablemente pueda producir partículas exóticas que hasta ahora no se han conocido", afirma el experto.

 

Aplicaciones

 

Para construir el nuevo acelerador de partículas del CERN "ha habido que desarrollar una tecnología nueva muy potente y toda esa tecnología se aplicará a muchísimas cosas, probablemente ni imaginamos para qué, puede que aparatos que mejoren nuestra vida cotidiana", apunta. En cuanto a la Física teórica, "todos los descubrimientos que realiza tarde o temprano se aplican, aunque no de forma inmediata". En cualquier caso, Senovilla recuerda que "cualquier cosa cotidiana, como un móvil o una puerta que se abre cuando nos acercamos, se ha construído gracias a desarrollos de investigación básica que han sido primero teóricos y luego experimentales. No cabe ninguna duda de que todo lo que se ha hecho en el CERN hasta ahora y lo que allí se descubra con el LHC tendrá aplicaciones en Medicina, como ha ocurrido hasta ahora el TAC o las radiaciones para tratar tumores, pero también en comunicaciones o electrodomésticos", explica.

 

España tiene un porcentaje elevado de personas trabajando desde la organización a la investigación, según el experto. "Cuando comience a funcionar el LHC de verdad, con las colisiones de protones, allí tendrán lugar diariamente billones y billones de procesos, así que un montón de científicos tendrán que interpretar qué es lo interesante. En este sentido, el nivel de los científicos españoles en cuestiones de gravitación, relatividad y cosmología es de los más altos, según Senovilla. "España tiene el problema de que hay poca tradición científica y poca financiación, pero en la segunda parte del siglo XX todo eso fue cambiando y la representación que tenemos ahora en este campo está al más alto nivel. Sin embargo, seguimos siendo deficitarios en los aspectos más aplicados y experimentales", indica.

 

Inauguración

 

Senovilla participa junto con los más destacados físicos relativistas españoles en los Encuentros Relativistas Españoles, que se desarrollan desde hoy y hasta el próximo viernes, 19 de septiembre, en la Hospedería Fonseca de la Universidad de Salamanca, casi 150 expertos de los cuales la mitad son extranjeros. En la inauguración de esta mañana, que ha contado con la presencia del vicerrector de Investigación de la institución académica, Fernando Pérez Barriocanal, el coordinador de este evento y también profesor de la Universidad de Salamanca, Marc Mars, ha destacado la categoría de la investigación española en este campo y los contactos que tienen los científicos con sus homólogos en otros países. "Hay una interacción entre las comunidades que es muy fructífera. Los españoles publicamos en revistas internacionales de prestigio y formamos un grupo de trabajo importante dentro del mundo", declaró. 

 

"Divulgar es una obligación" 
 
José María Martín Senovilla impartirá su conferencia mañana, martes 16 de septiembre, en el Aula Minor de la Facultad de Filología de la Universidad de Salamanca, en la plaza de Anaya. Asegura que lo hace encantado ya que divulgar la Ciencia "s importantísimo, yo me lo tomo como una obligación". En su opinión, "el mundo funciona gracias a los desarrollos técnicos y científicos y no hay ninguna persona que pueda imaginárselo sin agua al encender el grifo, luz al apretar el interruptor o comunicación a través del teléfono. La gente debe comprender que eso no lo hacen posible ni los futbolistas ni los políticos. Además, están las cuestiones básicas de la humanidad: de dónde venimos, cómo somos o cómo funcionan las cosas, preguntas fundamentales a las que la Ciencia ya es capaz de responder hasta cierto punto. Que podamos hablar de cómo se creó el Universo denota que hemos alcanzado un nivel de conocimientos extraordinario y a la gente le interesan, porque forma parte del Universo. Hace 100 años no sabía nada del Universo y hoy en día se habla en el lenguaje cotidiano de galaxias y agujeros negros".