Ciencia España , Salamanca, Jueves, 05 de diciembre de 2013 a las 19:41

El triunfo de los emprendedores más viajeros

El salmantino Jesús Merino cuenta desde Estados Unidos su experiencia en la empresa española TouristEye, que ha sido adquirida por Lonely Planet

José Pichel Andrés/DICYT TouristEye es una aplicación ideal para viajeros que buscan información sobre los lugares que van a visitar y la quieren llevar con ellos en el móvil. Posiblemente sus propios creadores la hayan utilizado recientemente para buscar qué visitar o dónde comer en Nashville (Tennessee, Estados Unidos), donde se acaban de trasladar porque su ‘startup’ han sido adquirida por Lonely Planet, la conocida guía de viajes multimedia. Una historia de jóvenes emprendedores españoles capaces de llegar muy lejos gracias a las nuevas tecnologías.

 

Uno de ellos es el salmantino Jesús Merino, nacido en Guijuelo hace 31 años, que acaba de iniciar su andadura en Estados Unidos junto al resto de sus compañeros aunque se incorporó al proyecto por casualidad hace tres años. “Conocí TouristEye como usuario, ya que en el verano de 2010 hice un viaje por Europa con el InterRail y buscaba una aplicación para llevar toda la información del viaje, no quería llevarme todo en papel, y encontré TouristEye. Me encantó desde el primer momento”, asegura en declaraciones a DiCYT.


“Mientras estábamos de viaje leí en Twitter que buscaban un programador web y yo estaba buscando trabajo, así que les envié mi currículum desde un ‘hostel’ de Munich. Poco después de volver del viaje me llamaron para hacer una entrevista que resultó todo un éxito”, explica Jesús Merino, que destaca la “ilusión y las ganas” de los fundadores de la empresa (Javier, Ariel y Diego). “La aventura era un tanto arriesgada y poco estable, pero me subí al barco y mira dónde hemos llegado”, señala este salmantino que, aunque la empresa era de Madrid, siguió trabajando desde su tierra.

 

¿Dónde está la clave del éxito cuando los recursos son limitados? “Tener un equipo al que le emocione el proyecto y mantenerlo unido”, asegura, destacando que en TouristEye no sólo tiene compañeros de trabajo, sino amigos. En su opinión, ser una pequeña empresa incluso es una ventaja porque permite “ser muy rápidos para tomar decisiones y ponerlas en marcha”.

 

Pero si un gigante como Lonely Planet se ha fijado en este proyecto ha sido por la tecnología que ha desarrollado TouristEye. “Lonely Planet se basa principalmente en guías de viaje en papel y nosotros hemos venido para ayudar a hacer la transición al mundo digital con la experiencia adquirida durante estos años. Ellos tienen el contenido y nosotros los conocimientos para exprimir al máximo ese contenido y ofrecérselo a nuestros usuarios de la mejor forma: en sus teléfonos móviles y en sus tabletas”, resume.

 

Primera etapa en Silicon Valley

 

De toda esta experiencia, Jesús Merino se queda con “la sensación de sentirte pequeño pero a la vez importante cuando una empresa grande llama a tu puerta y sobre todo el saber que estás trabajando para hacer algo útil para la gente”. Sin embargo, en su trayectoria no es la primera vez que pasa por Estados Unidos. “Si tengo que elegir un momento en concreto, sin ninguna duda me quedo con el viaje a San Francisco el año pasado, fueron dos meses en los que vivimos en primera persona la ‘aceleración’ de nuestra ‘startup’ dentro de Silicon Valley y eso fue una experiencia que no olvidaré nunca”.

 

Llevar al éxito una empresa de base tecnológica es un reto que tiene que apoyarse en varias patas. “Una buena idea es el mejor comienzo, pero sólo con la idea no llegas a ningún sitio. Una vez que tienes claro lo que quieres hacer, lo importante es saber desarrollarlo bien: equivocarte, rectificar y probar, probar y probar, teniendo claro el objetivo final, hasta que consigues que tu idea se haga realidad y funcione”. Y para esto, “se necesita mucho trabajo y dedicación”, destaca.


En esta aventura los conocimientos también juegan su papel. “Si tienes una base, resultará más fácil, pero bajo mi punto de vista no es lo más importante, porque los conocimientos se van adquiriendo durante el camino y también puedes contratar a quien los tiene”.

 

Una isla desierta... con conexión a internet

 

Después de sacar adelante la empresa desde Madrid y, en el caso de Jesús Merino, desde Salamanca, los miembros de TouristEye trabajan ahora en Nashville. A pesar de todo, el joven salmantino considera que en el mundo de las nuevas tecnologías (“¿se siguen llamando nuevas?”, se pregunta) “puedes triunfar donde quiera que estés”, en España, en Estados Unidos “o desde una isla desierta… Con conexión a internet, eso sí”.

 

¿Y Silicon Valley? “Allí es donde se concentra mucha de la gente importante de este campo, así que puedes hacer contactos, pero eso no quiere decir que sea más fácil triunfar, hay mucha más gente con la que competir que estará buscando lo mismo que tú”. De hecho, en España “no es complicado encontrar trabajo” en el mundo de la informática a pesar de la crisis económica.

 

Los padres de Jesús Merino son dueños de un restaurante en Guijuelo y con toda seguridad la buena cocina y el excelente jamón de su tierra serán algo que América no le podrá dar, pero de momento su futuro está lejos. “Esta nueva etapa que comenzamos va a ser muy importante para todos nosotros y estamos muy ilusionados con seguir mejorando TouristEye y por formar parte de la renovación de Lonely Planet”, asegura. Aún así, Jesús Merino sigue comprometido con su patria chica formando parte de la asociación Charrosfera, que trata de impulsar las nuevas tecnologías en Salamanca.

 

A pesar de su experiencia, asegura que no puede dar consejos ni se considera experto en nada. “Lo que puedo decir es que si quieres empezar algo, debes dedicarle el 100% de tu tiempo, no valen medias tintas. Además, debes creer en lo que haces. Si no crees tú, no lo harán tus clientes o usuarios”, afirma.