Ciencia Colombia , Bogotá D.C., Lunes, 19 de septiembre de 2016 a las 10:30

El virus del Zika disminuye, pero se siguen estudiando sus efectos

El Ministerio de Salud y Protección Social ha informado que la infección está controlada y el pico epidémico en descenso. Sin embargo, se realizó una guía para exponer las experiencias clínicas y proponer acciones en beneficio de las comunidades ex

UN/DICYT l Instituto de Investigaciones Clínicas y la Unidad de Neurología y Neuropediatría de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) participaron en la creación de un documento que servirá para enfrentar posibles epidemias transmitidas por vectores (mosquitos).

 

Según explica el doctor Rodrigo Pardo, profesor del Departamento de Medicina Interna de la U.N., el objetivo es controlar futuros virus que puedan afectar comunidades extensivas a lo largo de un territorio, con base en la experiencia ganada.

 

Para esto, los investigadores de la Universidad adelantaron un trabajo de epidemiología de campo y visitaron las zonas más afectadas por el virus para tener un contacto directo con los enfermos.

 

“Orientamos la atención de los infectados, manteniendo el registro poblacional y los sistemas de vigilancia dirigidos principalmente hacia las mujeres gestantes que hubiesen podido ser víctimas del virus en el primer trimestre de gestación”, explicó el doctor Pardo.

 

El documento final explica la orientación que debe tener todo médico para atender un caso sospechoso. Además, incluye las formas correctas de tomar las muestras, registrar la información, hacer la evaluación y calificar mediante un puntaje de gravedad a cada paciente y, así, seleccionar las vías de atención convenientes.

 

“Insistimos en la recomendación de hacer observación hospitalaria durante por lo menos diez días, cubriendo todo el espectro de potencial afectación neurológica de los pacientes y cómo se debe hacer la vigilancia clínica paso a paso para evitar morbilidad y mortalidad, así como usar los recursos de manera eficiente y racional evitando un costo excesivo al sistema de salud”, añade el experto.

 

Desde el Ministerio de Salud y Protección Social está confirmado que el virus está controlado y pasó la etapa epidémica, es decir, el momento en que hay una enorme profusión de casos, más de los esperados en un intervalo menor. También, siguió a la etapa endémica, es decir, hay una presencia permanente de la infección con una frecuencia relativamente baja.

 

En este momento no se espera la aparición de nuevos casos en cantidades grandes.

 

Efectos inesperados

 

El zika comparte muchos elementos con el chikunguña y el dengue, siendo este último más frecuente y costoso en vidas y en dinero que los demás.

 

Sin embargo, agrega el doctor Pardo, la espectacularidad de las complicaciones asociadas a esta enfermedad, como los fenómenos neurológicos y las alteraciones en los fetos de las madres, han generado muchísima atención en esta afección por el enorme costo que ha requerido controlarla en el presente y que se espera continúe.

 

“Los niños, reportados con microcefalia como consecuencia de la infección, demandarán servicios durante toda su existencia y generará una población con enormes deficiencias, particularmente en las zonas de Catatumbo y Norte de Santander, donde se ha presentado con mayor profundidad y mortalidad”, destaca.

 

Las enfermedades y complicaciones más relevantes se han presentado en lactantes y adultos mayores, produciendo cuadros de encefalitis, hepatitis, miocarditis, es decir, afectaciones cerebrales, hepáticas y cardiacas que dieron lugar a casos mortales.

 

La información estará a disposición de los profesionales de salud del país para la atención de brotes epidémicos. También, se busca generar las buenas prácticas para contener la infección dentro de los territorios y evitar uno de los mayores factores de propagación en el caso del zika.