Ciencia Costa Rica , Cartago, Jueves, 05 de noviembre de 2009 a las 16:27

El volcán Turrialba vive un proceso de regasificación, lo que causa quemaduras en la vegetación

Investigadores de Costa Rica investigan los efectos de la actividad del volcán en la cobertura vegetal y las consecuencias de una erupción para el cantón

UNA/DICYT Para algunos puede ser un espectáculo de colores vibrantes entre amarillo y naranja, pero para los habitantes de La Silvia y La Picada en las faldas del volcán Turrialba, es sinónimo de la desesperanza que vive su pueblo. El Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (OVSICORI-UNA), se ha dedicado por más de tres décadas a la vigilancia del volcán Turrialba. En los últimos 12 se han experimentado ligeros cambios que se reducen a enjambres sísmicos intermitentes, sin embargo, a mediados de 2005 se ha generado un proceso acelerado de regasificación, que ha causado severas quemaduras en la cobertura vegetal en la zona oeste y ha obligado a los vecinos a dejar sus casas y movilizar sus actividades productivas.

 

De acuerdo con Eliécer Duarte, vulcanólogo del OVSICORI-UNA, el 2007 fue el año de mayores cambios: el paisaje siempre verde cambió a amarillo y luego a un café intenso debido a la visita rastrera de las columnas de gas y vapor crecientes. La acidificación del medio provoca, por lo tanto, la mayoría de estragos observados en superficie hasta ahora. Este elemento aunado a la toxicidad de los gases volcánicos se encargo de expulsar a la población circundante que de modo voluntario y sensato desalojaron la zona.

 

Si bien se producen desde el OVSICORI-UNA reportes mensuales de la actividad de este y otros volcanes, es a partir de los primeros meses del 2007 cuando los efectos en la vegetación de los flancos se muestran con toda claridad para los vecinos.

 

“En mayo de ese mismo año el primer enjambre sísmico coincidió con la relajación de la conocida falla Ariete, al suroeste del volcán. Vecinos de la zona observaron y reportaron con preocupación la elevación de columnas de gas y vapor producidos a más de un kilómetro de la cima, pendiente abajo y muy cerca de casas de habitación. Si bien este hecho no pasó a más, sí hubo agrietamientos importantes en la cima produciendo una debilidad estructural en el edificio volcánico”.

 

Debido a esta situación, el Programa UNA Vinculación de la Vicerrectoría Académica y el OVSICORI-UNA, programaron el Foro: Mitos y verdades sobre el volcán Turrialba, celebrado el pasado 17 de octubre en la Casa de la Cultura de la localidad.

 

¿Caerán grandes rocas en la ciudad de Turrialba durante una erupción?, ¿Las venas volcánicas explotan en cualquier sitio?, ¿Cuándo ocurrirá la erupción?, estas y otras dudas fueron despejadas, por especialistas, quienes consideran que por su potencial explosivo, su ubicación geográfica, altura y factores metereológicos, hacen del Turrialba uno de los volcanes que generan mayor amenaza para la región más poblada y desarrollada del país: el Valle Central, sin embargo, sin los vecinos están bien informados pueden prepararse para enfrentar una posible erupción.