Ciencia Panamá , Panamá, Lunes, 15 de junio de 2009 a las 11:20

Eligen al director local del Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá

Dada la escasez de personas entrenadas en la cría de anfibios en cautiverio, Roberto Ibáñez tiene como una prioridad preparar al personal adecuado

EA/DICYT Roberto Ibáñez, investigador asociado del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), es desde el 1 de junio el director del nuevo Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá, una iniciativa que tiene como objetivo evitar la extinción de las especies de anfibios que habitan en la región este del país centroamericano y que por el momento no han sido afectadas por el hongo quitridio Batrachochytrium dendrobatidis.

 

El pasado 11 de mayo, ocho instituciones de Panamá, Estados Unidos y México lanzaron este proyecto que contará con un presupuesto de 750 mil dólares para los tres primeros años, y cuyos objetivos son brindar apoyo a programas de conservación de anfibios ya existentes en Panamá; impulsar un programa de investigación para buscar la cura para las poblaciones de anfibios afectadas por el hongo; y recolectar, para su estudio y conservación, especímenes en la zona este de Panamá, un área abundante en especies de anfibios, y considerada por los científicos como la última esperanza para salvar a estos animales.

 

Ibáñez, biólogo y especialista en anfibios, tiene además un doctorado en ecología y biología evolutiva, así como una maestría en Ciencias en Sistemática y Evolución por la Universidad de Connecticut (Estados Unidos). Es investigador asociado de STRI desde 1984. Su labor consistirá en supervisar las operaciones, el mantenimiento y la logística de las actividades de conservación locales, y procurará el éxito de los proyectos de investigación para la conservación de anfibios, de acuerdo con las normas establecidas por STRI y el Parque Municipal Summit, las dos instituciones de Panamá que participan en el proyecto.

 

"Ocupar este puesto es un gran reto, ya que mantener poblaciones viables de varias especies [de anfibios] en un programa de conservación ex-situ requerirá un alto grado de compromiso por parte de todas las partes involucradas y de mucho esfuerzo", dijo Ibáñez a DiCYT.

 

De acuerdo con el investigador, las prioridades inmediatas del proyecto son capacitar al personal requerido para el establecimiento del programa de conservación ex-situ (fuera del entorno natural de las especies); construir y equipar las instalaciones para mantener las poblaciones de las diferentes especies adecuadamente; realizar trabajos de rescate para incorporar al programa a aquellas especies que, previamente evaluadas, fueron consideradas como especies prioritarias; iniciar un programa de educación y de voluntariado para el apoyo de las actividades del proyecto.

 

"Durante el primer año del proyecto nos concentraremos en establecer el programa de conservación ex-situ y continuaremos colaborando con investigadores en el estudio de las poblaciones de anfibios en el este del país, el cual iniciamos hace un par de años", dice el investigador.

 

Ibáñez otorga especial importancia a la preparación del personal que estará trabajando en el proyecto.

 

"Es imprescindible tener personas debidamente capacitadas en la cría y el mantenimiento de poblaciones de anfibios en cautiverio, también en el tratamiento de enfermedades de los anfibios y en el uso de técnicas para detectar el hongo. Actualmente existen pocas personas en el país con estas destrezas, que son necesarias para poder manejar las poblaciones de las diferentes especies que se esperan mantener exitosamente a largo plazo. Por ello considero que la formación de personas es uno de los aspectos cruciales de este proyecto", concluyó.