Ciencia España , Burgos, Martes, 19 de marzo de 2013 a las 16:24

Emplean fórmulas matemáticas para estimar la estatura a partir de restos óseos del pie

Miembros del Equipo de Investigación de Atapuerca han publicado esta metodología en la revista científica ‘Forensic Science International’

Cristina G.Pedraz/DICYT Para estimar la estatura de un individuo lo ideal es disponer del esqueleto completo, situación que se da en pocas ocasiones tanto en el ámbito de las Ciencias Forenses como en el de la Paleontología. Lo habitual es estimar la estatura a partir de restos óseos aislados, un trabajo complejo en el que está avanzando la Paleoantropología, la rama de la antropología que estudia los fósiles humanos. Para realizar estas estimaciones de la forma más precisa posible, los paleoantropólogos están desarrollando técnicas estadísticas sofisticadas. Este es el caso de un grupo de científicos que forman parte del Equipo de Investigación de Atapuerca, quienes han publicado recientemente en la revista Forensic Science International una metodología que permite calcular la estatura de poblaciones actuales y fósiles a partir de los huesos del pie.

 

Como explica a DiCYT uno de los responsables del trabajo, Adrián Pablos, del Centro Mixto UCM-ISCIII de Investigación sobre Evolución y Comportamiento Humanos, cuando no se dispone del esqueleto completo los huesos más significativos para calcular la estatura son los de las piernas, en concreto el fémur y la tibia, aunque estos tampoco son fáciles de conservar. Por ello, decidieron recurrir a los huesos del pie, que de encontrarse en el registro fósil “suelen conservarse bastante completos”.

 

Según recuerda el investigador, los huesos del pie son los responsables de soportar el peso del cuerpo, por lo que sus dimensiones “están muy relacionadas con el peso corporal de los individuos y, por ende, con su estatura”, lo que hace de estos huesos “unos interesantes candidatos para poder estimar las estaturas de las poblaciones fósiles”.

 

La metodología estadística basada en huesos del pie que han publicado utiliza ecuaciones de regresión, una técnica basada en el principio de proporcionalidad, es decir, “los individuos grandes tienen huesos grandes y los individuos pequeños tienen huesos pequeños”. El equipo científico ha estudiado estas proporciones en poblaciones humanas modernas de distinto origen étnico. “Hemos aplicado fórmulas matemáticas a los huesos del pie de distintas poblaciones intentando minimizar el error de los individuos extremos, atípicos, centrándonos en el grueso de la población”, una metodología estadística robusta “que nos permite realizar una estimación de la estatura bastante más exacta y fiable”, agrega.

 

Por otro lado, tras aplicar estas fórmulas de regresión, los investigadores concluyen que utilizar las dimensiones de varios huesos del pie de un mismo individuo ofrece una mejor estimación. “Se trata de otro resultado paralelo que hemos conseguido. Aplicando las fórmulas a dos huesos del pie del mismo individuo se obtiene una estimación mucho mejor. Por un lado, reducimos el rango de error mediante el método matemático que hemos desarrollado y, por otro, al utilizar dos huesos diferentes, uno del tobillo y otro del empeine, la estimación es mejor aún”, subraya.

 

La estatura del ‘Homo antecessor’

 

Las fórmulas presentadas en este artículo se han utilizado para estimar la estatura del ‘Homo antecessor’ a partir de unos restos fósiles de pie hallados en el nivel TD6 del yacimiento de la Gran Dolina, en la Sierra de Atapuerca, un astrágalo (un hueso corto parte del tarso), un fragmento de calcáneo (hueso del talón) y un cuarto metatarso derecho. A finales del pasado año, los investigadores publicaron en la revista Journal of Human Evolution la descripción de estos huesos fósiles y los utilizaron para estimar su altura.

 

Así, calcularon una estatura mínima de 1’73 metros, un poco superior a la media de los especímenes masculinos de la Sima de los Huesos y compatible con la estatura estimada con el segundo metatarso y otros elementos esqueléticos del ‘Homo antecessor’. Según detalló entonces el investigador, “ya había cálculos de la estatura a través de otros huesos, y con este estimamos una altura de1’73, aproximadamente, compatible con la de 1’72 que se había calculado anteriormente”.

 

No obstante, la metodología estadística que han desarrollado se podría aplicar a otros huesos diferentes a los del pie y a otros individuos de otras especies. Por el momento, el artículo publicado en Forensic Science International es el único conocido en el que se ha aplicado esta metodología. “Es un campo que se ha abierto en el que seguiremos investigando”, concluye Pablos.

 

 

 

Referencia bibliográfica
Pablos, A., Gómez-Olivencia, A., García-Pérez, A., Martínez, I., Lorenzo, C., & Arsuaga, J. L. (2013). From toe to head: Use of robust regression methods in stature estimation based on foot remains. Forensic science international.