Ciencia España , Salamanca, Miércoles, 01 de julio de 2015 a las 14:50

Encuentro internacional de estudiantes, investigadores y empresas de biotecnología

Salamanca acoge entre el 8 y el 10 de julio el Congreso Anual de Biotecnología, BAC 2015, uno de los más destacados del sur de Europa, con presencia del premio Nobel Robert Huber

JPA/DICYT La Asociación de Biotecnología de Salamanca (ABSAL), integrada por estudiantes de biotecnología de la Universidad de Salamanca, organiza entre el 8 y el 10 de julio el Congreso Anual de Biotecnología, BAC 2015, de la Federación Española de Biotecnología (FEBiotec). En su novena edición, esta cita adquiere una nueva dimensión, al alcanzar los 350 inscritos y transformarse en un amplio encuentro que aglutina a investigadores y profesionales, en busca de una mejor conexión entre los científicos y las empresas que aplican sus conocimientos.

 

Entre los ponentes destaca Robert Huber, premio Nobel de Química en 1988 por sus investigaciones en cristalografía de rayos X, que permitieron entender mejor la fotosíntesis de las plantas. Otra de las conferencias más importantes será la del mexicano Luis Herrera Estrella, pionero en el desarrollo de plantas transgénicas resistentes a bacterias patógenas, un trabajo que ayuda a incrementar la producción de los cultivos. El español Adolfo Ferrando, que desarrolla su labor en el Instituto de Genética del Cáncer Universidad de Columbia, y Tom Dodd, director general de Investigación e Innovación de la Comisión Europea, también están incluidos en el ambicioso programa.

 

La biotecnología es una disciplina que pretende “aprovechar la tecnología de los organismos vivos”, ha explicado hoy la decana de la Facultad de Biología de la Universidad de Salamanca, Rosario Arévalo, en palabras recogidas por DiCYT con motivo de la presentación del congreso. Por eso, incluye investigaciones muy diversas que se pueden concretar en el desarrollo de nuevos medicamentos, alimentos más saludables, materiales avanzados, energías renovables o eliminación de la contaminación, entre otras muchas aplicaciones.

 

Desde hace años, ABSAL lleva a cabo diversas actividades con el objetivo de divulgar la importancia de la biotecnología, una rama de la investigación científica en la que España es fuerte, aunque en los últimos años se ha visto resentida con la crisis económica. “Hay grandes profesionales en el extranjero, aquí falla la llegada al mercado por falta de inversión o por las políticas científicas”, señala la presidenta de la asociación, Belén Vicente. Un ejemplo es la restrictiva normativa europea en la llamada biotecnología verde, la del sector agroalimentario, que tiene “resultados increíbles”, por ejemplo, en organismos transgénicos, pero que no se llevan a la práctica.

 

Para Alberto Sevillano, vicepresidente de FEBiotec, la clave para aprovechar el potencial científico de esta disciplina está en “fomentar la transferencia de conocimiento”, algo que intentará BAC 2015 al convertirse en un foro de encuentro entre estudiantes, investigadores y empresas. Por eso, el congreso, que se celebrará en la Hospedería Fonseca de la Universidad de Salamanca, se divide en dos partes: estuBAC, específicamente dirigida a estudiantes, y sciBAC, con un completo programa científico. Además, en torno al congreso también se han programado diversas actividades formativas.