Ciencia Ecuador , Imbabura, Miércoles, 17 de marzo de 2010 a las 16:12

Energía alternativa que proviene de la tierra

Ecuador investiga sobre la utilización de la energía geotérmica en Chachimbiro, Imbabura

Senacyt/DICYT La geotermia ha probado ser una fuente importante de energía alternativa, y una de las más rentables. Es por ello que la Senacyt apoya la iniciativa de la Escuela Politécnica del Ejército (ESPE), que investiga sobre la utilización de la energía geotérmica en Chachimbiro, Imbabura. De los primeros estudios, en 2011 Ecuador podría incursionar en la producción de energía eléctrica con plantas geotérmicas. Según los estudios de la ESPE, se podrían obtener 534MW, como mínimo, de Chachimbiro, Chalupas y Tufiño.


Desde el punto de vista de la estructura y la dinámica de la superficie de la Tierra, Ecuador está ubicado en una zona compleja que involucra el límite de dos placas tectónicas (Nazca y Sudaméricana) y una microplaca (Bloque Nor-Andino) convergentes. En este límite de placas se concentra la actividad sísmica y volcánica; lo cual provoca fenómenos sísmicos de mayor magnitud y la aparición de una fila de volcanes, el arco volcánico. Quito, por ejemplo, tiene la particularidad de estar ubicada sobre una falla geográfica, lo cual hace más vulnerable a esta zona.

 

En Chachimbiro, la actividad volcánica ha sido persistente desde hace dos millones de años, por lo que es un buen candidato para la exploración geotérmica. Los volcanes ecuatorianos se dividen en tres filas: el arco frontal, el arco principal y el tras-arco; el complejo volcánico de Chachimbiro está ubicado en el arco frontal y tiene explosiones fuertes y formación de domos de lava.

 

En Ecuador la actividad volcánica empezó desde hace cinco millones de años. Todos los volcanes están sobre la Cordillera de los Andes que, en Ecuador, tiene 4 regiones: la Cordillera Occidental, el Valle Interandino, la Cordillera Real y la zona Subandina. El reparto de los volcanes ecuatorianos está fuertemente vinculado a estas cuatro regiones


“Esta zona reúne las características geológicas favorables para hallar un yacimiento de vapor natural en el subsuelo. Con el vapor se accionarán turbinas para generar electricidad. En la búsqueda del yacimiento usaremos tecnología de última generación en Geología, Geoquímica y Geofísica. Los resultados estarán listos para el 2011 y luego de seis meses podría construirse una central geoeléctrica”, dijo Eduardo Aguilera, director del proyecto geotérmico Chachimbiro.

 

Para Pedro Montalvo, secretario de la Senacyt, el costo del kilovatio-hora de reduciría de 12 a 1,5 centavos con la planta geotérmica. Podríamos reducir en un 50% el uso de los combustibles fósiles”. Según los científicos, el agua termal de la planta también puede servir para procesadoras de alimentos, invernaderos, granjas piscícolas.