Ciencia Chile , Valparaíso, Martes, 02 de marzo de 2010 a las 14:05

Especialistas desarrollan un sistema electrónico para evaluar rehabilitación en deportistas de élite

La iniciativa es un proyecto interdisciplinario de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

PUCV/DICYT Como un proyecto de investigación interdisciplinario, donde participan académicos de Kinesiología, Ingeniería Eléctrica, Ingeniería Industrial e Ingeniería Informática de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), se creó el prototipo denominado Plataforma Dinamométrica LABSEI-105. La iniciativa se desarrolló al interior del Laboratorio de Sistemas Electrónicos e Instrumentación (LABSEI) de la Escuela de Ingeniería Eléctrica, siguiendo los requerimientos de la directora de la Escuela de Kinesiología, Mitzi Catalán, quien postuló a un fondo de la PUCV para elaborar una plataforma que permitiera medir la fuerza de reacción, tanto en pacientes como en deportistas de élite.

 

El proyecto que comenzó a desarrollarse a principios del 2009, será parte de la implementación del Laboratorio de Biomecánica de Kinesiología en el Campus Curauma y se vincula con la transferencia tecnológica para la formación de estudiantes de pregrado y posgrado.

 

Los sensores se trajeron desde Suiza

 

El sistema funciona con cuatro sensores, importados especialmente de Suiza, los que se conectaron en forma experimental a un panel de madera aglomerada como soporte inicial y por medio de un puerto USB a un computador para analizar el comportamiento de los registros de fuerza de la planta del pie. Las fuerzas registradas en cada sensor fueron visualizadas en una pantalla dividida en cuatro cuadrantes. La plataforma permite medir la fuerza de reacción tanto en pacientes como en deportistas de alto rendimiento.
 

“Con esta plataforma se logran dos objetivos: se avanza en el conocimiento de estas tecnologías aplicadas en el laboratorio de biomecánica, pero que están pensadas para procesos de rehabilitación y se gana  xperiencia en lo que significa este trabajo de bioinstrumentación”, explicó la directora Mitzi Catalán. Los académicos que participan de la elaboración de este prototipo son Juan Vignolo (Ingeniería Eléctrica), José Ceroni y Franco Guidi (Ingeniería Industrial) y Claudio Cubillos (Ingeniería Informática). Como profesor a cargo del proyecto, se encuentra el académico de la Escuela de Kinesiología de la PUCV y especialista en biomecánica, Hernán Maureira.

 

“Dentro de ese propósito, uno de los esfuerzos de un laboratorio de Biomecánica es medir la fuerza de reacción de suelo o vertical, que se utiliza mucho para la recuperación de la marcha o el equilibrio en distintas condiciones y que se aplica en clínica regularmente, por ejemplo, para enseñar a un niño a caminar después de un accidente traumático, vascular o enfermedades neurológicas”, señaló Maureira.

 

Cada sensor resiste más de 350 kilos

 

El trabajo no fue fácil, pero el esfuerzo ha sido fructífero considerando la colaboración interdisciplinaria que abarca diversas áreas del conocimiento. Según Juan Vignolo, profesor a cargo del LABSEI de Ingeniería Eléctrica (labsei.ucv.cl), el proyecto aportó a la formación por competencias de los estudiantes, quienes trabajaron en equipo aportando ideas y armando el prototipo. Participaron los estudiantes Daniel Yunge, Moisés Reyes, Camila Berríos y Francisco Ortiz.

 

“A diferencia de otros proyectos, en este caso realizamos un producto terminado y para los alumnos representó una posibilidad concreta de experimentar desafíos similares a los del campo laboral”, agregó. El sistema funciona con cuatro sensores de presión del tamaño de una moneda, que son capaces de soportar 250 kilos cada uno y detectan la fuerza que ejerce el pie sobre la plataforma, notando problemas de equilibrio o alteraciones a la columna. Los alumnos Daniel Yungue y Camila Berrios participaron de la elaboración del sistema en el Laboratorio de Sistemas Electrónicos e Instrumentación.
 

Esta plataforma puede utilizarse para la evaluación de deportistas de alto rendimiento. El equipamiento será capaz de soportar hasta 10 veces el peso del cuerpo, para realizar saltos con fines de evaluación y generar planes de entrenamiento en atletas de elite. “En la pantalla se aprecia la fuerza de reacción del suelo, es como una balanza. Si un sujeto tiene problemas en la columna, se notará su movimiento hacia algún lado. Se podrá analizar estos indicadores y modificar el plan de rehabilitación del paciente y establecer un control de recuperación, efectuar un diagnóstico funcional, más que un diagnóstico médico o clínico”, complementó Maureira.

 

El aporte del proyecto en el ámbito de la kinesiología es importante, considerando que en Chile la mayoría de la instrumentación clínica se importa. En ese sentido, son muy pocas las entidades que desarrollan tecnología nacional para ofrecer soluciones en la compleja interacción entre Biología, Ingeniería y Salud.