Ciencia España , Soria, Lunes, 14 de diciembre de 2015 a las 17:00

Exponen en Lisboa los sistemas informáticos implantados en Soria para la prevención, detección y extinción de incendios

La provincia ha estado representada en la reunión del proyecto europeo SpitFire

JCYL/DICYT  El Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Soria ha estado representado en la reunión del proyecto europeo SpitFire, que ha tenido lugar en Lisboa, en la sede de la Autoridade Nacional de Protecçao Civil (ANPC), la Agencia de Protección Civil Portuguesa.

 

La finalidad de este proyecto es establecer protocolos comunes de manejo de información meteorológica y su utilización para el cálculo de riesgo de incendios forestales. Para ello, se está trabajando en detectar las necesidades de cada país (España y Portugal), ver cómo los técnicos de cada lugar manejan esta información, conocer la opinión de estos para mejorarla y su posible uso en la lucha contra los incendios forestales.

 

Participan en este programa, como socios españoles, AEMET (Agencia Española de Meteorología) y METEOGRID, empresa que desarrolla servicios meteorológicos, siendo los socios portugueses ADAI (Associação para o Desenvolvimento da Aerodinâmica Industrial), IPMA (Instituto Português do Mar e da Atmosfera) y la citada ANPC.

 

Entre los objetivos fundamentales del proyecto se encuentran: mejorar la eficiencia en el combate de incendios forestales transfronterizos; aumentar la colaboración entre las autoridades nacionales portuguesas y españolas; y crear una plataforma común de información (SpitFire), que incluya también datos históricos de incendios.

 

Respecto a la metodología, se pretende armonizar la información que se usa en ambos países, analizando las bases de datos existentes (se creará un repositorio de datos), y se creará un protocolo común, así como los acuerdos legales necesarios para que se lleve a cabo. El ámbito de actuación es una banda de 50 kilómetros, 25 en cada país, donde compartir toda la información disponible y establecer el citado protocolo.

 

El proyecto comenzó a principios de 2015 y, siendo el periodo de duración de dos años, concluirá a finales de 2016. Durante este año se han analizado las bases de datos existentes y los índices comunes de riesgo de incendios forestales. Los utilizadores potenciales de este proyecto son las autoridades nacionales de ambos países, Protección Civil y otras administraciones competentes en incendios forestales.

 

España y Portugal tienen una casuística elevada de incendios forestales, especialmente en zonas limítrofes, con gran virulencia y afección superficial.

 

En la reunión de trabajo celebrada en Lisboa se ha debatido la metodología para conciliar la información meteorológica; el nivel de diseminación de riesgo de incendios forestales a través de la plataforma SpitFire; el tipo de información meteorológica y de riesgo de incendios, así como la disposición a escala temporal para implantar estos datos de interés operacional en el repositorio de la plataforma. Se ha profundizado en detallar una serie de aspectos de apoyo a las operaciones de combate de incendios transfronterizos: el tipo de información de interés internacional que debería incluirse; la mejor forma de acceso a esta información (página web, aplicación para móvil, aplicación para Tablet, etc.); el uso real de los datos disponibles de esta herramienta en situaciones de incendios trasfronterizos; y la forma en la que se pretende divulgar la existencia de SpitFire.

 

Se ha estudiado también cómo se va a difundir el uso de la plataforma entre las distintas administraciones intervinientes, así como al público en general.

 

Aportaciones desde Soria al foro de SpitFire

 

El jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente, José Antonio Lucas, participó en este foro de trabajo con dos presentaciones: una sobre las aplicaciones METEOLÓGICA (manejo de la información y predicción de las variables atmosféricas) y SIPRO (simulador de la evolución de un incendio forestal hasta en las nueve horas siguientes al comienzo del mismo) y otra, en la que expuso el concepto de índice de riesgo de incendios forestales y cómo se calcula en Castilla y León de acuerdo al INFOCAL (Plan de Emergencias ante Incendios Forestales en Castilla y León).

 

En esta segunda ponencia, José Antonio Lucas explicó el uso de las estaciones meteorológicas que existen en Soria, dentro del sistema de detección automática de cámaras térmicas, y cómo se tomó la decisión sobre la instalación de las últimas seis cámaras incorporadas al dispositivo de prevención y extinción de incendios forestales, basándose en la evaluación de índice de riesgo en la provincia.

 

Conclusiones de la reunión

 

Como resultado del foro mantenido en Lisboa, se ha considerado necesario configurar una plataforma sencilla y operativa, de fácil manejo, e incorporar medidas de formación o educación para que esta herramienta tenga aceptación por parte de todos los profesionales forestales intervinientes en un incendio, que estos entiendan que es fiable y su uso operativo.

 

Por otra parte, en la creación de la plataforma es indispensable poner de acuerdo a muchas administraciones, tanto nacionales (ministerios, departamentos de Protección Civil, etc.), como regionales (consejerías responsables en materia de medio ambiente, cuerpos forestales competentes, Protección Civil de las comunidades autónomas, etc.) y locales (diputaciones provinciales, ayuntamientos, bomberos profesionales, etc.). Las cuatro comunidades españolas que limitan con Portugal, con las cuales se debe trabajar para crear la plataforma SpitFire, son Galicia, Castilla y León, Extremadura y Andalucía.

 

Asimismo, se ha considerado muy importante detectar posibles situaciones explosivas en un incendio forestal (como fenómenos convectivos, por ejemplo), que permitan avisar a los técnicos de esa posible situación por cuestiones de seguridad de las personas.

 

Los socios de este proyecto europeo trabajaran para incluir en SpitFire la predicción meteorológica a lo largo de un incendio a 72 horas (cada tres horas), ampliando así las 36 horas actuales, pudiéndose consultar las situaciones históricas (cuando se declaró el incendio, etc.), así como la predicción de las variables a nueve días, sobre la base de la información existente.