Ciencia Europa , Europa, Sábado, 07 de julio de 2018 a las 15:18

Firefly Aerospace de Max Polyakov: el inicio de una nueva era espacial

DICYT

Firefly Aerospace relaunched by Max Polyakov in 2017 

La industria espacial ha experimentado muchos cambios en la última década. Estos cambios incluyen el desarrollo de nuevas tecnologías y materiales, y también un nuevo enfoque de la exploración especial. Se trata de un enfoque económicamente más eficiente que ha abierto el camino a nuevos actores. FireFly Aerospace, una compañía fundada por Max Polyakov, está destinada a ser una de ellos.

 

A partir de 2017, Firefly Space Systems tuvo problemas, como servicios no rentables y grandes pérdidas. Pese a esas dificultades y al escepticismo de otros actores de la industria de los lanzamientos espaciales orbitales, Max Polyakov (Maxim Polyakov) compró la compañía para convertirla en uno de los líderes de la industria espacial. Hoy, la renovada Firefly es más moderna y más eficiente que antes, y está haciendo avances significativos en desarrollo.


Los planes a largo plazo de la compañía incluyen el desarrollo y lanzamiento de dos cohetes: el Alpha y el Beta. Según Max Polyakov, Alpha es un vehículo que usa tanto queroseno como oxígeno líquido. Está diseñado para transportar hasta 630 kilos a una órbita heliosincrónica a una altitud de 500 kilómetros. El rendimiento del cohete es muy superior al de otros vehículos similares que solo pueden transportar unos cientos de kilogramos. Su lanzamiento está programado para finales de 2019.


El Alpha compite con el Vehículo de Lanzamiento de Satélites Polares indio, otro proveedor de lanzamientos para satélites pequeños. No obstante, el Alpha de Firefly se está revelando como una opción más práctica.
Max Polyakov (Maxim Polyakov) ha dicho también que Firefly está trabajando en el desarrollo de otro vehículo llamado Beta, similar al Alpha pero con dos núcleos de propulsión adicionales. Se espera que este vehículo pueda transportar hasta 4000 kilos a órbitas terrestres bajas. No obstante, la fecha del lanzamiento del primer Beta aún no se ha anunciado pues la compañía aún está en desarrollo.

 

Uno de los componentes clave del éxito de Firefly Aerospace de Max Polyakov es su personal altamente cualificado. Tras la compra de Firefly Space Systems, Tom Markusic, que ya dirigía la compañía antes de su reorganización, ocupó el puesto de CEO de Firefly Aerospace. La mayoría de los integrantes de la plantilla de Firefly Space Systems, un equipo de diseñadores, ingenieros y científicos de clase mundial, se unieron también a la nueva compañía. Han desarrollado su propia tecnología de cohetes usada en procesos de diseño y de producción en serie.

 

Tras casi dos años de actividad, Firefly Aerospace de Max Polyakov ha conseguido éxitos importantes. El primer logro fue probar su nuevo motor, llamado Firefly Lightning. El segundo fue terminar su lanzadera espacial, Firefly Alpha. Otro gran logro de Firefly es la publicación de la Guía del usuario de carga útil que puede ayudar a los clientes potenciales a planear sus primeras misiones. El ritmo con el que la compañía ha comenzado su actividad ha atraído el interés de toda la industria de lanzamientos orbitales.

 

El mercado de los vehículos de lanzamiento pequeños

 

Firefly Aeroespacial de Max Polyakov y pequeños vehículos de lanzamiento

Debido a que el Gobierno ha sido uno de los actores principales en la industria espacial durante mucho tiempo, el sector ha tenido relativamente poca innovación. Pero cuando el sector privado consiguió entrar en ese mercado y en la competición, se desarrollaron numerosas soluciones innovadoras, como la rápida capacidad para desarrollar prototipos, la impresión 3D, la creación de modelos computerizados y la miniaturización de los satélites. Por ello, el año pasado el número de lanzamientos de cohetes en todo el mundo fue mayor que en años anteriores.

 

El tamaño de los satélites y de los vehículos de lanzamiento ha cambiado considerablemente desde comienzos de los años ochenta. Y, en una época en la que los satélites habían reducido sus dimensiones, los vehículos de lanzamiento eran aún más grandes. Fue el comienzo de la tendencia a la miniaturización. Sin embargo, muchas compañías, por ejemplo, AdeBlue Origin y SpaceX, siguen trabajando en el desarrollo de vehículos grandes. Aun siendo reutilizables, el coste de lanzamiento para el usuario final dependía de muchos factores, como la cantidad de pedidos, la altitud, etc. A Max Polyakov le preocupaba que esto provocase que los satélites pequeños de futuros clientes se quedasen en tierra.
Los pequeños satélites son muy importantes para la industria espacial. Las constelaciones de pequeños satélites ofrecen la oportunidad de sustituir a los sistemas de mayor tamaño, construidos a medida y ofrecen la posibilidad de actualizaciones tecnológicas regulares. Por ello, Max Polyakov se ha centrado en la puesta en órbita de satélites pequeños con su Firefly Aerospace. Compañías de todo el mundo han logrado excelentes resultados y avances en el desarrollo de tecnología de cohetes espaciales, incluyendo satélites pequeños. Por ejemplo, la India, Rusia, y China han desarrollado satélites pequeños que pueden transportar cargas útiles de casi 1000 kg. Pero el coste de estas opciones ronda los 30.000 - 40.000 dólares por kilogramo. Firefly Aerospace de Max Polyakov quiere ofrecer lanzamientos de satélites pequeños a órbitas bajas (LEO) por solo 10.000 dólares el kilogramo. Es un auténtico desafío para el actual mercado de satélites pequeños.

 

Pese a ser una compañía de alta tecnología, Firefly funciona de un modo increíblemente ágil y eficiente. Max Polyakov (Maxym Polyakov) aseguró que esta empresa emergente podrá mantenerse en el mercado con tan solo 4 lanzamientos al año. Con una capacidad varias veces superior y varios lanzamientos reservados, no parece que vayan a tener problemas financieros tras el despegue.
Cuando el Firefly Alpha esté listo para su lanzamiento, la compañía de Max Polyakov va a aumentar la producción para ofrecer dos lanzamientos al mes, con potencial para seguir creciendo. Firefly ya ha firmado contractos con la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA) y con el Gobierno de los Estados Unidos. Pese a que no es un requisito para los lanzamientos orbitales, el próximo contrato será con la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

 

Según Max Polyakov, Firefly Aerospace no quiere ser un contratista del gobierno y su principal objetivo es apoyar lanzamientos privados. Es bien sabido que los gastos relacionados con los contratos con la Fuerza Aérea de los Estados Unidos son superiores a los de las misiones espaciales básicas. Además, el principal valor para los clientes es que se lleve a cabo el servicio de lanzamiento y que su misión espacial tenga éxito. Esto quiere decir que los gigantes de la industria espacial como Boeing y Lockheed Martin suelen arrebatarles esos contratos a las compañías emergentes.

 

Max Polyakov también cree que tras completar los primeros pedidos, Firefly atraerá nuevos clientes. Pero, Firefly no solo espera poder llevar a cabo los lanzamientos previstos sino también aumentar su potencial clientela. Teniendo en cuenta la complejidad del sector de la ingeniería aeroespacial, podría resultar hasta abrumador decidir la plataforma desde la que lanzar su satélite al espacio. Para ayudar a los nuevos clientes, Max Polyakov, alma máter del proyecto, confirmó que los usuarios ya tienen a su disposición la guía de carga útil del Firefly Alpha.

 

Dicha Guía contiene toda la información que necesitan los clientes sobre posibilidades, operación y especificaciones de todas las cargas útiles posibles del Firefly Alpha. Debido a la gran expectación suscitada tanto por los CubeSats low cost, como por los mini satélites, se espera que Firefly Alpha se convierta en el mejor medio de transporte para llevar al espacio innovadoras herramientas a coste accesible.
El Director Ejecutivo de Firefly, Tom Markusic, explicaba en una entrevista reciente que, tras estudiar lo que la demanda actual quiere situar en el espacio, los satélites de grandes dimensiones estilo Battlestar Galatica están perdiendo protagonismo.

 

Las nuevas instalaciones

 

Motor de cohete Firefly Aeroespacial de Max Polyakov, llamado "Lightning"

 

Firefly Aerospace ya ha llevado a cabo una demostración en vivo de su motor para cohetes, llamado “Lightning”. Tuvo lugar en su centro de pruebas en Briggs, Texas, el cual se ha convertido durante unos meses en un segundo hogar para los miembros del equipo. Los empleados de Firefly de Max Polyakov tuvieron un apretado calendario debido al programa de pruebas de quemado en las instalaciones de Briggs. El centro de pruebas de Briggs incluye instalaciones para fabricación, diseño, y pruebas horizontales y verticales que pueden alcanzar una fuerza propulsora de 450.000 libras. El Firefly Lightning ofrecerá una décima parte de la fuerza propulsora de los motores Reaver. Por ello, el Firefly de Max Polyakov va a usarlos en la primera fase del Firefly Alpha.

Además, Firefly Aerospace tiene un centro de control, talleres, oficinas y edificios de producción rodeados por campos de cultivo en Cedar Park, Texas. La compañía planea también construir una planta de montaje para el vehículo de lanzamiento a escala real en los próximos años.
A principios del mayo de 2018 la compañía anunció que los vehículos espaciales de Firefly Aerospace usarían la torre de lanzamiento Delta 2 de Vandenberg.

 

Esto quiere decir que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos ha aprobado que Firefly Aerospace, fundada por Max Polyakov (Maxym Polyakov), sea la próxima solución principal en la Base Vandenberg de la Fuerza Aérea en California.
El complejo de lanzamiento espacial 2-Oeste (SLC-2W) que ha sido operado con éxito en las últimas décadas, está ahora ocupado por el vehículo Delta 2 de la Alianza de Lanzamiento Unido. Sin embargo, el cohete será lazando por última vez en septiembre, transportando un satélite para estudios terrestres.

 

El director de las operaciones de lanzamiento, Brad Obrocto, anunció recientemente que la compañía espera mantener la infraestructura actual, pues los nuevos lanzamientos requerirán modificaciones mínimas. Brad Obrocto y Max Polyakov (Maxim Polyakov), fundador de Firefly, están trabajando en la adaptación de sus sistemas para llevar a cabo lanzamientos desde el SLC-2W. No obstante, se prevé que la instalación del pedestal de lanzamiento de vehículos y la adaptación mínima de las interfaces del instrumental sean los únicos cambios importantes.

 

También destacó que transformar una instalación de lanzamiento gubernamental para uso comercial es más fácil que desarrollar una plataforma de lanzamiento totalmente nueva. Pese a ello, Brad Obrocto prefirió no revelar el coste total de la renovación.
Esto no implica que la compañía haya dejado de buscar otro centro de lanzamiento adicional al SLC-2W. Max Polyakov ha compartido hace poco sus planes para elegir dos posibles ubicaciones para lanzamientos que incluyen emplazamientos en Virginia y Georgia en la Costa Oeste. Firefly tomará la decisión final en breve.

 

Firefly en todo el mundo

 

Max Polyakov en Firefly R & D Center apertura

 

Firefly Aerospace, la compañía de reciente creación fundada por Max Polyakov, no ha limitado sus fronteras a los Estados Unidos. En mayo de 2018, la compañía inauguró un centro de I+D en Dnipró, Ucrania. Se trata del primer centro de ese tipo en el mundo, no solo en Ucrania. Según Max Polyakov (Maxym Polyakov), en las oficinas de la compañía trabajan aproximadamente 300 personas, la mitad de los cuales son ucranianas.

 

El interés por la compañía de los residentes y del gobierno de Ucrania ha aumentado. El presidente Petro Poroshenko visitó las instalaciones, en las que se reunió con Max Polyakov, el fundador de Firefly. La reunión se celebró en el centro de investigación y desarrollo.
Max Polyakov, el fundador de Firefly, mencionó que el objetivo prioritario del trabajo llevado a cabo en el centro de Dnipró es la investigación y desarrollo experimental de elementos y unidades para uno de los cohetes, el Alpha. Por ejemplo, algunas de las partes del cohete se fabricarán en la impresora 3D más grande de Ucrania, ubicada en el centro de I+D. La impresora ya ha demostrado su valía. Se utilizó para imprimir partes del sistema ArtOS - un sistema de control de disparo automatizado para artillería suministrado al ejército ucraniano.

 

Durante la reunión, Max Polyakov (Maxym Polyakov) confirmó una vez más que los vehículos ligeros son de los más demandados. Por ello, planea ofrecer el mayor número de opciones posibles: la posibilidad de reservar un lanzamiento por adelantado, comprar un compartimento completo o combinar varios pedidos. Esta flexibilidad es la principal diferencia que distingue a Firefly de sus competidores.

Durante la visita, el presidente Poroshenko habló con los gerentes y los ingenieros de la compañía, y destacó que dicho centro era uno de los más modernos, tecnológicamente hablando, de Ucrania.
No hay duda de que FireFly Aerospace es un miembro importante del nicho de los lanzamientos pequeños. Es muy probable que la visión de Max Polyakov para enviar cargamentos al espacio inspirará a otras compañías privadas y una nueva era espacial estará un poco más cerca.