Ciencia Rep. Dominicana , República Dominicana, Viernes, 17 de diciembre de 2010 a las 18:19

Futuros ingenieros pasan la prueba de la mesa sísmica

Seis estudiantes, asesorados por los profesores Eric Hernández y José Manuel Díaz, construyeron maquetas de edificios comerciales que resistieron sismos reales simulados por la mesa Quanser II

INTEC/DICYT Construcciones (CCTC) del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) realizó el simulacro en tiempo real de tres terremotos (El Centro Magnitud 7.1, Northridge Magnitud 6.7 y Kobe Magnitud 7.2) para comprobar sus efectos en dos edificios comerciales modelo, construidos con la estructura básica similar a los que se construyen en el país, reducida a escala 1 a 72. Los estudiantes sobresalientes Crismerly Abreu Cepeda, Francisco Solano Hernández, Mayreni E. Rosario Zorrilla, Julio Oscar Martínez Castro, Roberto Antonio Barreras Jiménez y Gabriel Rancier Castillo, construyeron los dos edificios con madera balsa y “silicola” (silicón y cola), según las reglas de la Competencia de Pregrado de Diseño Sísmico, que se realiza cada año en Estados Unidos y es organizada por el Earthquake Engineering Research Institute (EERI).


La iniciativa fue parte de un proyecto especial luego de aprobar la materia “Teoría Estructural”, impartida por Eric Hernández, doctor en Ingeniería Estructural y especialista en Estructrónica (una rama interdisciplinaria de la ingeniería que integra la ingeniería estructural y la electrónica).


“Ambas estructuras resistieron todos los sismos, una aceleración de más de 1.5G (1.5 veces la gravedad), lo cual es muy fuerte si se tiene en cuenta que cuando un objeto cae en caída libre, la aceleración es de 1G”, explicó Hernández, asesor del proyecto y director del CCTC.
 

El primer edificio, con “piso suave”, como muchos edificios comerciales y residenciales dominicanos (que en el primer nivel albergan sólo parqueos y la entrada), “falló en la fundación cuando al final fue sometido a una excitación armónica de frecuencia y amplitud de onda elegida para lograr resonancia, mucho más fuerte y por más tiempo que los sismos anteriores”, explicó Díaz. Este último sismo duró más que el de Kobe,
El segundo edificio, reforzado con arriostramientos, “falló donde tenía que fallar una estructura de ingeniería bien diseñada para resistir sismos”, en una viga, no en una columna, explicó Hernández.


Estudiantes, en su mayoría de Ingeniería Civil llenaron el Auditorio García de la Concha durante unas dos horas, introducidas por el profesor José Manuel Díaz (M.Sc.), ingeniero especialista en estructuras, quien explicó el riesgo sísmico de República Dominicana y las recomendaciones para disminuir la vulnerabilidad sísmica de una estructura.


El objetivo de la simulación era determinar qué tanto pudieran haber resistido las construcciones ante sismos similares a los ocurridos en el pasado y qué tanto resistirían los mismos edificios reforzados con riostras.


El decano de Ingeniería, Carlos Cordero, invitó a los estudiantes a motivarse a reproducir la iniciativa en un concurso para Intecnología 2011, la feria de proyectos de tecnología de la universidad.


La mesa vibratoria Quanser II de INTEC, valorada en más de US$25,000, es el único equipo de este tipo disponible en las universidades de la región del Caribe. Permite reproducir en intensidad y movimiento sismos reales, cuyos datos fueron documentados por las redes internacionales de monitoreo de sismos. En esta ocasión se reprodujeron terremotos ocurridos en Estados Unidos (California) y Japón.


La universidad utiliza el equipo para cursos y diplomados en Ingeniería Sísmica, para la enseñanza de en nivel de postgrado y proyectos especiales de grado.