Ciencia Colombia , Caldas, Lunes, 15 de septiembre de 2014 a las 10:05

Hallan alta diversidad genética en la mandarina

El trabajo contribuye a su mantenimiento y conservación

UN/DICYT Un estudio de la Universidad Nacional (UN) de Colombia Sede Palmira y Corpoica evidenció que se conserva una variación genética importante de esta especie, que permite su mantenimiento y conservación. Pese a ser una fruta de gran consumo en diferentes latitudes, no se conoce la contribución precisa del genoma de sus especies ancestrales, lo que se ha convertido en motivo de estudio para diferentes grupos de investigación a nivel mundial que intentan clasificar molecularmente los cítricos.

 

En la U.N., Mauricio Fernando Martínez de la Maestría en Ciencias Biológica de la Sede Palmira, se dio a la tarea de evaluar la diversidad genética de 111 genotipos de mandarinas Citrus spp. del banco de germoplasma de cítricos y de las colecciones de trabajo de Corpoica en Palmira, Santander y Villavicencio, a través de ocho marcadores moleculares RAMs y 14 marcadores microsatélites.

 

El profesor Jaime Eduardo Muñoz, director del Grupo de Investigación en Diversidad Biológica y líder del proyecto, explica que para todos los genotipos se amplificaron seis fragmentos del ADN de la fruta (cebadores RAMs) que generaron 95 fracciones totales con pesos moleculares entre 200 y 1.500.

 

A partir de las muestras, el investigador generó una colección de ADN del banco de germoplasma y de las colecciones de trabajos de tres centros de investigación. Dicha compilación estaba conformada por 99 muestras de mandarinos, cinco de tangelo, cuatro de naranjas, una de toronja y dos de limas ácidas, almacenadas a 50°C para futuros trabajos de investigación.

 

“Se encontró una diversidad genética alta con marcadores microsatélites para los materiales evaluados del Citrus spp. y de las mandarinas cultivadas Citrus reticulata. Esto indica que a pesar de que provienen del banco de germoplasma y de colecciones de trabajo se conserva una variación genética importante para el mantenimiento de la especie”, afirma el profesor Muñoz.

 

Estos resultados contribuyen al conocimiento de la variabilidad genética de las mandarinas conservadas y cultivadas en Colombia y sirve para determinar si existen o no duplicados de materiales en el banco estudiado.

 

Según la FAO, la producción mundial de cítricos supera los 122 millones de toneladas, siendo superior a la de plátano, uva y manzana. Dentro de esta producción, las mandarinas tienen una importante posición ya que representan cerca del 20 % del total. Colombia ocupa el puesto número 21 como país productor, con una producción de 0,85 millones de toneladas extraídas de 62.000 hectáreas.