Ciencia Argentina , Buenos Aires, Lunes, 28 de marzo de 2016 a las 12:27

Hallan restos fósiles del perezoso prehistórico más grande del mundo

El Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar dio a conocer el hallazgo y recuperación de un enorme fémur de un perezoso gigante ya extinto, el mamífero prehistórico terrestre más grande que habito en América del Sur

Museo Municipal Punta Hermengo/DICYT El entorno de las localidades de Mar del Sud y Centinela del Mar (cerca de Miramar) es rico en fósiles del Cuaternario, especialmente mamíferos de gran tamaño que habitaron estas llanuras hace unos 500.000 años.


Recientemente y gracias al aviso de un vecino marplatense, Daniel Tassara, que realizaba un paseo, el personal y voluntarios del Museo Municipal “Punta Hermengo” de la ciudad de Miramar, pudieron recuperar un inmenso fémur de 90 centímetros de largo por 35 de ancho, además de un fragmento de cráneo, correspondientes a un Megaterio (Megatherium americanum), el más grande de los antiguos perezosos y posiblemente el más grande de los mamíferos que habitó América del Sur.


Los perezosos gigantes eran originarios de este continente y se diversificaron en diversos ambientes, alcanzando en algunos casos tamaños gigantescos como en el caso del Megaterio que pesaría de 3 a 4 toneladas y alcanzaba los 6 metros de largo. Otra particularidad es que se pudo comprobar que estos animales se podían desplazar en dos patas, tal como lo demuestran las huellas halladas.


También tenían grandes garras, que se cree usaba para desgajar las ramas de los árboles de esos tiempos como los Talas o Algarrobos, para así poder comer de sus hojas. Esto último se puede suponer debido a la forma de su paladar, que es estrecho y sugiere que era muy selecto para elegir su alimento, compuesto de frutos y hojas de los árboles, aunque no se descarta que se alimentara de vegetales más duros como los pastos.


Se extinguieron a principios del Holoceno, hace unos 10.000 a 8.000 años, posiblemente por cambios en su hábitat, aunque los científicos postulan también, que los primeros seres humanos en la región los cazaban regularmente, acelerando su extinción.


La tarea fue realizada por Daniel Boh, Director del citado Museo, el técnico Mariano Magnussen Saffer y por los voluntarios Francisco De Cianni y Francisco Elguero Suárez. Durante el trabajo de campo también se pudo ubicar otros fósiles que serán desenterrados en otra oportunidad y que demuestran la riqueza natural de nuestro distrito.


El Museo de Miramar había presentado hace algo más de un año el cráneo de otro individuo de Megaterio, hallado en las inmediaciones del Bosque del Vivero Dunicola Florentino Ameghino, restos aislados de otros ejemplares y parte del cráneo y mandíbulas de un ejemplar juvenil de esta especie, lo que convierte a esta región como una de las principales en el mundo en restos fósiles del Cuaternario (Últimos 2,5 millones de años).


El enorme fósil recuperado ya se encuentra en la sala de paleontología del museo miramarense y será catalogado a fin de ponerlo a disposición de cualquier científico que desee estudiarlo.


¿Qué más sabemos del Megaterio?


El Megaterio (Megatherium) pertenece al orden "Pilosa", y en la actualidad se encuentran representados por mamíferos pequeños y medianos, como osos hormigueros y perezosos de tres dedos, que pasan la mayor parte de su tiempo colgados en los árboles, moviéndose en forma muy lenta, debido a su bajo metabolismo, pero en el Pleistoceno habitaron en nuestro territorio formas gigantescas.


Megatherium fue descripto por primera vez por el naturalista francés Georges Cuvier en 1796, quien se baso para tal descripción en un esqueleto completo descubierto en 1789 en las barrancas del Rió Lujan (Prov. Buenos Aires). Su nombre significa "bestia grande" y sin dudas fue el animal terrestre más grande que habito en la región pampeana, donde se han rescatado sus principales restos. El género Megatherium constituye, al igual que Glyptodon, uno de los elementos más conspicuos de la megafauna pleistocena. Su dentición está constituida por molariformes en forma de columna prismática cuadrangular. Tradicionalmente, se lo ha asociado a una dieta herbívora, aunque se propuso una dieta mixta, carroñera o incluso carnívora.


Desde el punto de vista geográfico, su extensión parece estar limitada a la parte austral de América del Sur, es decir, Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile, Perú y Bolivia; hacia el norte y el este, Megatherium es reemplazado por Eremotherium, un género similar, pero con algunos caracteres más primitivos y adaptado a temperaturas posiblemente más elevadas.


Superaba los 4,5 metros de altura cuando se paraba sobre sus patas traseras y con su larga y robusta cola formando una especie de "trípode" permitiéndole llegar de esta forma a las hojas de los árboles y tener un mejor panorama de todo su alrededor. El peso estimado de esta especie es de 5 toneladas, algo así como dos elefantes. Su cuerpo estaba recubierto por un fuerte pelambre. Sus patas delanteras eran largas y fuertes, acompañadas por cuatro garras, lo que le permitía acceder de mejor manera a los vegetales que formaban parte de su dieta. En la localidad de Pehun-co, Provincia de Buenos Aires, se hallo un yacimiento paleoicnologico con huellas dejadas por este enorme animal hace unos 11 mil años, junto a otras pertenecientes a especies desaparecidas y vivientes Megatherium coexistió con los antiguos habitantes humanos en la Provincia de Buenos Aires hace 8500 años antes del presente.