Ciencia Honduras , Honduras, Jueves, 07 de septiembre de 2017 a las 13:18

Identificados los microorganismos que dañaron un pergamino del siglo XIII

El trabajo de una investigadora hondureña permite estudiar un importante documento del Archivo Secreto Vaticano y puede ser importante para conservar y restaurar otros

José Pichel Andrés/DICYT Una investigación publicada hoy en la revista Scientific Reports revela los microorganismos responsables de las manchas púrpura de un valioso pergamino del siglo XIII procedente del Archivo Secreto Vaticano. Este trabajo, realizado por la investigadora hondureña Astrid Yazmine Mejia junto al equipo de la Universidad de Roma Tor Vergata liderado por Luciana Migliore, puede ser importante para las labores de conservación y restauración de otros documentos.

 

Es habitual que los pergaminos antiguos sean atacados por microbios, que forman manchas y dañan la capa superficial de los documentos, lo cual afecta a su legibilidad. “El tipo de daño que sufría este documento es el mismo que el de la gran mayoría de los pergaminos antiguos”, explica a DiCYT Luciana Migliore.

 

Los pergaminos están hechos de piel animal y “son colonizados por los microorganismos debido a su estructura hecha de colágeno”. Sin embargo, hasta ahora no se sabe mucho sobre los agentes que causan el problema y cómo llegan a colonizar estos valiosos documentos. En este caso, el pergamino A.A. Arm. I-XVIII 3328 “sufrió daños por el desprendimiento y la pérdida de pedazos por su parte escrita”, señala la investigadora.

 

Los expertos eligieron este documento del año 1244 porque es muy especial. Mide cinco metros y cuenta la vida de un joven soldado llamado Laurentius Loricatus que cuando apenas tenía 16 años mató a un hombre por accidente. Para expiar su culpa, se retiró a una cueva cerca de Subiaco, en Italia, y allí se flageló durante los siguientes 34 años. La historia narra las investigaciones para su posible canonización.

 

Los científicos creen que los daños que sufre el pergamino probablemente se produjeron antes de que se trasladara al Archivo Vaticano a finales del siglo XVIII, donde ahora se mantiene en un ambiente controlado. De hecho, pertenece al fondo más antiguo de los Archivos, llamado Archivum Arcis, que estaba en el Castillo de Sant'Angelo, en el centro de Roma, antes de dicho traslado.

 

Nuevas perspectivas de conservación y restauración

 

El estudio, que ha utilizado nuevos métodos para evaluar el daño en el colágeno, ha permitido determinar la presencia de gammaproteobacterias en las manchas. Los autores creen que estos microbios reemplazaron a las halobacterias responsables de las rodopsinas, las proteínas que producen las manchas púrpura. Así quedaría definida la sucesión microbiana que ha dañado este y otros documentos. “Esperamos que el modelo de colonización microbiana que hemos definido abra nuevas perspectivas a la conservación y restauración de pergaminos antiguos”, afirma Luciana Migliore.

 

Este trabajo de investigación formó parte del doctorado de Astrid Yazmine Mejia, que realizó los análisis bioinformáticos de los datos metagenómicos. Más tarde regresó a Honduras, donde trabaja en la sede del Banco Interamericano de Desarrollo en Tegucigalpa en proyectos de conservación ambiental de los manglares. En concreto, analiza las comunidades microbianas asociadas a las algas marinas como una herramienta para monitorear las praderas marinas.

 

Referencia bibliográfica 

 

Purple spot damage dynamics investigated by an integrated approach on a 1244 A.D. parchment roll from the Secret Vatican Archive. Luciana Migliore, Maria Cristina Thaller, Giulia Vendittozzi, Astrid Yazmine Mejia, Fulvio Mercuri, Silvia Orlanducci & Alessandro Rubechini. Scientific Reports, 2017. DOI: 10.1038/s41598-017-05398-7