Ciencia Argentina , Argentina, Viernes, 12 de septiembre de 2014 a las 15:20

Identifican los genes responsables del comportamiento agresivo en cáncer de próstata

Los científicos lograron ese resultado a partir del análisis de 185 tumores humanos y 384 de ratón. El trabajo, publicado en la destacada revista 'Cancer Cell', sienta bases para mejorar el diagnóstico y tratamiento de esa enfermedad

AGENCIA CYTA-INSTITUTO LELOIR/DICYT Un equipo de científicos de Estados Unidos, del que también participa un argentino, identificó dos genes, responsables de inducir las formas más letales del cáncer de próstata, el segundo más frecuente en hombres después del cáncer de pulmón. El hallazgo podría conducir a mejores métodos de diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

 

Ambos genes, llamados FOXM1 y CENPF, “están a la cabeza del proceso que regula el comportamiento agresivo del cáncer de próstata”, explicó a la Agencia CyTA uno de los autores del estudio, Mariano Álvarez, egresado de la Universidad Nacional de Luján y doctor de la UBA, quien pertenece al Departamento de Biología de Sistemas de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

 

Para lograr estos resultados, Álvarez y otros colegas de esa casa de estudios midieron la actividad de 20.000 genes en 185 pacientes con cáncer de próstata, así como también en 384 tumores experimentales de próstata desarrollados en ratones. “Con esa información construimos un modelo computacional de los procesos que regulan la fisiología de las células tumorales”, explicó Álvarez, quien también trabajó en el Instituto Leloir.

 

Mediante esa nueva forma de análisis, los autores del estudio observaron que los dos genes actúan en forma sinérgica en la regulación del comportamiento agresivo del cáncer de próstata. “Esto significa que sólo la inhibición conjunta de ambos genes, pero no la inhibición individual, es capaz de suprimir el crecimiento de los tumores en modelos genéticos de cáncer de próstata en ratones”, dijo Álvarez.

 

Por otro lado, según el investigador, la presencia de los genes FOXM1 y CENPF tiene un elevado valor pronóstico, “significativamente superior al índice de Gleason, que es el método que se utiliza hoy en la clínica.”

 

Por la relevancia del estudio, el trabajo fue publicado en la destacada revista Cancer Cell. El grupo multidisciplinario integrado por Álvarez fue liderado por los doctores Cory Abate-Shen y Andrea Califano, de los Departamento de Urología y Biología de Sistemas, respectivamente, de Columbia.