Ciencia España , León, Jueves, 05 de julio de 2018 a las 15:07

INBIOTEC investiga nuevos recubrimientos para preservar la madera dentro de un proyecto europeo

‘ProWood’, presentado hoy en el Castillo de Cornatel, tiene un presupuesto de 1’58 millones de euros y cuenta con la participación de cinco países

ULE/DICYT El castillo de Cornatel ha acogido hoy el acto de presentación oficial del proyecto europeo ‘ProWood’ (Protection of Wood), en un acto que ha contado con la presencia de Carlos Barreiro, director científico del Instituto de Biotecnología (INBIOTEC) de la Universidad de León (ULE), que ha estado acompañado por Víctor Luis González Sánchez, alcalde pedáneo de Villaveja, y José Manuel Blanco, alcalde de Priaranza del Bierzo.


Se trata de un proyecto con una duración de tres años, que tiene el objetivo de generar recubrimientos (barnices o pinturas) innovadores, económicamente viables y ecológicamente factibles para evitar la degradación de la madera. Para ello se trabaja para obtener ‘sol-gel’, ‘aceites vegetales funcionalizados’ y/o ‘compuestos alquídicos’, que por vez primera llevarán en su composición microorganismos, compuestos biológicos o enzimas que antagonicen la degradación de la madera.


Uno de los aspectos de mayor importancia es la caracterización de los microorganismos implicados en la degradación de la madera, y también la de sus antagonistas. Para ello, la principal toma de muestras se ha realizado en Villavieja (Priaranza del Bierzo), en dónde se han recogido muestras de madera en descomposición de más de 60 especies vegetales, así como madera proveniente de edificaciones.


Las muestras se han procesado y analizado durante un año en INBIOTEC (para obtener microorganismos cultivables) y en SINTEF (Noruega) para identificar, mediante metagenómica, todos los microorganismos presentes. El proceso ha permitido seleccionar más de una docena de posibles microorganismos antagonistas, que se están integrando en los recubrimientos desarrollados por el resto de socios de consorcio para las primeras pruebas experimentales.


Cinco países europeos


ProWood es un proyecto coordinado desde INBIOTEC que tiene un presupuesto de 1’58 millones de euros, de los cuales 195.000 corresponden al propio instituto, lo que ha permitido generar dos puestos de trabajo directos a tiempo completo.


El consorcio de ProWood está compuesto por cinco socios de diferentes países europeos: tres centros tecnológicos -INBIOTEC (España), SINTEF (Noruega) y PPIMC (Rumanía)-, una universidad -Universidad Técnica de Freiberg (Alemania)-, y una empresa especialista en pinturas -DYO (Turquía)-.


Actualmente, la investigación relacionada con la degradación de la madera se centra principalmente en dos procedimientos, acelerar esa degradación, o bien encontrar mecanismos que eviten ese proceso.
En el primero de los casos (biorefinería), se acelera la degradación para valorizar productos de origen vegetal. En el segundo, se previene, lo que utiliza en muchos casos productos tóxicos.

 

La importancia de este proyecto radica en que las compañías relacionadas con la madera (gestión de bosques, procesamiento, fabricación de muebles, papeleras, etc.) dieron empleo dentro de la Unión Europea a 3,3 millones de personas en el año 2014, de acuerdo con datos de Eurostat, lo que pone de manifiesto la gran relevancia del sector.