Ciencia Paraguay , Alto Paraná, Miércoles, 15 de mayo de 2013 a las 12:33

Inédito proyecto de salud comunitaria en una pequeña localidad rural del Paraguay

Se busca reducir los factores de riesgo de más de 25 enfermedades no transmisibles

FUNDADEPS/DICYT Una pequeña comunidad rural del Paraguay, cuyos habitantes en su mayoría son descendientes de los guaraníes, pueblo originario de la región, decidieron poner en marcha un ambicioso e inédito proyecto de salud comunitaria que, si arroja los resultados previstos, podrá reducir sustantivamente los principales factores de riesgo de más de 25 enfermedades no trasmisibles. Entre esas patologías figuran los infartos, los accidentes cerebro-vasculares, la diabetes, la hipercolesterolemia (colesterol en sangre elevado), el tabaquismo, la hipertensión arterial, la obesidad, el sedentarismo, el stress y nada menos que alrededor de 16 tipos de cánceres relacionados con la alimentación y el estilo de vida.

 

Pero además y fundamentalmente, el programa se podrá convertir en un disparador y multiplicador para que proyectos de promoción de la salud similares puedan ser implementados en otras regiones de Latinoamérica, donde esas enfermedades hacen verdaderos estragos en la población, al constituir por lejos la principal causa de muerte, con el agravante de que cada vez aparecen a edades más tempranas.

 

Minga Guazú es una localidad emplazada a pocos kilómetros de Ciudad del Este en el límite con Brasil y la Argentina en el departamento de Alto Paraná. El proyecto denominado Demominga o Área de Demostración en Minga Guazú, se lleva adelante en esta instancia con alrededor de mil pobladores de entre 18 y 60 años, incluyendo padres e hijos, asentados en la Fracción Norma Luisa de Minga Guazú. Allí, ya están terminando la construcción de lo que en poco tiempo más será la sede y lugar de encuentro de toda la comunidad, donde no solo contarán con asistencia médica, sino que será el núcleo de desarrollo del Programa de Promoción Social que apunta al mejoramiento permanente de la calidad de vida de la población y de su nivel de salud.

 

Las explicaciones de los alcances y beneficios del plan se difunden y discuten en castellano y en guaraní, la única lengua precolombina de uso corriente en todo el continente americano.

 

 

Implicar a la sociedad

 

La idea es atender en forma integral a la salud y así poder minimizar la enfermedad. Las enfermedades las curan los médicos, pero mantener la salud es una cuestión que incumbe a toda la sociedad.

Por iniciativa del doctor César Radice, un reconocido médico de familia y pediatra que atiende a esa población desde hace muchos años y de un grupo de vecinos, se solicitó la colaboración de varias entidades, en especial de la Universidad Nacional del Este, donde Radice es también docente. Justamente la Facultad de Ciencias de la Salud de esa casa de altos estudios, a través de su área de Extensión Universitaria está cumpliendo un papel clave en el programa. Además la facultad tiene su sede en Minga Guazú, muy cerca del barrio Norma Luisa.

 

Asimismo se invitó a intervenir en el desarrollo a la Organización Panamericana de la Salud -OPS- , al Ministerio de Salud de la Nación, al Instituto Nacional de Alimentación y Nutrición - INAN-, y al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología -Conacyt-. También participarán sociedades científicas, académicas, Organizaciones no Gubernamentales y la industria alimentaria nacional, que tiene un rol fundamental en el diseño del plan.

 

La idea es que en forma interdisciplinaria los ayuden a resolver la difícil situación generada a partir del alto incremento de esas enfermedades, que ya han adquirido caracteres epidémicos, tomando como punto de partido un programa parecido que se realizó en la ciudad bonaerense de Balcarce (Argentina) por el año 2000.


Cambios en la fabricación de alimentos de alto consumo

 

En primer lugar, los habitantes de Mingua Guazú establecieron que debía acordarse con los fabricantes de algunos alimentos de alto consumo, en los que se empleaban cantidades importantes de grasas saturadas y trans -muy nocivas para la salud- , un reemplazo de esos lípidos por otros que no perjudicarán al organismo.

 

Y decidieron que el primer alimento en el que se sustituirían esas sustancias, por otras beneficiosas, sin alterar su sabor, sería la chipa, el comestible emblemático de mayor raigambre del país. Ya se efectuó el desarrollo de este producto y en pocos días más los habitantes podrán contar en su dieta con esta chipa saludable.

 

También la semana pasada se efectuaron las pruebas preliminares para producir distintos tipos de pastas frescas y tapas de empanadas, sin la utilización de grasa animal, ni grasas vegetales con trans. Se reemplazará por un tipo de grasa natural saludable, elaborada a partir de un aceite de girasol modificado, no transgénico, cuyo desarrollo se realizó en España y que en la actualidad se produce sólo en la Argentina. Su empleo, se considera, “marcará un hito en la historia de la alimentación”.

 

La idea que tenemos sostuvo Radice , “reviste tanta importancia que si se puede llevar adelante como todos pensamos, se transformará en un referente para poder implementarlo en otras ciudades del Paraguay , es decir convertirse en un programa de “demostración nacional”. “Pero vamos de a poco -agregó- Nosotros estamos convencidos que los programas comunitarios metódicamente evaluados representan un nexo importante entre la investigación médica básica y la aplicación en la sociedad de planes de salud pública en gran escala”.


El plan


Básicamente, el plan de trabajo se divide en tres etapas. En la primera que ya concluyó, se realizó un diagnóstico sistematizado de las enfermedades prevalentes y se controló en forma voluntaria el peso, talla, tensión arterial, y perfil de lípidos en sangre. También se efectuó un pormenorizado cuestionario sobre variables demográficas, sanitarias, higiénico- dietéticas y socioeconómicas de los habitantes de Norma Luisa.

 

Hasta tanto se inaugure la sede propia, los integrantes de DEMONINGA –estudiantes, nutricionistas, médicos, psicólogos, comerciantes- , se reúnen todas las semanas en la vivienda de doña Francisca, una caracterizada habitante del barrio donde acuden los vecinos para el control.


Por 10 años, los pobladores tendrán un seguimiento de su estado de salud, para verificar el antes y después de los cambios de hábitos de vida. Esto indica que la tarea no se limita al diagnóstico y medicación, sino que va mucho más allá. Se apunta a que los programas de demostración se transformen en una política de Estado en el Paraguay.


Estrategias

 

Bajar la prevalencia de los factores de riesgo de la población, a través de las más variadas estrategias, denominadas “intervenciones” – como el reemplazo de grasas malas por buenas en los alimentos- es el objetivo central de DEMOMINGA.


Por eso es vital la participación de las entidades intermedias, docentes, medios de comunicación, productores, pymes, comerciantes, deportistas, profesionales y líderes comunitarios. Entre todos promoverán diferentes hábitos y acciones que mejoren sustancialmente la calidad de vida de la gente.


Las estrategias incluyen , como se señaló, desarrollos tecnológicos para la producción de alimentos saludables pero también otras intervenciones que pueden ser propuestas por cualquier integrante. Lo único que se pide es que sea una acción innovadora que redunde en beneficio de todos. Ya están pensando, por ejemplo, en participar del concurso Abandone y Gane en el que la OMS premia a quienes dejen de fumar.

 

Además el esquema del plan incluye la formación de recursos humanos con el dictado de diferentes cursos y talleres de alimentación, educación física, periodismo comunitario, etc.


Hasta la fecha, en el Paraguay no existe una política preventiva de Estado, para disminuir los riesgos y elevar la expectativa de vida de la población, además de evitar la carga de enfermedades crónicas para el sistema de salud.

 

La solidaridad entre vecinos, la cogestión social, la capacitación continua, la articulación entre distintos sectores y el compromiso de la participación de todos, para preservar la salud y un medio ambiente que genere bienestar constituye el primer paso que permitirá revertir esta situación.-