Ciencia España , León, Martes, 28 de julio de 2009 a las 14:54

Investigadores de la Universidad de León detectan más alérgenos de llantén que granos de polen

Personal del área de Botánica trabaja en un nuevo sistema que mide directamente las proteínas causantes de las alergias

AMR/DICYT Un grupo de investigadores del área de Botánica, adscrito al Departamento de Biodiversidad y Gestión Ambiental, ha detectado, a través de un nuevo sistema de medición, mayor presencia de alérgenos en el aire que granos de polen de una especie vegetal que causa entre el 5 y el 15% de las alergias en el mundo, el llantén. Esta problemática ya la manifestaban los pacientes de este desorden, que veían que se producían reacciones en su cuerpo antes o después de que existiera polen en el aire. Los científicos tratan de dar respuesta a esta exasperante circunstancia.

 

En ocasiones, no existe correlación entre la presencia de polen y las manifestaciones alérgicas. Hay veces que éstas se manifiestan antes o después de que los granos se esparzan por el aire. "Queremos saber los motivos de esta falta de correlación, ya que pensamos que los alérgenos no sólo entran en contacto con los afectados en los periodos de polinización", explica a DiCYT Delia Fernández, responsable de la investigación. La clave está en los alérgenos, las proteínas responsables de la reacción alérgica, y se pueden encontrar en diferentes estructuras de las plantas, no sólo en los granos de polen.

 

Para ello, junto con investigadores de Barcelona, Cartagena (Murcia) y Vigo, el grupo de León participa en un sistema de medición que utiliza una metodología bioquímica. Además de utilizar un captador volumétrico de polen, se utiliza otro denominado ciclónico para atrapar el aire que rebota en unos tubos. Los datos se recogen diariamente para ser analizadas posteriormente en el laboratorio, análisis que se realiza una vez terminada la estación de floración de la planta analizada. Existen otros grupos en España (en Córdoba, Granada y Málaga) y en en extranjero (Alemania, Francia y Portugal), que trabajan en este sentido.

 

Los datos registrados sobre el llantén (una planta herbácea perenne natural de toda Europa, Norteamérica y Asia occidental donde crece en terrenos secos, taludes y bordes de los caminos) son especialmente significativos para los alérgicos de Castilla y León. Esta es la comunidad autónoma en la que se registran más casos de pacientes monosensibles a los alérgenos de esta planta. Los investigadores de la Universidad de León han comprobado que "no hay una buena correlación" entre los datos de polen en el aire y los alérgenos registrados en el captador ciclónico. Las causas aún no desconocidas aunque "puede que las proteínas de esta planta tengan secuencias de aminoácidos diferentes a otras", interpreta Fernández.

 

La investigación con el llantén forma parte de un trabajo más amplio, que pretende cuantificar la correlación entre polen y proteínas de gramíneas (la familia que causa más alergias en el mundo), urticáceas, cipreses, plátanos de sombra y fresno. También hay primeros resultados en urticáceas, donde ambos parámetros mensurables coinciden. "Esto quiere decir que la información que desde la red de aerobiología ofrecemos son buenos para los pacientes", explica la investigadora. Tanto los resultados de la investigación con llantén como con urticáceas fueron presentados en el último congreso de la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica, celebrado en Varsovia este año.