Ciencia España , Valladolid, Miércoles, 04 de noviembre de 2015 a las 15:34

Investigadores de la UVa crean una aplicación para la autogestión de enfermedades del corazón

La aplicación, denominada Heartkeeper, está disponible gratuitamente para dispositivos móviles (smartphones o tabletas) con sistema operativo Android

UVA/DICYT Investigadores del Grupo de Telemedicina y eSalud, pertenecientes al GIR (Grupo de Investigación Reconocido) Sociedad de la Información de la Universidad de Valladolid (UVa), han desarrollado una aplicación para dispositivos móviles con sistema operativo Android denominada Heartkeeper destinada a la autogestión de enfermedades del corazón por parte de los propios pacientes bajo la supervisión de sus médicos.

 

Según detallan la profesora e investigadora Isabel de la Torre y Miguel López Coronado, coordinador del GIR, la aplicación trata de optimizar el control y la gestión de las enfermedades más comunes del corazón, como la cardiopatía isquémica, la hipertensión, la enfermedad valvular o la fibrilación auricular, con el fin último de mejorar la calidad de vida de los pacientes que las padecen.

 

Para ello, el Grupo ha trabajado codo con codo con el profesor de Cardiología de la Facultad de Medicina de la UVa Fernando del Pozo. “La colaboración con los médicos es básica para poder desarrollar aplicaciones de Telemedicina y eSalud", subrayan De la Torre y López Coronado, quienes recuerdan que la eSalud alude a la práctica de cuidados sanitarios apoyada en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

 

Heartkeeper también incluye otros aspectos importantes que pueden influir en la salud del corazón, como son los relacionados con el embarazo, la actividad física y la diabetes.

 

“Desde la aplicación el paciente puede hacer un autocontrol de sus medicamentos, hay una parte de registro de fármacos que el propio paciente puede introducir para que no se le olvide una toma o se active una alerta por ejemplo si se le ha olvidado. También hay una guía de enfermedades para concienciar sobre la importancia de cuidar la salud y hacer ejercicio físico", detallan los investigadores.

 

La aplicación, que está disponible gratuitamente en Google Play y contabiliza ya más de 500 descargas, sirve además de herramienta de apoyo para los médicos, quienes pueden realizar un seguimiento de las actividades, incidentes y progresos de sus pacientes, lo que les puede ayudar además en la toma de decisiones.

 

 

Autogestión, seguimiento y consejos prácticos

 

En concreto, Heartkeeper consta de distintos módulos. El primero es un registro médico del paciente que contiene sus datos personales y clínicos como alergias, enfermedades conocidas, procesos quirúrgicos realizados, etc. Este registro puede ser de gran utilidad para el personal sanitario en casos de emergencia, ya que conocer información relacionada con el paciente puede ser esencial en la determinación del procedimiento a seguir.

 

Una segunda sección permite registrar las actividades del usuario, tanto buenas como malas, para su condición cardíaca: desde ejercicios de rehabilitación, actividad física hasta excesos con el alcohol o la comida, por ejemplo. También se puede realizar un seguimiento de la presión sanguínea, la glucosa o el colesterol a través de un calendario y la generación de gráficos.

 

Otra sección se centra en la introducción de los medicamentos del usuario y las horas a las que debe tomarlos, y ofrece la posibilidad de establecer alarmas para avisarles de las tomas, las cuales deben ser registradas como tomadas o no para crear un diario guardado en el calendario.

 

Finalmente, la aplicación cuenta con una sección informativa con datos sobre las enfermedades cardiacas cuyo fin es ayudar a los usuarios a conocer mejor su condición, sus síntomas y el tratamiento que deben seguir. También incluye una guía con consejos prácticos para llevar un estilo de vida saludable.

 

La aplicación, desarrollada por el alumno de Doctorado Borja Martínez Pérez, ha sido protegida mediante el registro de la propiedad intelectual tras obtener una de las beca del programa Prometeo de la Fundación General de la Universidad de Valladolid (Funge), enmarcado en el Proyecto de Transferencia de Conocimiento Universidad-Empresa (T-CUE) de la Junta de Castilla y León. Esta iniciativa, que arrancó en el año 2010, tiene el propósito de apoyar el desarrollo de prototipos orientados hacia el mercado que, previo registro como propiedad industrial o intelectual, puedan ofrecerse para su comercialización.