Ciencia Rep. Dominicana , Barahona, Jueves, 21 de julio de 2011 a las 10:04

Investigadores determinan las causas de la baja productividad de las fincas cafetaleras de Barahona

El estudio es fruto del trabajo del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales, la UNPHU y la Universidad de Puerto Rico

IDIAF/DICYT En un artículo científico con el título Soil fertility evaluation of coffee (coffea spp.) production systems and management recommendations for the Barahona province, Dominican Republic, de los investigadores del Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (IDIAF) Pedro Núñez, Ángel Pimentel, Isidro Almonte, Aridio Pérez y Carlos Céspedes; de la estudiante Natividad Martínez de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU) y de David Sotomayor, de la Universidad de Puerto Rico, y que fue publicado en la revista Journal Soil Science and Plant Nutrition, se determina las principales causas de la baja productividad del cultivo de café en la provincia de Barahona.


El objetivo del estudio fue realizar un diagnóstico de la fertilidad de los suelos cafetaleros en la zona de Barahona en 96 fincas, con un área de 637 hectáreas y diseñar una estrategia para su manejo. Para la realización del estudio, se estructuró una encuesta que los productores contestaron y se recopiló información sobre las prácticas de manejo y características geomorfológicas. Se tomaron muestras de suelo de cada finca, se midieron las variables asociadas a la fertilidad, se realizó un diagnóstico de fertilidad de suelos y se diseñó una estrategia de manejo.


El artículo reporta los rendimientos en café de la mayoría de las fincas cafetaleras de Barahona en el sur de la República Dominicana, los cuales son relativamente bajos (<290 kg café pergamino ha). Destaca que los productores de café desconocen sobre las propiedades de la fertilidad de los suelos de sus fincas. Este desconocimiento les impide identificar los factores que limitan la productividad de sus fincas, dificulta las labores culturales de manejo agronómico, especialmente la fertilización, y reducen la productividad y calidad del café.


Los suelos evaluados fueron predominantemente arcillosos. El pH del suelo varió entre 4.61 y 7.69 y la materia orgánica de suelo varió entre 3.29 y 10.85%. Los niveles de potasio intercambiable fueron clasificados como deficiente en todas las localidades.


El agrupamiento de los resultados identificó dos componentes principales, que explican el 76% de la variabilidad de los datos y se agruparon las comunidades en cinco clases, por similitud de características.


Los resultados muestran que el análisis de los suelos de una región cafetalera puede ser utilizado como herramienta para diagnosticar la fertilidad de los mismos y servir de guía en la implementación de recomendaciones de manejo y fertilización.