Ciencia España Salamanca, España, Jueves, 15 de febrero de 2007 a las 15:50

Investigadores españoles buscan las mejores combinaciones de fármacos para pacientes con VIH y hepatitis C

Santiago Moreno, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, explica en el Hospital Universitario de Salamanca el estado actual de los tratamientos contra el sida

José Pichel Andrés/DICYT Científicos españoles que forman parte de la Red de Investigación del Sida, integrada por más de 20 hospitales del país, trabajan en la búsqueda de las mejores combinaciones posibles de fármacos para pacientes que sufren a la vez el virus VIH y la hepatitis C. Santiago Moreno, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha impartido hoy una conferencia en el Hospital Universitario de Salamanca sobre tratamientos de VIH y ha explicado a DICYT que se trabaja sobre la hipótesis de que algunos medicamentos indicados para el VIH "aceleran la progresión de la hepatitis C y que otros la retrasan".

 

"En España hay mucha coinfección con la hepatitis C, porque los toxicómanos han sido el grupo de afectados mayoritario y a través de las jeringillas se pueden transmitir los dos virus al mismo tiempo. Por lo tanto, un alto porcentaje de nuestros pacientes tiene los dos virus. La gente ya no se muere por el VIH, sino por complicaciones asociadas a la hepatitis, como la cirrosis. Nos interesa mejorar el tratamiento, las condiciones y el diagnóstico de los coinfectados", explica, "hay que darles los medicamentos que retrasen la hepatitis C, se trata de hacerle el menor daño al hígado sin descuidarnos del VIH, es un campo tremendamente nuevo".

 

Este estudio clínico no es la única línea de investigación del Ramón y Cajal. Un caso similar en el que se está trabajando es la tuberculosis, que también ha diferenciado el caso de España con respecto a otros países. El problema de resistencias del VIH y la influencia de la inmigración son otros campos que en la actualidad se tratan en el departamento de Santiago Moreno, aparte de su participación en investigaciones internacionales. Asimismo, dentro de la red española se trabaja en aspectos básicos, como medios de erradicar el VIH en individuos afectados.

 

Ámbitos de estudio

 

En la actualidad, la investigación clínica, orientada al paciente, presenta dos líneas principales: los fármacos, que en opinión de Moreno están "tocando techo", y la curación, es decir, "evitar que el paciente tenga que tomar medicamentos, aunque eso no signifique la erradicación del virus". Esto último se intenta a través de la inmunología. "Probablemente serán los inmunólogos los que consigan que el virus pueda quedar suprimido en su multiplicación en ausencia de tratamiento. Sería posible gracias a las llamadas vacunas terapéuticas, es decir, algo que estimularía las defensas, que es lo que hacen las vacunas, y que inmunizaría a la vez el organismo. Cuando uno pasa el sarampión queda inmunizado, pero al VIH le falta esa capacidad, y éste sería el objetivo de una vacuna terapéutica".

 

Sin embargo, estos grandes logros terapéuticos contrastan con las enormes dificultades que hay para lograr vacunas preventivas. "Este campo ofrece retos científicos difíciles de salvar, seguramente se logrará, pero da la impresión de que más a largo plazo", sentencia. En cualquier caso, hay muchos investigadores en el mundo trabajando en esa dirección, pero Moreno pronostica muchos fracasos por delante antes de conseguir una vacuna preventiva eficaz.

 

En cuanto a la investigación básica, los objetos de estudio son múltiples en la actualidad, pero los más destacados son los trabajos sobre los mecanismos de resistencia del virus y las toxicidades de los medicamentos. La farmacogenómica estudia por qué los medicamentos funcionan en unos individuos y en otros no.

 

Tratamientos y problemas

 

La conferencia que ha motivado su visita a Salamanca se centraba en los tratamientos actuales por VIH. "Ha llegado a un punto que va a ser difícilmente superable en cuanto al grado de eficacia. Mediante la combinación de medicamentos antiretrovirales se consigue que el virus no se multiplique por periodos indefinidos. Esa ausencia de replicación tiene como consecuencia que las defensas del organismo se recuperan y, por lo tanto, los pacientes tienen suficientes defensas para vivir bien y mucho tiempo. Hoy el objetivo es conseguir que un paciente que inicia el tratamiento antiretroviral se pueda morir de cualquier cosa, pero no de sida. El pronóstico de vida puede ser indefinido", añade.

 

Sin embargo, hasta hace muy poco el tratamiento se asociaba con varios problemas: la gran cantidad de pastillas que hay que tomar, su alto grado de toxicidad y la aparición de resistencias del virus que no se podían tratar con otros medicamentos. Esos tres problemas se ven paliados ya en gran medida por nuevos fármacos que resultan escasamente tóxicos, que son activos frente a las resistencias del virus y que se pueden administrar una sola vez al día. "Como paradigma de este nuevo modelo ya hay una sola pastilla que se toma una sola vez al día y que une las propiedades de tres medicamentos distintos, con escasa toxicidad, tolerancia y más de un 90% de éxito" y que ya se ha comercializado en Estados Unidos y en España está previsto que se haga a finales de 2007.